fbpx

Financiar estudiantes, no instituciones: Corey DeAngelis sobre school choice

“Si una escuela privada tiene un bajo rendimiento, se cierra. Si una escuela chárter tiene un bajo rendimiento, se cierra. Si una escuela pública tiene un rendimiento bajo, recibe más dinero”

[Read in English]

La mayoría de los estudiantes de EE.UU. desde kinder hasta 12do año están en el sistema escolar público. El 82% estudia en el sistema escolar tradicional y alrededor del 6% en escuelas públicas chárter. ¿Pero sería ese el caso si a las familias y a los estudiantes se les diera la posibilidad de elegir?

Corey DeAngelis, Director de School Choice de la Fundación Reason, autor y coautor de más de 30 artículos sobre el tema, dice que no. Argumenta que los fondos de educación pública deberían seguir al estudiante en vez de a las instituciones para dar a las familias un alto grado de elección en la educación que sus hijos recibirán.

¿Por qué debería importarles a todos la libertad de elección de escuela? ¿Cómo financiar la educación pública? ¿Qué pasará con la administración Biden? ¿Cómo hacer frente a las críticas de la school choice? Estas fueron algunas de las preguntas que DeAngelis respondió.

DeAngelis habló con nosotros en El American en una entrevista exclusiva de una hora que ha sido editada para mayor claridad y brevedad. Para ver la versión completa de la entrevista, haga clic en el video arriba.

Primero que todo, ¿qué es school choice? 

School choice es financiar a los estudiantes en vez de a las instituciones, es la idea de que los dólares de la educación de un niño deben seguirlos donde estén recibiendo una educación, por lo tanto, esa podría ser la escuela pública tradicional a la que los niños tienden a ser asignados en forma residencial, o ese dinero podría seguir al niño a una escuela chárter, o a una escuela privada, religiosa o no religiosa y ese dinero también podría ser utilizado para cubrir los costos de la educación en el hogar.

Tenemos muchas otras iniciativas financiadas por los contribuyentes que ya funcionan de esta manera. Si piensas en la educación superior, tenemos las becas Pell y los GI Bill para veteranos donde el dinero va al estudiante. El estudiante puede elegir la universidad pública o comunitaria que quiera o también puede llevar ese dinero a una universidad privada de su elección. No le decimos a los estudiantes que usan las becas Pell que deben usar esos fondos en una universidad comunitaria asignada, por ejemplo.

Y puedes seguir y seguir con ejemplos, con cupones de alimentos, por ejemplo. Ni siquiera tienes que estar a favor o en contra de los cupones de alimentos para estar de acuerdo en que si vamos a tener ese dinero asignado del contribuyente al sistema, debe ir a una persona que podría tener una opción en el asunto, en lugar de una tienda de comestibles administrada por el gobierno. Con los cupones de alimentos, puedes llevar el dinero a Whole Foods, Trader Joe’s, Walmart, Safeway. La familia tiene una elección en el asunto. 

Muchas personas que tienden a apoyar a las familias o los estudiantes de financiación directamente cuando se trata de la educación superior o el nivel pre-kindergarten se molestan cuando se trata de todos los años intermedios desde kínder a 12do año. ¿Por qué lo apoyaría para todas estas otras instituciones, todos estos otros sistemas, pero no cuando se trata de la educación K-12? Hay una diferencia en la dinámica de poder.

Cuando se trata de la educación K-12, hay un interés especial que se beneficia de obtener los dólares de la educación de su hijo, independientemente de esa elección. Así que, por supuesto que van a luchar muy duro para no permitir que las familias lleven su dinero a una institución diferente.

¿Por qué debería importarle a todo el mundo la school choice en los EE.UU. hoy en día, tanto si tienes hijos como si no, tanto si eres profesor como si no, o si estás involucrado de alguna manera en la educación del K-12? 

No hay ningún buen argumento en contra, en primer lugar. El principal argumento en contra es que “desfinancia a las escuelas públicas”, a lo que respondo que la elección de escuela no desfinancia a las escuelas públicas, las escuelas públicas desfinancian a las familias. Las iniciativas de school choice sólo toman ese dinero y lo devuelven a las manos de los legítimos propietarios: las familias. Se supone que los fondos para la educación están destinados a la educación del niño, no a proteger un monopolio del gobierno. 

