fbpx
Censura

Censura en China: 5 películas de Hollywood que se plegaron al Partido Comunista

¿Claudicará Hollywood ante la censura china o cada vez sonarán más voces como la de Tarantino defendiendo la libertad creativa de los cineastas?

La censura del Partido Comunista de China no solo controla con mano férrea las películas que se pueden ver en su país, sino que con la otra mano también influye en el contenido de las películas extranjeras. En este momento, su control sobre la libertad de expresión es mucho más sofisticado que la tradicional censura que acostumbraban usar otros regímenes autoritarios.

Por ejemplo, en España, durante el franquismo, si bien hubo algunas películas que estuvieron totalmente prohibidas en las salas de cine del país, la mayoría, tanto nacionales como extranjeras, fueron estrenadas con normalidad después de ser aprobadas por un comité gubernamental. En no pocas ocasiones este comité obligó a recortar algunas escenas del metraje, o incluso a cambiar los diálogos en el doblaje; ya fuera por su contenido político o, sobre todo, sexual.

En el excelente documental Chuck Norris versus Communism se explica cómo funcionaba la censura en el caso de Rumanía cuando estuvo bajo la dictadura comunista de Nicolae Ceaucescu. Allí la censura era más fuerte y la mayoría de películas, sobre todo las estadounidenses, no pasaban el filtro del comité. No tanto por las escenas de sexo, como en España, sino por escenas en las que se pudiera observar el estilo de vida occidental: comida abundante sobre la mesa de familias de clase media, escaparates, automóviles, tiendas abastecidas, etc.

En ambos casos, los productores nacionales se sabían sujetos al comité y se autocensuraban preventivamente, pero ninguno de estos comités tenía la más mínima influencia sobre los realizadores extranjeros.

Durante la Guerra Fría, Hollywood no hacía películas al gusto de los comités de censura soviéticos. Las productoras sabían que su acceso al mercado soviético, en todo caso, era a través del mercado negro.

La censura soviética, por muy efectiva que fuera de puertas para adentro, simplemente no tenía la capacidad de influir sobre los cineastas occidentales. Los artistas de Hollywood no tenían que renunciar a su libertad de expresión para complacer a ningún censor soviético.

Sin embargo, China —que desde la Guerra Fría sigue bajo un mismo Partido Comunista— cuenta ahora con un modelo económico más o menos capitalista, aunque bajo un muy estricto control político. Lo cierto es que el mercado de China rivaliza con el mercado americano en cuanto a ingresos por taquilla. Sin embargo, el PCCh solo permite el estreno de 34 películas extranjeras al año.

Aunque este límite de películas se ve ampliado por coproducciones y otras fórmulas permitidas por el Gobierno, lo cierto es que para las superproducciones americanas el acceso a este apetitoso mercado se ha visto condicionado por tener que contar con el visto bueno del PCCh.

En este artículo recopilamos 5 películas de Hollywood que se plegaron a la censura del régimen chino.

Doctor Strange

En esta película de Marvel de 2016 aparece el personaje de Ancient One, interpretado por Tilda Swinton. Una mística celta que se convierte en la maestra de Strange. En el cómic original el personaje es un monje guerrero tibetano. Mientras en Estados Unidos se desviaba la polémica del debate sobre el cambio del personaje hacia la cuestión de género, China se salía con su objetivo de que no se mostrase un monje tibetano, ya que consideran a El Tíbet como problemático.

Tilda Swinton como The Ancient One en Doctor Strange. (YouTube)
World War Z

Brad Pitt no estaba muy bien visto por el PCCh por haber protagonizado en 1997 7 años en El Tíbet. Casi 20 años después, en 2013, China decidió perdonarlo y permitir que se estrenara World War Z. Eso sí, después de que cambiaran la trama principal de la película. El imaginario virus zombi que infectaba a todo el mundo, pasaba de provenir de China a hacerlo de Rusia.

Mireille Enos y Brad Pitt en World War Z. (YouTube)
Top Gun 2

Si bien su antecesora de los ochenta sigue prohibida por considerarse enaltecedora del Ejército estadounidense, la segunda parte ha podido agenciarse un puesto en las salas chinas retirando de la cazadora de Tom Cruise la bandera de otro país que resulta problemático para China, Taiwán. También es de suponer que no enaltecerá tanto al Ejército como la original.

Tom Cruise vuelve a ser Maverick en Top Gun 2. (YouTube)
Iron Man 3

Si bien Tony Stark luchaba contra la expropiación de su armadura por parte del gobierno en Iron Man 2, para su tercera entrega, en 2013, un personaje clásico de Marvel tuvo que ser modificado completamente para complacer al Gobierno chino.

El Mandarín, un místico villano chino con superpoderes, archienemigo de Iron Man en los cómics, es cambiado totalmente para esta película. En ella, el personaje del Mandarín resulta ser un fraude, un actor de segunda contratado por el verdadero supervillano, para interpretar un papel con el que desviar la atención de Iron Man hacia él. Este vaciado del personaje consiguió el beneplácito de los censores chinos.

El Mandarín en Iron Man 3, interpretado por Ben Kingsley. (YouTube)
Red Dawn

Red Dawn de 2012 es un remake de la versión original de 1984, estrenada en plena Guerra Fría. En esta película se imaginaba que la Unión Soviética junto a Cuba invadían militarmente a Estados Unidos y un grupo de adolescentes patriotas americanos, liderados por un joven Patrick Swayze, se veían obligados a formar una milicia de resistencia armada frente al invasor comunista.

En el remake de 2012, a falta del original enemigo ruso, eran los chinos quienes invadían y tomaban militarmente Estados Unidos. Esto no gustó al PCCh y la productora de Red Dawn terminó gastando millones de dólares en retocar digitalmente toda referencia a China y sustituirla por Corea del Norte. Total, en Corea del Norte nadie podría verla.

Chris Hemsworth, Adrianne Palicki y Jeffrey Dean Morgan en una escena de Red Dawn. (YouTube)
Algunas voces en contra de la censura china

A día de hoy pocas estrellas han alzado la voz ofreciendo resistencia ante esta nueva forma de censura china. El caso más emblemático ha sido el de Quentin Tarantino manteniendo su visión original del personaje de Bruce Lee para la película Unce Upon a Time in Hollywood, a pesar de las presiones de China, que cumplió sus amenazas y no permitió su estreno.

Joe Rogan es otro famoso que ha dado cabida en su popular pódcast a muchas personas que denuncian esta sofisticada manipulación de la libertad de expresión por parte del régimen comunista chino.

¿Claudicará Hollywood ante la censura china o sonarán cada vez más voces como las de Tarantino o Rogan defendiendo la libertad creativa de los cineastas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Trump,

Trump mueve fichas para que los demócratas no utilicen la Justicia a su favor

Next Article
Narcotráfico

Colombia: contra el narcotráfico

Total
0
Share