fbpx

Victoria republicana, El American

Los demócratas se culpan entre sí por histórica victoria republicana en Virginia

Los progresistas señalan que McAuliffe es del establishment demócrata, Biden culpa a la inacción del Congreso sobre su agenda nacional y los moderados critican la agenda radical de los progresistas

[Read in English]

La victoria tiene mil padres, pero la derrota es huérfana, como dice el viejo refrán. Apenas dos días después de que el Partido Republicano arrasara en Virginia con la victoria de Glenn Youngkin como gobernador y celebrara unas elecciones sorprendentemente reñidas en Nueva Jersey, los demócratas se culpan mutuamente del descalabro electoral. Los resultados del martes seguramente crearán aún más rencor entre las facciones enfrentadas del Partido Demócrata, que se han estado peleado todo el año por la agenda doméstica de Biden.

Los resultados del martes le dan a cada facción suficiente material para defender su caso e imponer su narrativa. Los progresistas señalan el hecho de que McAuliffe forma parte del establishment demócrata, Biden culpa a la inacción del Congreso sobre su agenda nacional, mientras que los moderados critican la agenda radical de los progresistas, que creen que no es bien vista por los votantes.

No es la primera vez que ambas alas del partido se culpan mutuamente de sus males electorales; ya en 2020, el senador por Virginia Mark Warner (D-VA) culpó a los proyectos favoritos de los progresistas, como “Defund the Police”, de las pérdidas del partido en la Cámara de Representantes. La forma en la que el Partido Demócrata racionalice las derrotas del martes será crucial, ya que seguramente jugará un papel importante en la forma en que enfrente las elecciones intermedias del próximo año.

youngkin - virginia - el american
La victoria de Glenn Youngkin en Virginia es un significativo golpe para los planes de los demócratas en 2022. (EFE)

Los demócratas progresistas culpan a los moderados de la derrota contra Youngkin

La representante Alexandria Ocasio-Cortez (D-NY), quien nunca se ha postulado en un distrito verdaderamente competitivo, arremetió contra el ala moderada diciendo que los resultados electorales de Virginia “muestran los límites de tratar de llevar a cabo una campaña 100 % súper moderada que no excita, no habla ni energiza a una base progresista”.

Apenas unas horas después de que quedara claro que Glenn Youngkin acababa de poner fin a la racha de 12 años de victorias demócratas en Virginia, el Comité de la Campaña por el Cambio Progresista —una organización de base progresista alineada con los senadores Elizabeth Warren y Ed Markey— emitió un comunicado en el que decía que “Terry McAuliffe puede lamentablemente culpar de su pérdida a unos cuantos demócratas obstruccionistas alineados con las corporaciones que bloquearon acciones audaces en el Congreso”.

La representante Ilhan Omar (demócrata de Nueva York) citó un tuit en el que criticaba a los moderados, quienes culparían a los progresistas por el mal desempeño del demócrata el martes. Paradójicamente, la ciudad de Minneapolis, a la que Omar representa, no sólo votó en contra de una propuesta para eliminar el Departamento de Policía y sustituirlo por un Departamento de “Seguridad Pública”, sino que también reeligió al alcalde en funciones, derrotando a los dos candidatos que la representante Omar respaldó justo un mes antes del día de las elecciones. Queda por saber si los demócratas seguirán los consejos de campaña de una congresista que ni siquiera consiguió victorias progresistas en su propia ciudad.  

cuba
Alexandria Ocasio-Cortez tampoco se ha pronunciado sobre las recientes protestas en Cuba.(Imagen: EFE)

Biden culpa a todos menos a sí mismo 

Biden —cuya presidencia ha estado en constante modo de control de daños desde la mortífera retirada de Afganistán en agosto— ha decidido no asumir la responsabilidad de la derrota electoral de su partido. Al ser preguntado por la derrota de McAuliffe en una rueda de prensa, el presidente Biden dijo que “la gente quiere que hagamos cosas”, por lo que afirmó que está “presionando mucho para que el Partido Demócrata avance y apruebe mi proyecto de ley de infraestructuras”.

Sin embargo, Biden también dijo que tal vez la aprobación de su proyecto de ley de reconciliación de un billón de dólares no habría cambiado el resultado electoral en Virginia, diciendo que “no estoy seguro de que podría haber cambiado el número de personas muy conservadoras que acudieron a los distritos rojos que eran votantes de Trump”.

El presidente, que hizo campaña con McAuliffe en los últimos días de las elecciones, ha tenido un pésimo índice de aprobación en la nación. Según la firma encuestadora FiveThirtyEight, los índices de aprobación de Biden están en un mínimo histórico del 42.7 %. Entre los trece presidentes anteriores, solo Trump fue más impopular que Biden en este momento de la presidencia.

Manchin dice “no podemos ir demasiado a la izquierda”, dice que las elecciones son una “llamada de atención”

Mientras los progresistas dicen que McAuliffe no fue lo suficientemente progresista y Biden intenta desviar la culpa, el senador Joe Manchin (D-WV) ha dicho que los resultados del martes son una “llamada de atención” y dice que ha estado hablando “sobre nuestra deuda, sobre la inflación, sobre las consecuencias económicas que podemos tener”, Manchin se refería a sus constantes preocupaciones por la magnitud del proyecto de ley de gastos que los demócratas han tratado de impulsar en el Congreso, expresadas en un artículo de opinión en el Wall Street Journal en septiembre.

El senador, que junto con la senadora Kyrsten Sinema (D-AZ), ha jugado un papel fundamental para evitar que el proyecto de reconciliación se convierta en ley, también dijo el jueves que los resultados han demostrado claramente que “no podemos ir demasiado a la izquierda. Este no es un país de centro-izquierda ni de izquierda. Somos un país de centro, si acaso un poco de centro-derecha. Eso se está demostrando, y deberíamos ser capaces de reconocerlo”.

joe-manchin-opposes-dc-statehood
El senador Joe Manchin (D-WV) ha sido objeto de la ira progresista por su negativa a aprobar el proyecto de ley de reconciliación de Biden. (EFE)

Las declaraciones de Manchin se parecen bastante a las de la representante Abigail Spanberger (D-VA), quien declaró a The New York Times que el mandato del presidente Biden se limitaba a destituir a Trump; en palabras de Spanberger: “nadie lo eligió para ser F.D.R., lo eligieron para que fuera normal y detuviera el caos”.

Los demócratas entrarán ahora en un breve periodo de examen de conciencia para afinar su estrategia de cara a 2022. De ellos depende si seguirán los consejos de campaña de los incendiarios progresistas que se presentan en distritos demócratas extremadamente seguros, o de políticos como Manchin, quien ha logrado la aparentemente hercúlea tarea de ganar como demócrata en el estado más republicano del país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Gestión de Biden, El American

Mayoría de americanos desaprueba gestión de Biden y se niega a reelegirlo, según encuesta

Next Article
Astroworld

Lo que se sabe de la tragedia de Astroworld y el concierto de Travis Scott

Related Posts
Total
1
Share