Puedes devolver el dinero a la escuela pública si quieres, y si la escuela pública está haciendo un buen trabajo, no serán desfinanciados en ningún sentido de la palabra. ¿Alguna vez has oído el argumento de que permitir a las familias elegir su tienda de comestibles “desfinancia” a Safeway o Walmart? Eso sería absolutamente ridículo, ¿verdad? Porque todo el mundo entiende que su dinero no pertenece a Safeway, no pertenece a Walmart. No pertenece a ninguna de estas instituciones.

Del mismo modo, sostengo que no debería pertenecer a ninguna institución escolar, ya sea pública o privada. Pertenece a la familia porque el propósito de la financiación de la educación es el niño. Por lo tanto, no hay buenos argumentos en contra. Cuando se trata de K-12, estamos condenando a los niños a un ambiente educativo pobre sólo para proteger un interés especial, que es un gran problema, no debemos atrapar a las familias en el sistema. 

El otro argumento moral aquí es que las familias aventajadas ya tienen un cierto grado de elección de escuela. Si ya tienen mucho dinero, es más probable que puedan permitirse el lujo de entrar en las mejores escuelas públicas comprando una casa en un vecindario de lujo, que resulta estar asignado a las mejores escuelas públicas en la mayoría de los lugares de los EE.UU. Es más probable que puedas pagar de tu bolsillo la matrícula y los gastos de la escuela privada si eres una familia más aventajada.

Por lo tanto, la school choice en cierto sentido es un igualador: al mismo tiempo, permite que la financiación siga al estudiante y financia al estudiante directamente permitiendo más oportunidades y más opciones para un sector más amplio de la población, lo que conduce a una mayor equidad.

A principios de este año hubo una ley en New Hampshire que intentaba limitar el acceso a las escuelas chárter y al financiamiento de la educación privada, etc. y uno de los argumentos de una senadora fue, y parafrasearé, que los padres sin educación no deberían poder decidir qué hacer con la educación de sus hijos. ¿Qué dices al respecto?

Es el argumento paternalista contra la school choice, y creo que es el peor argumento que alguien puede hacer contra ella. No tienes que ser un educador experto para elegir una escuela. No tienes que ser un médico para elegir tu médico. Pero es aún peor que eso porque implica que la gente que tiende a venir de una parte de la comunidad de menores ingresos no puede tomar una decisión, lo cual es un argumento absolutamente ridículo. 

Digamos que estás en una mala posición económica. Eso no significa que no puedas tomar decisiones para tu propia familia. Yo diría que las familias de bajos ingresos tienen más incentivos para tomar las decisiones correctas sobre la educación de sus propios hijos. Tienen muchos más incentivos e información que los burócratas sentados en una oficina a cientos de kilómetros de distancia.

Es posible que el burócrata ni siquiera sepa el nombre de su hijo. ¿Cómo sabrán cuál es el mejor entorno educativo para un niño más que la propia familia? En mi opinión, puede ocurrir que algunas familias tomen una mala decisión por su circunstancia individual, pero no es como si no hubiera malos resultados en el sistema escolar tradicional. La realidad es que las familias son más propensas a tomar esa decisión correctamente que los burócratas. 

Hablemos de la actual pandemia en los Estados Unidos. ¿Qué relación ves entre las actuales restricciones de las clases presenciales y la lucha por la school choice en EE.UU.?

Las familias están viendo que el sistema público no va a estar para ellos este año. Creo que es mayormente de diferentes incentivos en el sistema escolar público. Piensa en la respuesta del sector privado, si miras las escuelas privadas, las guarderías, los supermercados y otros negocios, han estado luchando muy duro para reabrir sus puertas y, en algunos lugares como en Kentucky, algunas de las escuelas religiosas están llevando la lucha hasta la Corte Suprema para luchar contra su gobernador para tratar de reabrir sus puertas para sus clientes y sus familias.

Contrasta eso con las escuelas públicas y los sindicatos de maestros en tantos lugares. Han estado luchando para mantener las escuelas cerradas. No creo que sea porque la gente de un sector u otro sea inherentemente mejor o peor. Creo que tiene más que ver con la respuesta racional de la gente a los incentivos que tenemos hoy en día en el sistema escolar público tradicional.

