fbpx
Películas navideñas

3 típicas películas navideñas algo atípicas

En El American hemos decidido crear esta lista de películas que cumplen con requisitos típicamente navideños, pero que, paradójicamente, son un poco atípicas como películas de Navidad

[Read in English]

Esta Navidad va a estar marcada por el coronavirus en muchas partes del mundo. Con restricciones de diversa índole y grado, lo cierto es que si estas fechas suelen ser de pasar tiempo en casa con la familia, en esta ocasión serán especialmente propicias para ver películas navideñas.

Siempre asociamos películas navideñas con historias sobre familias con niños, que enfrentan fantásticas aventuras contra un villano que quiere, de alguna u otra forma, destruir el espíritu de la Navidad. Por el camino descubren que ayudándose entre ellos y a los demás superarán juntos todos los problemas. Películas con mucha nieve, mucho dulce, bastantes regalos, algunos personajes entrañables y bondadosos, y siempre con importantes enseñanzas sobre la familia, los amigos, el amor y la paz.

En El American hemos decidido crear esta lista de películas navideñas que cumplen con estos típicos requisitos, pero que, paradójicamente, son un poco atípicas como películas navideñas.

¿Películas navideñas de acción, disparos y explosiones? Die Hard (Duro de matar/La jungla de cristal)

Muchas personas piensan que esta clásica película de acción protagonizada por Bruce Willis no es una película navideña, sino que simplemente está ambientada en una fiesta navideña de empresa en un rascacielos.

Sin embargo, muchas otras personas creen que sí es una de las más emblemáticas películas navideñas. No solo por sus múltiples reposiciones televisivas durante las fiestas navideñas, sino también por su temática; la de un hombre a punto de divorciarse que quiere pasar las navidades con sus hijos y que acaba no solo salvando a su mujer de un secuestro en un rascacielos, sino de paso su matrimonio.

Esta discusión sobre si Die Hard es o no una película navideña tiene tantos años como la película, 32. Pero hace unos días, el 16 de diciembre de 2020, en un programa especial de la American Film Industry, el propio director de la película, John McTiernan, zanjaba la polémica reconociendo que sí era una película navideña, aunque esa no fuera su intención inicial.

Aunque la película parezca una simple —y muy efectiva— película de acción, la realidad es que esconde mensajes profundamente navideños. Es la historia del enfrentamiento de un pequeño héroe individualista americano frente a un fuerte grupo de enemigos extranjeros. John McClane es un “cowboy” moderno luchando por lo justo y lo correcto.

El propio villano de la película —Hans Gruber, un ladrón de guante blanco de la clase alta alemana— se refiere a John McClane como “Mr. Cowboy”. Pero el personaje de Bruce Willis en esta película era mucho más que eso. Era un tipo normal que actúa como un héroe para rescatar a su mujer infiel, porque sabía que era lo correcto y que nadie más iba a hacerlo.

Hasta entonces el género de acción estaba protagonizado por hombres extraordinarios como Arnold Schwarzenegger o Sylvester Stallone. Con el casting de Bruce Willis, solo conocido por su serie romántica de televisión Moonlight, la película lanzaba un claro mensaje de que McClane se trataba de un tipo normal, no un héroe invencible.

McClane tiene todas las posibilidades en su contra y no solo ha de enfrentarse en solitario a los fuertemente armados y entrenados ladrones alemanes, sino que además tiene que lidiar contra la incompetencia de los oficiales de la policía y contra unos periodistas sin ningún tipo de escrúpulos.

Es una película sobre el héroe individualista que todos llevamos dentro luchando por su familia y por sus sueños, haciendo lo que considera justo. Con dos nuevos amigos que lo ayudan fielmente, consigue derrotar a los malos, restaurar la paz, salvar a su mujer y recuperar su amor y a sus hijos. ¿Qué mensaje más navideño que ese?

¿Películas navideñas con Arnold Schwarzenegger? Jingle All The Way (El regalo prometido/Un padre en apuros)

Esta película de 1996 se ha convertido en todo un clásico navideño. Trata de un padre tan ocupado por su trabajo que nunca asiste a los actos escolares de su hijo y que el mismo 24 de diciembre se da cuenta de que se ha olvidado de comprar el regalo navideño que había pedido a Papá Noel.

Por tanta dedicación a su empresa, su matrimonio está en la cuerda floja. Su mujer está dolida con él por sus ausencias y su vecino divorciado pasa más tiempo ayudándola a ella en casa que él. Si ella descubre que no ha comprado el regalo de su hijo puede ser la gota que colme el vaso y haga que su matrimonio salte por los aires.

El problema es que el juguete en cuestión, el muñeco de acción de Ultra-Man, es el regalo estrella de esa Navidad y está prácticamente agotado en todas las tiendas. En pocas horas tendrá que recorrer toda la ciudad en una maratón contrarreloj contra otros padres despistados que, como él, están a la caza y captura de los últimos ejemplares disponibles a la venta.

Hasta aquí una comedia familiar algo oscura, pero de lo más navideña. Lo atípico de esta película es su protagonista, Arnold Schwarzenegger. Aunque ya había interpretado algunos personajes cómicos (Junior, Kindergarten Cop, Twins), Arnold era conocido por ser Conan, Terminator, Commando, Danko, Quaid en Total Recall y el que mató a Predator.

