fbpx

ayuda internacional

Afganistán: 20 años de ayuda internacional no trajeron desarrollo

A pesar de que la ayuda internacional llegó a representar hasta el 50 % del PIB afgano, la economía realmente nunca despegó

[Read in English]

Afganistán representa una derrota no solo militar, sino política para Occidente que destinó millones de dólares para financiar al atrasado país. A lo largo de casi 20 años de intervención, Afganistán recibió poco más de $76,000 millones en ayuda internacional, sin contar $83,000 millones que invirtió Estados Unidos en las Fuerzas de Seguridad de Afganistán.

A pesar de que la ayuda internacional llegó a representar hasta el 50 % del PIB afgano, la economía realmente nunca despegó. Es cierto que desde el 2006 hasta el 2012 tuvo períodos importantes de crecimiento económico, pero tan pronto la ayuda comenzó a disminuir la economía afgana se estancó.

La economía afgana es altamente dependiente de transferencias, como lo muestra sus ciclos que oscilan al son de los flujos de la ayuda internacional. (Banco Mundial)

La recesión naturalmente llevó a mucha gente a la pobreza, según el último sondeo, organizado por la Unión Europea y el Organización de Estadísticas Centrales de Afganistán, en el país musulmán durante el 2011 cerca del 38 % de los afganos vivían con menos de un dólar al día y para el 2017 eran más del 55 %.

El sector privado es “extremadamente limitado” en palabras del propio Banco Mundial y la gran mayoría de la población se sigue concentrando en agricultura de muy baja productividad: el 44 % de la población se sustenta de la agricultura, mientras que el 60 % de recibir ingresos de la agricultura. La masiva ayuda internacional falló en diversificar la economía afgana.

No hay que descartar el impacto de la violencia en el país, pues la constante situación de guerra espanta en muchas regiones cualquier idea de inversión o creación de negocios locales que dependen de cadenas de valor estables y seguras. En los últimos 6 años, el conflicto armado ha dejado 10,000 víctimas civiles anuales. Lo desconcertante es que con las cuantiosas inversiones en la Fuerzas Armadas no sirvieron para prevenir los constantes problemas de seguridad de Afganistán.

Los logros de la ayuda internacional

Esto no quiere decir que la ayuda internacional no sirvió para nada, es cierto que Afganistán tuvo logros importantes producto de la democratización del país, como disminuir la tasa de mortalidad materna por cada 100,000 nacimientos y pasar de 1,450 defunciones a 638; o la disminución de la desnutrición crónica infantil que cayó casi 20 puntos porcentuales.

La alfabetización de la población también creció significativamente y ya más del 70 % de los hombres jóvenes y casi el 60 % de las mujeres jóvenes saben leer. Un logro considerable cuando hace dos décadas menos del 30 % de las mujeres sabía leer.

Millones de afganos cayeron en la pobreza al disminuir los montos de la ayuda internacional que recibía el Gobierno. (EFE)

Miles de afganos hombres y mujeres recibieron una educación universitaria en instituciones fundadas bajo el modelo americano como la Universidad Americana de Afganistán y algunos tuvieron la oportunidad de educarse en Estados Unidos.

Sin embargo, ni más personas educadas, ni un mayor acceso a servicios de salud, ni una millonaria asistencia militar sirvieron para hacer de Afganistán un país sostenible, equitativo o seguro. Por el contrario, Afganistán puede encontrarse en una situación tan delicada como en 1996.

La ayuda internacional ayudó a financiar las estructuras de corrupción dentro del Gobierno afgano

Lo cierto es que la clase gobernante afgana se preocupó muy poco por dejar un país mejor, mientras que sus esfuerzos se volcaron en vivir acosta de la ayuda internacional de la que dependía un 75 % del presupuesto del Gobierno incluso para el 2020.

A los oficiales de aduanas en Afganistán, por ejemplo, los conocían como “los hombres de las sillas doradas”, pues en el cruce de aduanas en Afganistán se llegó a perder hasta $500 millones por valor de ayuda internacional anualmente.

La ayuda internacional tampoco sirvió para crear un sector público transparente o eficiente basado en la meritocracia. Se estima que hasta casi la mitad de los empleados públicos afganos pagaban un soborno a sus superiores para conservar su empleo, los puestos eran reservados no para los más calificados sino para quien estuviera dispuesto a pagar más.

La corrupción era endémica en todas las instituciones de la República Islámica de Afganistán, comenzando por sus propias Fuerzas Armadas. (EFE)

El grado de corrupción llega hasta tal punto en Afganistán que hasta en las Fuerzas Armadas había “soldados fantasmas”, es decir, no estaban entre las filas de los batallones, pero cobraban un sueldo. Con esta treta se perdieron millones de dólares.

La ayuda internacional trajo capacidad de gasto a Afganistán, pero no desarrollo

Lo cierto es que la ayuda internacional si bien sirvió para incrementar artificialmente la capacidad de gasto de los afganos, ésta nunca incrementó la productividad doméstica del país, como lo muestra su balanza comercial. Mientras que las importaciones se cuadruplicaron en 4 años, las exportaciones nunca dejaron de estar estancadas.

La balanza comercial de Afganistán revela que si bien la población afgana artificialmente tuvo más ingresos para demandar más del mundo, nunca adquirió la productividad para producir más. (OEC)

El Dr. Atif Mian, profesor de políticas públicas y finanzas de la Universidad de Princeton, explica que en Afganistán: “Hubo un boom del gasto, que se desvaneció tan pronto los flujos internacionales se estancaron”. Incluso, si la ayuda internacional ayudó a incrementar el stock de capital físico afgano, éste no fue suficiente para incrementar la productividad del país.

A pesar de que la ayuda internacional constituyó hasta la mitad del PIB afgano, nunca se logró un enfoque por incrementar la productividad del país, y por más que las importaciones de bienes aumentaron, como lo menciona Mian: “No puedes importar desarrollo”.

1 comment
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Biden, Afganistán, El American

«No perdonamos»: Biden, conmovido, asegura que perseguirá a terroristas de Kabul

Next Article
el precio de la debilidad y la traición, El American

Administración Biden-Harris: el precio de la debilidad y la traición

Related Posts
Total
13
Share