fbpx
Christopher Columbus was a Hero, Not a Villain

Cristóbal Colón fue un héroe, no un villano

Cristóbal Colón merece admiración por muchas buenas razones: al igual que los astronautas del Apolo, se embarcó en una misión peligrosa y sin garantías de éxito

[Read in English]

El lunes 11 de octubre se celebra el 50º Día de la Raza en Estados Unidos, desde que se instauró el primer feriado federal oficial con ese nombre en 1971. El explorador genovés tocó tierra en el Nuevo Mundo el 12 de octubre de 1492, que era un miércoles. Pero a los americanos nos gustan los fines de semana de tres días, así que celebramos su gesta el segundo lunes de octubre. En América Central y del Sur y en el Caribe, muchas naciones también tomarán nota del gran acontecimiento la próxima semana.

Corrección: no todos los americanos celebrarán a Colón. Algunos lo ignorarán o incluso lo vilipendiarán. En algunos lugares incluso lo han eliminado del calendario, sustituyéndolo por el “Día de los Pueblos Indígenas” para honrar a los lugareños que supuestamente fueron víctimas del extranjero Colón. Es un tipo de señalización de virtudes pomposa e izquierdista, arraigada en el mito de los “pacíficos y nobles nativos”. Uno de sus autores más notorios fue el pseudohistoriador Howard Zinn, un mentiroso marxista furibundo desacreditado a fondo por estudiosos reales como Mary Grabar, autora de Debunking Howard Zinn y Debunking the 1619 Project.

Los extremistas entre los discípulos de Zinn acentúan, exageran e incluso fabrican los pecados de Colón, pero nunca hablan del lado feo de los nativos de la región en el siglo XV. En la misma isla donde se produjo el primer desembarco de Colón, a la que llamó San Salvador, las tribus se mataban a diestro y siniestro. Los tiranos vivían aterrorizados por los feroces caribes, que arrasaban, asesinaban, saqueaban y esclavizaban con regularidad. Desde los aztecas hasta los mayas, pasando por los incas y la mayoría de las demás tribus de América de la época, la violencia ritual solía adoptar la forma de una guerra brutal y de sometimiento, sacrificio de niños e incluso canibalismo.

Retrato de Cristóbal Colón (Wikipedia)

Las mentiras sobre Cristóbal Colón

Algunos de los conquistadores españoles que llegaron a las Américas durante el siglo siguiente fueron tan crueles como los peores brutos indígenas, pero es totalmente injusto incluir a Colón entre ellos. Colón ejecutó a parte de su propia tripulación por actos de crueldad hacia los nativos. “Es un triste giro del destino”, escribe el historiador Jarrett Stepman en su libro The War on History (La guerra de la historia), “que ahora se culpe a Colón de las mismas acciones que trató de evitar… Las sociedades primitivas están a menudo muy lejos de la imagen ideal del noble salvaje famosamente evocada” por charlatanes académicos de sillón como Howard Zinn.

Algunos de esos charlatanes culpan a Colón de inaugurar una afluencia de exploradores europeos que trajeron consigo enfermedades devastadoras, siglos antes de que el mundo conociera cosas como los virus, las bacterias, los parásitos o la sanidad. Las enfermedades entre los pueblos indígenas ya eran epidémicas y eran las principales razones por las que pocos vivían más allá de los 35 años.

¿Y qué pasa con el hecho de que Colón se embarcara hacia Asia y no sólo no llegara, sino que muriera en 1506 pensando que, de hecho, lo había hecho? ¿Podemos culparle por no saber, cuando se dirigió al oeste de Europa, que había dos continentes enteros en el camino (América del Norte y del Sur)? Si lo hacemos, entonces deberíamos cuestionar la sabiduría de los muchos otros padres de los descubrimientos accidentales, desde los rayos X hasta la quinina, pasando por los copos de maíz y la vaselina.

Cristóbal Colón merece admiración por muchas buenas razones: Al igual que los astronautas del Apolo, se embarcó en una misión peligrosa sin garantías de éxito. Poseía una extraordinaria destreza marinera. En una época en la que la forma de calcular la longitud estaba a dos siglos y medio de distancia, sobresalió en la navegación por “estima”. Fue un pionero valiente, con todas sus verrugas, cuya historia está inextricablemente ligada a los orígenes de la libertad americana.

Ahí radica, sospecho, el verdadero motivo para denigrar a Cristóbal Colón. Si su objetivo es deslegitimar la libertad americana, o incluso la civilización occidental en general, entonces Colón debe desaparecer, aunque para ello haya que mentir.

Mi recomendación es la siguiente: Celebren a Colón y el Día de la Raza. Hablen con sus hijos e hijas en edad escolar sobre el gran explorador y averigüen qué están aprendiendo sobre él en la escuela. Si se le presenta como el héroe que fue, agradézcaselo a los profesores. Si lo pintan como un villano, exija el fin del adoctrinamiento y la restauración de la verdad y la historia.

Para más información, véase:

The War on History: The Conspiracy to Rewrite America’s Past by Jarrett Stepman

A Defense of Christopher Columbus on Columbus Day by John Hirschauer

Save Western Civilization: Defend Christopher Columbus by Charlotte Cushman

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Puerto Rico, El American

Puerto Rico será sede por primera vez del evento de cierre del año que se celebra en Nueva York

Next Article
Tiranía, El American

Segundo día del Oslo Freedom Forum 2021: "Las tiranías del mundo hoy son una sola"

Related Posts
Total
38
Share