fbpx
Goldman Sachs Nueva York

Congresista de Nueva York suplica a Goldman Sachs que no vaya a Florida: “Por favor, no nos dejes”

Nueva York y California han creado climas hostiles para el capital, los mercados y los empresarios. Afortunadamente, no son la única opción.

Por Jon Miltimore

El mensaje del representante Thomas Suozzi a Goldman Sachs,  la firma financiera la cual (probablemente) se irá pronto, tenía el sonido de una balada de amor de los 80: no te vayas, nena.

“Por favor, no nos dejes”, dijo el congresista de Nueva York en la televisora CNBC tras la noticia de que el multimillonario banco de inversiones probablemente se vaya de Nueva York a Florida. “Estamos en un momento desesperado en Nueva York ahora mismo. Te necesitamos. Eres importante para nosotros. Queremos que te quedes”.

No hay duda de que la situación de Nueva York es desesperada. El estado se enfrentaba a un déficit presupuestario de 13.000 millones de dólares y a un éxodo de gente antes de que llegara el coronavirus. La pandemia, y la respuesta draconiana y chapucera de los legisladores, sólo ha empeorado la situación.

Los 36.000 neoyorquinos que murieron con o por el coronavirus es un número de muertes mayor al 95% de los países del mundo, en gran parte debido a la orden del gobernador Andrew Cuomo que obligó a los asilos de ancianos a admitir a los pacientes dados de alta de COVID-19. Mientras tanto, los esfuerzos del gobierno para frenar la propagación del virus han devastado la economía del estado.

La tasa de desempleo de Nueva York es del 9,6 %, más alta que la de todos los estados de EEUU.excepto dos, y su agresiva aplicación de los cierres ha devastado el comercio. El New York Times recientemente estimó que un tercio de las pequeñas empresas en el estado pueden haber desaparecido para siempre. Muchas de las ventajas de estar en Nueva York se han desvanecido, lo que ha acelerado el éxodo de la Gran Manzana y ha resultado en un drenaje del mayor de todos los recursos: las personas.

Si bien la respuesta de Nueva York al virus ha sido desastrosa, no se puede culpar de su difícil situación económica únicamente a la pandemia o a la respuesta a ésta. La historia y los acontecimientos recientes sugieren que la salida pendiente de Goldman puede ser parte de un cambio económico mayor en el trabajo.

Goldman Sachs no es la única empresa o el único empresario mudándose.

Días después de que las noticias de Goldman Sachs salieran a la luz, Elon Musk dio algunas noticias propias.

El multimillonario fundador de Tesla anunció que se mudaba de California a Texas, una movida que su amigo podcaster Joe Rogan hizo meses antes, después de firmar un acuerdo de 100 millones de dólares con Spotify.

Unos días después Oracle, la corporación multinacional de tecnología informática que emplea a 138.000 personas, anunció que trasladaba su sede de Redwood Shores, California, a Austin, Texas. El anuncio de Oracle se produjo menos de dos semanas después de que el gigante informático Hewlett-Packard anunciara que la empresa tecnológica con sede en San José, California, había decidido trasladar su sede a Houston.

El economista Paul Samuelson escribió una vez un artículo que esencialmente argumentaba que las soluciones descentralizadas y locales a los problemas de bien público no pueden existir porque los individuos son incentivados a dar un paseo gratis. Pero en una refutación, el economista Charles Tiebout argumentó que hay una solución: la competencia entre jurisdicciones que ejerce presiones competitivas sobre los bienes públicos ofrecidos por los gobiernos locales, que tienen beneficios y costos como cualquier producto básico.

El documento de Tiebout, “A Pure Theory of Local Expenditures” (1956), sostenía esencialmente que mientras los individuos y las empresas tengan movilidad, habrá un nivel de competencia en el espacio público que le permita a los individuos y a las empresas “comprar” una cantidad óptima de bienes públicos, con sus cargas fiscales asociadas.

Las naciones fracasan hoy en día porque sus instituciones económicas que extraen impuestos no crean los incentivos necesarios para que las personas ahorren, inviertan e innoven.

El modelo de Tiebout es una presentación más elegante (y más robusta) de la idea de “votar con los pies“, que esencialmente dice que la gente gravita hacia entornos basados en el interés propio y el atractivo de la localidad.

Lo que nos lleva de vuelta a Nueva York y California.