En pocas palabras, uno de estos sectores recibe tu dinero sin importar si abren sus puertas. Por lo tanto, es discutiblemente racional que los sindicatos de profesores pidan mantener las escuelas cerradas porque entienden que reciben tu dinero a pesar de todo. Imagina lo que pasaría si tu supermercado recibiera la misma cantidad de dinero de ti cada semana sin importar si abren sus puertas. Tendrían un conjunto muy diferente de incentivos frente a ellos que los que tienen hoy en día. 

Si tu supermercado no vuelve a abrir en tu vecindario, puedes llevar tu dinero a otra tienda. Del mismo modo, si tu escuela no vuelve a abrir, las familias deberían poder llevar el dinero de la educación de sus hijos a otro lugar. Deberíamos financiar a los estudiantes en lugar de las instituciones porque, de nuevo, el dinero se supone que es para educar a los niños; no se supone que vaya a las instituciones independientemente de si están proporcionando una educación adecuada y este año, si están proporcionando alguna instrucción en persona en absoluto. 

Así, las familias ven que se están llevando la peor parte y que están recibiendo un trato realmente malo y están reevaluando cómo financian la educación. Por lo tanto, creo que las familias están viendo que están haciendo gran parte del trabajo si están educando en casa y si van a pagar de su bolsillo una escuela privada, ¿por qué no debería parte de ese dinero de los impuestos seguir a su hijo a donde están recibiendo una educación?

De hecho, la última encuesta nacional que tenemos sobre esta información es de RealClear Opinion Research. Encontraron que el apoyo a la school choice ha aumentado en un 10%, de 67% en abril a 77% en agosto. Eso es un gran salto, y es porque muchas familias están viendo que no hay una buena razón para financiar las instituciones cuando se puede financiar al estudiante directamente en su lugar.

Según una encuesta de EdChoice, alrededor del 75% de los padres están muy o algo preocupados por que sus hijos se expongan al COVID en sus escuelas. ¿Crees que los sindicatos y ciertos políticos están usando todo esto para obtener beneficios políticos o están realmente preocupados por la situación?

Creo que es un poco de ambos. Hay una gran diferencia entre el sector escolar privado y el público. Estoy seguro de que la gente en las escuelas privadas está preocupada por los riesgos de la pandemia. Pero sopesan esos riesgos y beneficios, y vuelven al trabajo entendiendo que si no lo hacen, no reciben su dinero a fin de mes. Creo que cada distrito escolar debería tener la opción de reabrir o no. Creo que cada maestro debería tener la opción de volver a trabajar o no.

Pero las familias necesitan la opción también, y si la decisión del distrito escolar no funciona, las familias necesitan poder tener algún tipo de poder en esta relación, y la única manera de hacerlo es financiando al estudiante directamente.

Tres estudios examinan la relación entre la influencia de los sindicatos de profesores y las decisiones de reapertura en las escuelas. Yo fui el primero en hacer un estudio sobre esto. Está disponible en la Social Science Research Network. Mi coautor y yo y estos otros dos estudios han encontrado que los lugares que tienen sindicatos de maestros más fuertes son menos propensos a reabrir sus escuelas para la instrucción en persona.

Tampoco encontramos una relación estadística entre la decisión de reapertura y el riesgo de COVID en las zonas circundantes. Creo que es que nuestro sistema de escuelas públicas tiene un conjunto de incentivos desordenados donde la gente en el sistema entiende que no pueden presentarse a trabajar pero aún así reciben la misma cantidad de beneficios de seguridad laboral.

Hay mucha evidencia que sugiere que es seguro reabrir las escuelas y que no hay una fuerte indicación de un vínculo entre la reapertura de la escuela y la transmisión del virus. Anthony Fauci, hace una semana o dos en ABC News dijo que hay datos sustanciales que sugieren que la transmisión de los niños y entre los niños no es un gran problema.

El director del CDC dijo recientemente que hay muchos datos que sugieren que podemos reabrir las escuelas sin problemas. Emily Oster de la Brown University ha rastreado los índices de positividad en las escuelas en relación con la comunidad en general. Encontró que los índices de casos son mucho más bajos en las escuelas que en la comunidad en general, lo que sugiere que las escuelas no están causando aumentos en la comunidad.

