fbpx



Cámara de Representantes aprueba la Equality Act, pero su futuro en el Senado es incierto

El representante Peter Meijer (R.-Mi.) declaró que la Equality Act “no hace nada para abordar las preocupaciones o apaciguar el impacto negativo en cientos de miles de americanos con creencias religiosas sinceras y profundamente arraigadas”

[Read in English]  

En una votación de 226-204 a última hora del jueves, los legisladores demócratas de la Cámara de Representantes aprobaron por unanimidad la Equality Act de 2021. Los representantes republicanos Tom Reed, John Katko y Brian Fitzpatrick también votaron a favor del proyecto de ley.

La legislación amplía varias secciones de la Ley de Derechos Civiles de 1964 para incluir protecciones legales y de no discriminación para los americanos LGBT. El patrocinador del proyecto de ley, el representante David Cicilline (D.-R.I.), comentó durante el debate para considerar el proyecto de ley, “… ahora mismo la discriminación es un hecho para millones de americanos LGBTQ. El hecho es que en la mayoría de los estados, una persona LGBTQ corre el riesgo de que se le niegue la vivienda, la educación o el derecho a formar parte de un jurado sólo por ser quien es”. Más tarde rogó a los republicanos del Congreso que consideraran “cómo se recordará [su] voto dentro de unos años”.

Durante su campaña presidencial, el presidente Biden hizo de la aprobación de la Equality Act una de las principales prioridades de su administración en sus primeros 100 días. Un componente importante de su plan para revertir muchas de las políticas implementadas bajo la administración de Trump, incluirá el empoderamiento de las agencias federales para hacer cumplir fuertemente las disposiciones de la ley.

Dichas agencias incluyen la Comisión de Igualdad de Oportunidades de Empleo (EEOC), la Oficina de Derechos Civiles del Departamento de Educación y la División de Derechos Civiles del Departamento de Justicia.

Tras la aprobación de la Equality Act, el presidente Biden recurrió a Twitter para reiterar su apoyo a los americanos transgénero y ahora insta al Senado a hacer lo mismo. Tiene previsto convertir el proyecto en ley si llega a su mesa para su aprobación.

El líder de la minoría, Kevin McCarthy (R.-Ca.), denunció que la Equality Act es un paso más en el plan de la administración Biden para “erosionar significativamente la libertad de religión” y el deporte femenino, entre otras cosas.

La Heritage Foundation, un destacado think tank conservador, junto a varios otros congresistas republicanos, también citó su preocupación por la libertad religiosa, especialmente a la luz del nombramiento del fiscal general de California, Xavier Becerra, para dirigir el Departamento de Salud y Servicios Humanos. Becerra es visto con recelo por los cristianos conservadores y los republicanos del Congreso por su papel en una demanda presentada por el estado de California contra una agencia católica sin ánimo de lucro dirigida por las Hermanitas de los Pobres.

El representante Peter Meijer (R.-Mi.) declaró que la Equality Act “no hace nada para abordar las preocupaciones o apaciguar el impacto negativo en cientos de miles de americanos con creencias religiosas sinceras y profundamente arraigadas”. Poco después, otros republicanos siguieron inmediatamente su ejemplo emitiendo declaraciones oficiales similares sobre el asunto.

Las acciones más controvertidas provinieron de la representante Marjorie Taylor Greene (R-GA) en los días previos a la aprobación de la Equality Act. En respuesta a un discurso pronunciado por la representante Marie Newman (D-IL) en el pleno de la Cámara, la representante Taylor Greene tuiteó: “Su hijo biológicamente varón NO debe estar en los baños, vestuarios y equipos deportivos de mi hija”.

La representante Newman, que tiene una hija transgénero y cuya oficina se encuentra al otro lado del pasillo de la representante Taylor Greene, colocó una bandera del orgullo transgénero fuera de su oficina en el Congreso como señal de solidaridad con la comunidad transgénero. En respuesta, la representante Taylor Greene colocó un cartel fuera de su oficina que dice: “Hay DOS géneros: Masculino y Femenino. Confía en la ciencia”. Miembros de ambos partidos han arremetido desde entonces contra la representante Taylor Greene por sus comentarios hacia la representante Newman.

No está claro si el Senado aprobará la moción. Todas las miradas están puestas en los senadores Joe Manchin (D-W.V.) y Susan Collins (R.-Me.) mientras el proyecto de ley llega al pleno del Senado. Si alguno de los dos senadores decide apoyar la legislación, es probable que los demócratas del Senado puedan enviar pronto el proyecto de ley a la mesa del presidente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Biden-bills-first-year

¿Condenado al fracaso? El inestable camino de la agenda legislativa de Biden

Next Article

¿Causan las instituciones el crecimiento económico?

Related Posts
Total
0
Share