fbpx

El dictador bielorruso, Alexander Lukashenko, secuestró un avión, ¿actuará Occidente?

El extraño incidente se produjo a principios del pasado domingo, cuando el vuelo de Ryanair, que partió de Atenas, sobrevolaba el espacio aéreo bielorruso en tránsito hacia su destino, Vilnius (Lituania)

[Read in English]

Alexander Lukashenko, el caudillo que gobierna Bielorrusia con puño de hierro desde su independencia, en 1994, está en el punto de mira después de que su régimen ordenara a un vuelo de Ryanair que atravesaba el espacio aéreo bielorruso desviarse al aeropuerto de Minsk y ordenara la detención del líder de la oposición, Roman Protasevich, antes de dejar que el avión volviera a salir. Se ha producido una fuerte condena, pues diferentes voces de la comunidad internacional afirman que Lukashenko secuestró un avión para cumplir su agenda política.

El extraño incidente se produjo el pasado domingo, cuando el vuelo de Ryanair, que partió de Atenas, sobrevolaba el espacio aéreo bielorruso en tránsito hacia su destino, Vilnius (Lituania). Minutos antes de que el avión comercial tuviera que abandonar el espacio aéreo bielorruso, el propio Lukashenko ordenó a las autoridades que obligaran al avión a cambiar su destino original y aterrizar inmediatamente en el aeropuerto más cercano (Minsk) debido a una supuesta «amenaza de bomba».

El dictador bielorruso, Alexander Lukashenko, secuestró un avión, ¿actuará Occidente?
Lukashenko ha gobernado Bielorrusia desde su independencia en 1994. Esta es una foto de su sexto año en el poder, hace 21 años. (EFE)

Al parecer, agentes del KGB (la policía secreta bielorrusa, no la soviética) subieron previamente al avión en Atenas e iniciaron una pelea con la tripulación de Ryanair en pleno vuelo, argumentando que había un IED (artefacto explosivo improvisado) en el avión y obligaron a la tripulación a enviar una llamada de SOS, momento en el que la Fuerza Aérea bielorrusa envió cazas para “escoltar” el avión de vuelta a tierra, según el redactor jefe de Nexta TV, el mayor canal de noticias de Bielorrusia de oposición.

Una vez en tierra, las fuerzas de seguridad de Lukashenko detuvieron al líder de la oposición Roman Protasevich y lo pusieron bajo custodia policial. Protasevich, periodista destacado en Nexta TV y crítico con la dictadura más antigua de Europa, huyó a Polonia en 2019, donde se le concedió asilo político, ya que se enfrenta a hasta 15 años de cárcel.

Según algunos testigos en el avión, un activista de la oposición bielorrusa se puso muy nervioso en cuanto se enteró del desvío hacia Minsk. Un amigo de Protasevich declaró a la BBC que ya «sintió algo malo» en Atenas al ver a personas sospechosas subiendo al mismo avión.

La respuesta inicial de la UE y de Ryanair fue tímida y no mencionó el secuestro de Protasevich. La comisaria de Transportes de la UE, Adina Valean, tuiteó un breve comunicado en el que informaba que el avión había despegado de Minsk y decía que era «una gran noticia para todos, especialmente para las familias y amigos de las personas que iban a bordo». Ryanair también siguió un planteamiento similar y emitió un comunicado anodino en el que no mencionaba la detención de Protasevich.

Sin embargo, el tono inicialmente débil de Ryanair y la UE fue rápidamente suplantado por un pronunciamiento más contundente sobre el secuestro de un vuelo comercial patrocinado por el Estado. El director ejecutivo de Ryanair condenó la acción y la calificó como «un caso de secuestro patrocinado por el Estado… de piratería patrocinada por el Estado» en una entrevista con el programa de radio irlandés Newstalk.

La UE ha seguido su ejemplo, y la Comisaria Ursula von der Leyen (máxima responsable del aparato burocrático de la UE) ha condenado enérgicamente las acciones sin precedentes de Lukashenko, calificándolas de «indignantes» y anunciando que los países de la UE cerrarán el espacio aéreo europeo a los aviones bielorrusos y prohibirán a las aerolíneas europeas sobrevolar el territorio de Europa del Este.

Estados Unidos también ha acompañado la condena de sus aliados europeos hacia Lukashenko. El secretario de Estado, Anthony Blinken, emitió un comunicado el pasado domingo en el que USA «condena enérgicamente» el desvío del avión. En él también se exige la «liberación inmediata» de Protasevich, y que USA está trabajando estrechamente con las autoridades de la UE, Grecia y Lituania sobre cómo responder a este incidente. Blinken también expresó el apoyo del país a las demandas populares de libertad y democracia en Bielorrusia.

Lukashenko - El American
Miles de bielorrusos protestaron contra el régimen de Lukashenko después de la elección presidencial del año pasado. (EFE)

La economía bielorrusa se ha visto perjudicada por las consecuencias de la decisión de Lukashenko de crear un incidente internacional para detener a un periodista bielorruso. Según Reuters, los bonos bielorrusos se desplomaron significativamente tras las condenas de la UE y de Estados Unidos por el secuestro del avión, ya que muchos inversores temen que Minsk reciba sanciones económicas por este asunto.

Lukashenko se enfrenta a una importante oposición en su país desde agosto de 2020, cuando “ganó” un sexto mandato con más del 80 % de los votos en unas elecciones ampliamente consideradas manipuladas y fraudulentas. Desde entonces, decenas de miles de bielorrusos salieron a las calles para protestar contra el control del poder por parte de Lukashenko y pedir democracia y elecciones abiertas en su nación.

Aunque las protestas han sido tenaces, no han podido sacar a Lukashenko del poder. (EFE)

Aunque las protestas han sido masivas y sin precedentes, el régimen de Lukashesko (a menudo conocido como “el último dictador de Europa”) ha podido conservar el poder, en parte gracias a la brutal represión de las fuerzas de seguridad contra los manifestantes. Human Rights Watch ha informado que la policía bielorrusa había detenido al menos a 25,000 personas hasta mediados de noviembre de 2020.

La última afrenta de Lukashenko muestra hasta dónde está dispuesto a llegar para eliminar cualquier amenaza potencial contra su régimen de mano dura. ¿Reunirá Occidente una respuesta lo suficientemente fuerte como para que Minsk se arrepienta de su decisión? ¿O se limitará la condena a comunicados de prensa con palabras fuertes?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
George Floyd - El American

Familia de George Floyd expresa "frustración" a Biden por el proyecto de ley de reforma policial

Next Article

El largo camino de DeSantis contra el sesgo de las Big Tech

Related Posts
Total
0
Share