Otra estudio es de la UNICEF, que publicó un informe de 190 países diferentes en el que se sugiere que no existe un vínculo coherente entre la reapertura de las escuelas y el aumento de la transmisión del coronavirus. Por lo tanto, hay cientos de datos, y no parece que dicha decisión esté muy basada en la ciencia, parece más bien un juego político.

Mencionaste que la pandemia tuvo un impacto positivo en la percepción de la school choice. Pero al mismo tiempo tenemos una administración que probablemente será, en el peor de los casos, agresiva contra la school choice, en el mejor de los casos, tal vez indiferente pero no es probable que la mejore. Entonces, ¿cómo crees que, en los próximos cuatro años, ambas cosas se desarrollarán?

Creo que en el 2021 se aprobarán muchos programas de school choice a nivel estatal. Es bueno que cerca del 90% de los fondos para la educación en el nivel K-12 provengan de los niveles estatales y locales. Así que, incluso si tienes a alguien a cargo a nivel federal que no apoya la school choice, puedes hacer mucho a nivel estatal. Hace unas semanas, el gobernador de Ohio firmó una ley, expandiendo el programa de vouchers para escuelas privadas en un 25%. Eso es una victoria, y no fue a nivel federal, y es posiblemente mejor que si conseguimos que se apruebe algo a nivel federal porque hay más dinero disponible a nivel estatal y local.  

Si miramos los resultados de las elecciones de 2020 en las legislaturas estatales, muchos estados se ven muy bien para expandir las opciones escolares. 

Sin embargo, hay cierto riesgo para la school choice con la nueva administración. Si miramos los dos principales nombres de Biden para Secretario de Educación, están estrechamente vinculados a los sindicatos de profesores más grandes de EE.UU.. Uno de ellos es Randi Weingarten, la presidente de la Federación Americana de Profesores, el segundo mayor sindicato de maestros. El otro es Lily Eskelsen García, ex presidenta del mayor sindicato de docentes de los Estados Unidos, la National Education Association. 

Si ves la entrevista de Stef Feldman (Directora de Política Nacional de Biden) con la Asociación de Escritores de Educación, ella dijo que van a implementar políticas para quitar la financiación de las escuelas chárter si no cumplen con este o aquel criterio. 

Luego, durante esa misma conversación, se le preguntó a la directora de políticas: “Bueno, ¿qué pasa con las escuelas tradicionales que no están dando resultados?” Porque tenemos muchas de ellas, y ella dijo: “Cuando se trata de esos sólo necesitan más dinero, sólo tenemos que tirar más dinero a ese problema porque no tienen suficientes recursos.” Ella lo está viendo al revés. Las escuelas chárter en los EE.UU. abrumadoramente reciben menos dinero por persona que las escuelas públicas tradicionales. 

Si las escuelas chárter no dan resultados, ¿por qué más de tres millones de familias y estudiantes eligen escuelas chárter en los EE.UU. cada año? ¿Por qué ves a cientos de miles de estudiantes en las listas de espera de las escuelas chárter tratando de entrar si no son una mejor opción que la escuela pública tradicional asignada a su residencia? 

También abogan por un abandono de las escuelas chárter con fines de lucro. Sólo el 12% de las escuelas chárter son administradas por entidades con fines de lucro, pero al mismo tiempo, ¿a quién le importa si una escuela chárter es con fines de lucro si está haciendo un buen trabajo? ¿Por qué quitarle el dinero a la escuela que está haciendo un buen trabajo para sus clientes?

El lucro es algo bueno cuando es impulsado por selecciones voluntarias. El lucro no es algo bueno si te estás beneficiando de un monopolio geográfico y tu cliente no tiene otra elección.

Mencionaste una de las mayores críticas a la school choice, que es que no tienen suficiente supervisión. Un estudio de EdWeek dijo que entre los casi 30 estados con programas de school choice, sólo 11 de ellos requieren que los maestros tengan una licenciatura, 14 exigen verificación de antecedentes penales, y sólo 6 de ellos requieren informar índices de graduación. ¿No cree que estos programas necesitan una mayor supervisión?

Si una escuela privada tiene un bajo rendimiento, se cierra. Si una escuela chárter tiene un bajo rendimiento, se cierra. Si una escuela pública tiene un rendimiento bajo, recibe más dinero. La realidad es que las escuelas privadas y las escuelas chárter son directamente responsables ante las familias.