En su libro Why Nations Fail (Por qué fracasan las naciones) de 2012, los economistas James A. Robinson de la Universidad de Chicago y Daron Acemoglu del MIT analizaron los países pobres de todo el mundo y concluyeron que los países fracasan principalmente porque los líderes toman malas decisiones que inhiben la propagación de la prosperidad.

“Las naciones fracasan hoy en día porque sus instituciones económicas que extraen impuestos no crean los incentivos necesarios para que las personas ahorren, inviertan e innoven”, escriben Acemoglu y Robinson. “Las instituciones políticas que extraen los impuestos apoyan a estas instituciones económicas cimentando el poder de quienes se benefician de los impuestos. Las instituciones económicas y políticas fiscales, aunque varíen los  detalles, según las circunstancias, siempre están en la raíz de este fracaso”.

Los economistas estaban escribiendo sobre las naciones, pero hay que preguntarse si estamos viendo un fenómeno similar en funcionamiento en los estados de EE.UU. Nueva York tiene la mayor carga impositiva general de los EE.UU. California, mientras tanto, tiene una tasa de impuesto sobre la renta del 13,3%, la más alta del país. Estas son algunas de las políticas más extractivas de impuestos -tomando prestado el término usado por Acemoglu y Robinson- en los Estados Unidos, e inhiben fuertemente la inversión, la innovación y la prosperidad.

Sin embargo, no se trata sólo de tasas de impuestos. Tanto Nueva York como California han creado climas hostiles para el capital, los mercados y los empresarios.

El alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, se queja abiertamente de los problemas con la propiedad privada, el motor de la creación de riqueza, y los funcionarios electos de Nueva York presentan al público un impuesto del 120 % sobre los ricos “para confiscar su riqueza y endeudarlos antes de que se vayan”. Estas no son amenazas ociosas. El Senado de Nueva York está considerando un aumento masivo de impuestos a los neoyorquinos ricos, y el Wall Street Journal informa que incluso está tratando de hacer el impuesto retroactivo “en algún momento anterior del 2020”.

En California, el tratamiento hacia los empresarios es posiblemente peor (sólo pregúntenle a Elon Musk).

Es ingenuo pensar que la gente que trabaja para Goldman Sachs, que no sería la primera compañía financiera en huir de Nueva York en los últimos años, y Oracle no se den cuenta de este tratamiento o estas propuestas de impuestos.

Mientras tanto, estos creadores de riqueza están siendo recibidos con los brazos abiertos por funcionarios de Florida y Texas, estados de clima cálido que no tienen impuestos sobre la renta, tienen sectores financieros en auge, ciudades que funcionan y mucho entretenimiento.

El representante Suozzi puede suplicarle a Goldman Sachs que se quede y hablar sobre el restablecimiento de la deducción SALT, una codiciada disposición para los contribuyentes más ricos (especialmente en los estados de altos impuestos) que les permite deducir los impuestos estatales y locales en su declaración federal. El Gobernador Cuomo puede prometer comprar las bebidas y tal vez incluso ofrecer algunos lucrativos incentivos fiscales como los 115 millones de dólares en subvenciones en efectivo y exenciones fiscales que Goldman recibió para construir en la ciudad de Nueva York (uno de los defectos del modelo Tiebout).

Sin embargo, no tienen mucho más que ofrecer para que Nueva York sea más atractiva para Goldman Sachs o sus empleados, que fueron los principales impulsores de la decisión de considerar la reubicación.

“No se trata sólo de cómo las ciudades están tratando a las empresas en sí mismas”, dijo Andrew Ross Sorkin, el anfitrión de Squawk Box, a Suozzi. “Una de las cosas que entiendo de mi reportaje sobre Goldman Sachs es que hay un grupo de empleados que efectivamente piensan que quieren trabajar en Florida porque sus impuestos sobre la renta personal serían mucho más bajos”.

El modelo Tiebout tiene algunos problemas, pero la idea básica -que la competencia entre jurisdicciones puede revelar puntos en los que los costos de los bienes públicos han excedido su valor real para el público- es sólida.

Si esta competencia puede incentivar a Nueva York y California a repensar las políticas fiscales que están expulsando la riqueza y la inversión, deberíamos estar agradecidos de que exista.


Jonathan Miltimore es Managing Editor de FEE.org. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
tim cook, apple

Apple se pone del lado del Partido Comunista Chino

Next Article
google

Facebook y Google pactaron cooperar ante una posible investigación, según WSJ

Related Posts
Total
0
Share