fbpx
Saltar al contenido

Zona de confort: ¿qué es y cómo salir de ella?

Chico en una montaña

Contenidos

Todos hemos estado en una zona de comodidad y confort que, si bien nos hace sentir seguros, no siempre es lo que necesitamos. Ese estado de comodidad relativa nos estanca en un mismo sitio, no nos permite vivir nuevas experiencias y oportunidades que, sin duda, nos haría crecer más en el ámbito personal y laboral.

Por esta razón, es importante que conozcas las herramientas para saber cuándo te encuentras en una zona de confort y cómo puedes salir de ella. De esta forma, sabrás cuál será el primer paso para darle paso a nuevas oportunidades y conocer nuevas personas que aporten de manera positiva a nuestra vida.

Pero ¡no te preocupes! Porque, en El American, tenemos todas las herramientas que has estado buscando para vivir cosas nuevas. Así que no esperes más y sal de tu zona de confort con nosotros, ¡empecemos!

¿Qué es la zona de confort?

¿La zona de confort es una zona de pánico? ¿Es una zona de aprendizaje? ¿Cómo puedo identificar una zona de confort? Tal vez, en algún momento, te habrás hecho alguna de estas preguntas. 

La zona de confort no es más que el estado mental donde se puede mantener la ansiedad neutral, pero que limita a la persona en conductas y creencias. Es decir, que la persona reconoce los espacios físicos que los rodea y los aprende a controlar. 

Do you believe Brittney Griner deserves the sentencing she received?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

La persona que experimenta este estado psicológico suele estar en piloto automático, por lo que no siente miedo ni cierto grado de ansiedad, pero tampoco avanza ni mejora su estilo de vida. Por ende, se limita siempre a vivir las mismas situaciones y no se abre a adquirir nuevas habilidades.

El origen de este concepto se da gracias a un experimento que llevaron a cabo John D. Dodson y Robert M. Yerkes a principios del siglo XX. Los resultados de ese estudio demostraron que el estado de comodidad relativa da espacio a un nivel constante de rendimiento. 

Para mejorar ese rendimiento, los especialistas señalaron que era necesario un cierto grado de estrés o ansiedad. Ese grado lo llamaron «ansiedad óptima», y solo se puede lograr lejos de la zona de confort.

Sin embargo, otros estudios han concluido que sobrepasar la ansiedad óptima también puede ser perjudicial y bajar nuestro rendimiento. Así que lo ideal es no entrar en la zona de peligro, aprender a gestionar los niveles de estrés y ansiedad, y mantenerlos en un nivel bajo, sin perjudicar nuestro rendimiento. De esta forma, creamos un balance.

Así que la comfort zone, como la llaman algunos, se convierte en un lugar donde creemos estar cómodos y seguros, pero algunos expertos no lo consideran así, puesto que si no hay incentivos ni motivaciones, las personas suelen caer en la monotonía y el desgaste. Por lo tanto, para llegar a la zona mágica donde podamos crecer, debemos salir de la zona de confort.

¿Cómo salir de tu zona de confort?

Es normal pensar que quizá nunca podamos salir de nuestra zona de confort. Sin embargo, ese pensamiento es totalmente falso, ya que con un poco de paciencia y esfuerzo sí podremos lograrlo. ¡Así que deja atrás los malos pensamientos! Porque eres capaz de salir de tu zona de confort. A continuación, te damos 10 consejos que serán clave si quieres salir de la zona de confort:

  1. Ponte a prueba: realizar distintas actividades como hacer ejercicio, retomar algún hobby o ponerse retos pequeños que harán salir de la rutina. Los hábitos saludables son fundamentales para salir de la monotonía sin dejar de ser productivo. ¡Anímate!
  2. Piensa de una manera diferente: conoce otros puntos de vista sobre temas. Esto se puede hacer a través de la lectura de artículos de blogs, escuchando nuevos podcasts o conociendo a personas nuevas. La idea es que no te cierres y aceptes nuevos pensamientos y formas de ver la vida.
  3. No uses excusas: identifica las excusas que usas a diario para no realizar actividades que se encuentran un poco lejos de tu comodidad. Cuando las detectes, haz la prueba de reemplazarlas por motivaciones. Recuerda que las excusas solo retrasan nuestro proceso y no nos aportan nada bueno.
  4. Ten fuerza de voluntad: el deseo de cambiar va a depender de la fuerza de voluntad que tengas, por lo que se debe trabajar en ello. Es importante que mantengas disciplina en tus actividades porque la motivación es pasajera, ¡no la tendrás todos los días! Lo que sí te ayudará a alcanzar los objetivos será la disciplina y la perseverancia
  5. Confía en ti mismo: que tropieces con la misma piedra no significa que te tienes que rendir, por lo que la autoconfianza será muy relevante en este proceso. Debes tener seguridad y poner un esfuerzo extra que, sin duda, valdrá la pena.
  6. Pide ayuda profesional: contar con el apoyo de un terapeuta o un psicólogo puede facilitar el proceso de aventurarse en nuevos retos que nutran tu desarrollo personal y profesional. A veces, la ayuda de un experto es fundamental para gestionar las emociones y aprender nuevas herramientas que nos ayudarán a salir de esa zona de comodidad.
  7. Conoce gente nueva: olvídate de las redes sociales por un tiempo. Date la oportunidad de conocer a personas nuevas y distintas a tu entorno para socializar y convivir con ideas diferentes a las tuyas. Para esto, puedes inscribirte en cursos o talleres de un área que te despierte interés, por ejemplo. Lo ideal es que tengas un contacto cercano con personas que compartan los mismos valores y que tengan intereses en común.
  8. Visita lugares nuevos: alejarte de la misma rutina puede ser beneficioso para tu crecimiento personal. Tómate unas vacaciones o, si trabajas remoto, prueba ir a trabajar a un espacio de coworking o en otra ciudad. Conocer nuevas culturas y otras formas de ver la vida nos motivará a cambiar para mejor.
  9. Dale espacio a tu lado espiritual: meditar, rezar o hacer yoga son caminos para llegar a la espiritualidad o al autoconocimiento. Esto puede ayudar a mejorar el estado de ánimo y liberar emociones.
  10. Cambia tus aspectos materiales: vestirse diferente, cambiar la posición de tu cama o comprarte algo nuevo puede ayudarte a salir de tu zona de confort.

¡Y eso es todo! Estos han sido algunos consejos para que logres salir de tu zona de confort. Si quieres ampliar tu conocimiento, sigue explorando El American y descubre información relevante, artículos de opinión, análisis y periodismo libre. ¡Te esperamos!

Total
0
Share