No es que todas estas regulaciones hayan conducido a una alta calidad en el sistema escolar público tradicional. La burocracia no conduce a la calidad. Lo que realmente lleva a la verdadera rendición de cuentas y a la calidad es cuando va de abajo hacia arriba, no de arriba hacia abajo. 

Aún así, hay algunas regulaciones para la school choice. Por ejemplo, con una Cuenta de Ahorros de Educación, el dinero tiene que ser gastado en un gasto aprobado por el gobierno. Así que, cuando digo que dejen que el dinero siga al niño, no pueden usarlo para bebidas alcohólicas u otros gastos no educativos.

Creo que ese tipo de regulación está bien, pero cuando te metes en cosas como que los profesores tienen que tener una certificación del gobierno, no creo que eso haya llevado a una gran expansión de la calidad en el sector de las escuelas públicas, y en realidad es una barrera de entrada al mercado laboral para muchos educadores que podrían hacer un muy buen trabajo.

Digamos que eres un profesor de economía retirado, en algunos estados, ni siquiera calificarías para ser un maestro de escuela pública. Las escuelas privadas tienen un poco más de flexibilidad con eso; tienen acceso a una oferta de mercado laboral mucho mayor, lo que podría ser una ventaja competitiva para las escuelas privadas. 

Algunas personas de la izquierda han comenzado una especie de “guerra contra la educación en casa”. Tomemos, por ejemplo, a Elizabeth Bartholet, de la Facultad de Derecho de Harvard.  Ella ha sido profundamente crítica de la educación en el hogar y en una entrevista dijo, “muchos padres que educan en el hogar son ideólogos extremos comprometidos con la crianza de sus hijos dentro de sus sistemas de creencias aislados de cualquier influencia social”. ¿No crees que la school choice, en general, podría ser lo siguiente después de esta guerra contra la educación en casa? 

El artículo de 80 páginas de la Arizona Law Review de Elizabeth Bartholet pide que lo que ella dice sea una “prohibición preventiva” de la educación en el hogar. En realidad es una prohibición total de la educación en el hogar si nos fijamos en las raíces de su propuesta, porque dice que incluso si demuestras que eres digno ante las élites y el gobierno de que puedes educar a tu hijo en casa en tu propio hogar, todavía querría exigir a esas familias que enviaran a sus hijos a las escuelas gestionadas por el gobierno.

En ese mismo artículo, al final del artículo de 80 páginas, tiene una pequeña sección sobre la escolarización privada, en la que se insinúa que podría atacar después de la educación privada porque dice que las escuelas privadas tienen muchos “los mismos problemas” que las personas que educan en el hogar debido a la religión u otras cosas. Creo que está insinuando una prohibición preventiva de la educación privada también, basándome en mi lectura de ese artículo . 

Su principal argumento para prohibir la educación en el hogar es utilizar casos extremos negativos de abuso o negligencia educativa. Ella aplica eso a toda la población de educadores en casa tratando de hacer generalizaciones para hacer que los educadores en casa se vean mal y, esencialmente, hacer que todos demuestren su inocencia, lo cual es exactamente al revés de lo que solemos hacer en los Estados Unidos.

Normalmente, la carga de la prueba está en el gobierno, ellos deben probar por qué deberían quitarte tus libertades. Bartholet dice que la carga de la prueba debe estar en las familias para obtener el permiso del gobierno para demostrar que son inocentes. Imagina que si esa lógica se aplicara a tantas otras áreas de nuestra vida cotidiana, infringiría en tantas de nuestras libertades individuales. Pero ese es su principal modus operandi: usar excepciones para probar la regla.

La parte negativa de la educación en línea durante la pandemia y la educación pública, en general, es desproporcionadamente peor entre las minorías. Entonces, ¿cómo puede la school choice ayudar a las minorías a obtener una mejor educación para sus hijos? ¿Cómo crees que el Partido Republicano y su mejor apoyo entre las minorías, especialmente los latinos, debería tomar esto como una política a seguir y conseguir más apoyo entre las minorías?

