fbpx
Cámara de Representantes de Florida emite resolución contra el socialismo

Bernie Sanders quiere ser Secretario de Trabajo: el sueño de cualquier socialista

Bernie Sanders ya afirmó que asumir el cargo sería “muy atractivo”. El senador más socialista de Estados Unidos estaría feliz de luchar por supuestos “salarios dignos y trabajos por igual” al mejor estilo del chavismo.

[Leer en inglés]

El socialista Bernie Sanders aspira a ser secretario de Trabajo de Estados Unidos si es que Joe Biden gana la Presidencia; una situación que podría amenazar los principios fundamentales de la libre empresa y la propiedad privada.

El Departamento del Trabajo de los Estados Unidos forma parte del gabinete del Gobierno, y es responsable de las condiciones de trabajo, de los salarios y horarios estándares de los trabajadores; así como de seguros de desempleo, los servicios de reinserción laboral, y algunas estadísticas económicas. Es justamente este organismo el que Sanders pretende liderar.

Bernie Sanders ya afirmó que asumir el cargo sería “muy atractivo”; el senador más socialista de Estados Unidos estaría feliz de luchar por supuestos “salarios dignos y trabajos por igual” al mejor estilo de lo que implementó Hugo Chávez en Venezuela.

“Creo que algo como secretario de Trabajo sería un puesto muy atractivo”, dijo Sanders en una entrevista para CNN.

 “Me daría la oportunidad de luchar para aumentar el salario mínimo, a un salario digno, igual salario por igual trabajo para las mujeres, me daría la oportunidad de asegurarme de que los trabajadores que tienen derecho al pago de horas extra reciban ese pago de horas extras”, agregó.

El socialista también afirmó que “ayudaría a los trabajadores a organizarse en sindicatos, para que puedan ganar salarios decentes a través de la negociación colectiva”.

Bernie Sanders y sus iniciativas socialistas

Fue Sanders quien alteró las aguas de la política estadounidense al hablar en 2016 de “socialismo democrático”; su proyecto remite al New Deal, defender la universidad gratuita, y supuestamente defender los derechos de los trabajadores. Sanders es de los que considera que el dinero de Wall Street y las grandes industrias “ha corrompido” la democracia estadounidense. 

Sanders propone el salario mínimo a nivel nacional y tiene otras demandas progresistas como la igualdad salarial para las mujeres. El senador de Vermont ha dejado claro, además, que busca limitar de alguna manera las “ganancias indiscriminadas de las empresas” y aplicar políticas re distributivas.

Una iniciativa socialista muy parecida a lo que implementó el chavismo en Venezuela fue la propuesta que construyó Sanders en 2018, se trata de la Ley Stop BEZOS, que gravaría a las empresas por cada dólar que los empleados ganen en beneficios gubernamentales de atención médica o cupones de alimentos.

En 2018 Bernie Sanders presentó un proyecto de ley para sacar a los multimillonarios de la asistencia social (Sanders Senate)

El fundamento para la legislación fue que obligaría a las corporaciones a aumentar los salarios de los trabajadores o a pagar los programas de asistencia social de los que dependen sus empleados. Una medida similar a la del chavismo en Venezuela y su Ley Orgánica del Trabajo.

Medidas socialistas como las que quiere implementar Sanders podrían causar la destrucción de los emprendimientos en Estados Unidos y violar de alguna manera la libertad de empresa donde cada empleador toma las decisiones de su compañía dependiendo de sus capacidades económicas.

Un artículo publicado por Héctor Schamis para Infobae titulado “El desvarío socialista de Bernie Sanders” recuerda algunos hechos que se implementaron en Venezuela y que derivaron en más corrupción, mayor control del Estado y más desempleo:

“Es lógico que las expropiaciones arbitrarias y las confiscaciones caprichosas, los ineficientes controles de precios y de capitales, y una economía asfixiada por regulaciones generen incentivos para comportamientos rentísticos y la captura del Estado por parte de los socios del poder político. De ahí a la cleptocracia como sistema de dominación hay solo un paso. Y de ahí al Estado criminal, como en Venezuela, otro y muy cortito”, señala Shamis.

Hay que recordar que con un constante aumento del sueldo mínimo y con leyes sociales arbitrarias que solo benefician a los empleados, Hugo Chávez y Nicolás Maduro dejaron inactivas 96% de las empresas que operaban en Venezuela antes de la llegada del socialismo.

Los controles de precios, las leyes del trabajo, las expropiaciones y amenazas, son en su mayoría, las causas por las que el sector industrial en Venezuela se convirtió en un cementerio empresarial: una situación que podría empezar a replicarse en Estados Unidos con medidas tan radicales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
NY Blasio

Nueva York sumida en la ineficiencia del Partido Demócrata

Next Article
The Mandalorian

The Mandalorian devela dos contradicciones progresistas

Related Posts
Total
0
Share