Lo normal es que en esta película Schwarzenegger hubiese sido el muñeco de Ultra-Man, no un padre de clase media en apuros. En estos tiempos en los que padecemos una intoxicación de, precisamente, la expresión “masculinidad tóxica”, es de agradecer ver una película en la que el “hombre deconstruido” es el cargante vecino de aviesas intenciones.

En estas fechas es refrescante poder ver con la familia una película que hace un elogio al hombre emprendedor, que trabaja duro y se esfuerza para sacar adelante su negocio y a su familia.  

¿Películas navideñas de terror para niños? Gremlins

Gremlins es una icónica película de los ochenta. Rodada en los mismos decorados de Back to the Future, fue una de las películas más taquilleras del competitivo año 1984, y el muñeco de Gizmo se hizo tan popular entre los niños como lo es ahora Grogu (el “Baby Yoda” de The Mandalorian).

Aunque se estrenó en verano, se ha convertido en una de las más típicas películas navideñas, ya que su historia se desarrolla durante las navidades, con mucha nieve y hasta con gremlins cantando villancicos. ¿Lo atípico de esta película? Que en realidad era una película de terror con un alto grado de violencia como para ser considerada una película infantil navideña hasta ese momento.

Gremlins fue de categoría PG, que es de guía paternal sugerida, pero considerada para todos los públicos. Por culpa de los malvados gremlins, la Motion Pictures Association of America (MPAA) tuvo que modificar su sistema de clasificación por edades y crear la categoría PG-13, en la que se considera que el contenido puede no ser apto para niños menores de 13 años.

Todos los que la han visto recuerdan al entrañable Gizmo, aunque en el guion original iba a ser el malo. Steven Spielberg sugirió que mejor separar a los gremlins del mogwai, ya que el público se iba a encariñar con la adorable criatura.

gremlins peliculas navideñas
Captura del tráiler oficial en YouTube.

A pesar de tener 36 años, la película tiene un guion que podría considerarse premonitorio con respecto a la narrativa que se ha venido desarrollando alrededor de la “era Trump”.

Randall “Rand” Peltzer es un inventor estadounidense venido a menos que va al barrio chino para intentar vender sus aparatos, pero no vende ni uno. Para colmo, acaba gastando su dinero en un mogwai, un extraño pero adorable animalito chino de tierna mirada, pero que acabará siendo la causa de la destrucción de su casa y su ciudad.

En realidad, este ser no estaba a la venta como mascota por parte del tendero, sino que Randall tuvo que sobornar al nieto de este para conseguirlo, quien le recuerda las tres reglas que debe seguir para cuidar a este mitológico animal: no exponerlo a luces brillantes ni al sol; nunca darle de beber, ni mojarlo; y la más importante, nunca darle de comer después de medianoche.

Una vez en casa, Randall regala a Gizmo a su hijo adolescente Billy, quien tiene un trabajo precario para ayudar con las facturas de su casa que los inventos de su padre apenas pueden pagar. Por supuesto, al poco tiempo de tener al mogwai, le acaba derramando agua sobre la espalda.

De la zona húmeda empiezan a saltar varias bolas de pelo que se convierten en nuevos mogwais, pero más agresivos. Por suerte Billy no se dedica a una posiblemente muy lucrativa cría de mogwais para su reventa, pero estas nuevas criaturas chinas consiguen engañar a Billy con la hora de comer, hackeando el reloj electrónico de su mesita de noche.

Los mogwais se transforman en una especie de huevos gelatinosos, a modo de crisálidas, de las que finalmente surgen los malvados seres de aspecto reptiliano llamados gremlins.

Primero destrozan su casa e intentan matar a su familia, incluyendo al perro, y luego van sembrando el caos por la ciudad, arrasando con todo y atacando a la gente. El único que lo vio venir era el loco del pueblo, un mecánico y granjero que siempre llevaba una gorra roja, y que se quejaba sobre la invasión de los productos chinos de baja calidad en las piezas de automóviles y tractores americanos. También hablaba de los mitológicos gremlins, los cuales, contaba la leyenda, durante la Segunda Guerra Mundial se colaban en los aviones aliados para desguazarlos desde dentro.

Aunque los gremlins van vandalizando la ciudad, buscando agua para multiplicarse, Billy los atrae hacia el cine y allí, mientras los entretiene con una película, los consigue encerrar e incinerarlos hasta matarlos. Una vez superada la caótica situación, devuelve a Gizmo al tendero chino, quien lo cuidará más responsablemente que Billy.

Una historia algo macabra, pero que se ha convertido en un clásico navideño con varios mensajes y enseñanzas. Que hay que ayudarse en familia y actuar responsablemente, cumpliendo con las reglas importantes; que no es bueno hacer tratos sucios en oscuros callejones del barrio chino y, sobre todo, no hay que dejarse hackear el reloj de la mesita de noche.

Estas son 3 películas navideñas algo atípicas para volver a ver durante estas navidades. Continuará.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Lebron James NBA

La NBA confirma vuelta al mercado de China pese a polémicas

Next Article
Joe Biden

Biden apela al miedo y dice que los días más oscuros del coronavirus "están por llegar"

Related Posts
Total
0
Share