Mantener las escuelas cerradas y no tener elección de escuela simultáneamente conduce a desigualdades por raza y niveles de ingresos. Si miras los distritos escolares individuales como las escuelas públicas del condado de Fairfax, sus tasas de fracaso para los estudiantes que fracasan en dos o más clases subieron un 83% desde el año pasado. En Saint Paul, la tasa de fracaso de los estudiantes de secundaria en su sistema de escuelas públicas aumentó un 127%.

Las desigualdades están creciendo también. Por lo tanto, mantener las escuelas cerradas está afectando negativamente a los menos favorecidos de la sociedad, lo que es un gran argumento para abrir las escuelas y dar a las familias la opción de si quieren una enseñanza virtual o presencial.

También es un buen argumento para financiar a los estudiantes directamente para que las familias puedan elegir si quieren una escuela pública o elegir un entorno católico, privado, parroquial, de educación en casa, pandemia o microescuela. Eso llevaría a una mayor equidad y creo que podría ser un área de política muy beneficiosa para que los republicanos empiecen a hablar de más si quieren conseguir una mayor cantidadde votos.

Hubo un artículo en el Wall Street Journal sobre cómo DeSantis ganó la elección para gobernador de Florida en 2018. El WSJ argumentaba que fueron las “mamás de la school choice” las que, que de otra manera no habrían votado por De Santis, en realidad votaron por él en gran número. Esto es interesante cuando miras el hecho de que Florida tiene más de cien mil estudiantes que usan sólo uno de sus cinco programas de school choice. 

Así que cuando las familias se benefician directamente de este tipo de opciones, se crea un nuevo interés especial. Escuchamos que los sindicatos de maestros son un interés especial todo el tiempo, tratando de quitar opciones a las familias. Pero una vez que tienes la opción de elegir la escuela, puedes crear un nuevo interés especial: las familias que luchan por sus propios hijos. Por lo tanto, creo que esto no debería ser un tema partidista. Lleva a más equidad; lleva a más competencia; beneficia a la familia de todos los orígenes diferentes; los votantes de ambos partidos lo apoyan.

También beneficia a los maestros. Muchos profesores se quejan con razón de que los dólares adicionales no van a sus salarios. La cosa es que ponemos más y más dinero en el sistema escolar público cada año. Desde los años 60, hemos aumentado los gastos de educación por persona ajustados a la inflación en las escuelas públicas en un 280%. Pero si miramos sólo entre 1992 y 2014, los gastos de educación ajustados por inflación aumentaron un 27%, pero los sueldos de los profesores en términos reales bajaron un 2%. 

Así que todo el dinero se destina al personal administrativo y de apoyo y a los sindicatos de profesores. Si se añade competencia a través de la school choice, los profesores verían más de ese dinero porque las escuelas públicas se rascarían la cabeza un poco y verían que deben gastar su dinero sabiamente. ¿Qué mejor manera de gastarlo sabiamente que gastarlo en los profesores, ya que son un recurso educativo tan importante?

Y sólo hay cinco estudios que yo sepa sobre este tema en particular, los cinco estudios encuentran que la competencia por la school choice, ya sea a través de programas de school choice con colegios privados o chárter, todos encuentran que, en respuesta a esa competencia, los maestros de las escuelas públicas en realidad reciben salarios más altos.

Última pregunta, ¿qué ves en el futuro de la school choice en EE.UU.? ¿Ves una administración Biden atacando la school choice? ¿Ves a los republicanos e incluso a algunos demócratas a nivel estatal luchando? ¿Qué ve en los próximos cuatro años y más allá?

Creo que el 2021 será el año de la school choice. Si miras los resultados de las elecciones en las legislaturas estatales, se ven bien respecto a aprobar programas de school choice, como las Cuentas de Ahorro de Educación y ahí es donde está la mayor parte del dinero. Es a nivel estatal y local. Probablemente no veremos un avance en la school choice a nivel federal. Podríamos ver algunos ataques desde el nivel federal cuando se trata de financiar escuelas chárter. Pero aparte de eso, me siento bastante bien a nivel estatal para la expansión de los programas de school choice.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article

El universo paralelo de las elecciones en Estados Unidos

Next Article
Mnuchin tesoro EEUU

EEUU sanciona empresas chinas y emiratíes por ayudar a Irán con petroquímicos

Related Posts
Total
0
Share