fbpx

Los demócratas radicales, y no Joe Manchin, son los culpables de la caída de su partido

La arrogancia de Biden y la falta de comprensión de su posición política en el Congreso son las culpables de su fracaso. Manchin no tiene nada que ver con eso

[Read in English]

El senador Joe Manchin (demócrata de Virginia) anunció este fin de semana que no apoyará el proyecto de ley de reconciliación de Biden. Dado que el proyecto de gasto masivo de Biden necesitaba el apoyo de toda la bancada demócrata en el Senado, que está dividido en partes iguales, el rechazo de Manchin básicamente acaba con el plan de gastos de Biden.

El anuncio pone un final poco glorioso al primer año de Biden como presidente, con la derrota de su principal tema de política interior tras una larga lucha intrapartidaria. Manchin, que ha hecho gala de una impresionante influencia política en 2021, dijo que no puede apoyar el proyecto de ley porque la legislación “remodelaría drásticamente nuestra sociedad de una manera que deja a nuestro país aún más vulnerable a las amenazas que enfrentamos”.

Manchin también criticó la forma en que los líderes demócratas han manejado la legislación, diciendo que “el pueblo estadounidense merece transparencia sobre el verdadero costo de la Ley Build Back Better”. La Oficina Presupuestaria del Congreso, que no es partidista, determinó que el coste asciende a más de 4.5 billones de dólares, lo que supone más del doble de lo que han afirmado los ardientes partidarios del proyecto de ley. Siguen camuflando el coste real de la propuesta de ley”.

Washington (Estados Unidos), 16/12/2021. El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, se reúne con miembros del Equipo de Respuesta al COVID-19 sobre los últimos acontecimientos relacionados con la variante Ómicron, en la Casa Blanca en Washington, DC, Estados Unidos, el 16 de diciembre de 2021. (Estados Unidos) EFE/EPA/Yuri Gripas / POOL

Demócratas y progresistas han amonestado a su compañero de partido por su decisión. El ex candidato presidencial y favorito de los progresistas, el senador Bernie Sanders (D-VT), dijo que Manchin tiene “muchas explicaciones que dar” a sus electores de Virginia Occidental por su oposición al proyecto de ley. La representante demócrata de Nueva York, Alexandria Ocasio-Cortez (AOC) también criticó a Manchin en una entrevista diciendo que “la idea de que Joe Manchin diga que no puede explicar esto a su gente es una farsa”.

La Casa Blanca también ha criticado al demócrata de Virginia Occidental por su decisión, diciendo que los comentarios de Manchin “están en desacuerdo con sus discusiones de esta semana con el presidente, con el personal de la Casa Blanca y con sus propias declaraciones públicas”.

Algunos progresistas han llegado a decir que la derrota del proyecto de ley de reconciliación es razón suficiente para modificar radicalmente el Senado, algo que AOC dijo en una entrevista que “realmente tenemos que hacer es tomar medidas enérgicas contra el Senado, que funciona como un club de chicos mayores (…) realmente implementar algo de disciplina institucional”.

Joe Manchin hace su trabajo y los demócratas lo odian por ello

Los demócratas y los progresistas podrían estar echando humo contra Manchin por su negativa a votar el plan expansivo Build Back Better. La Casa Blanca ha dicho que Manchin renegó de sus promesas; el senador Sanders dijo que está haciendo un daño al pueblo de Virginia Occidental, y la incendiaria progresista AOC está utilizando esta derrota política como una herramienta para impulsar sus propuestas para destruir el Senado. Su rabia por este fiasco político es comprensible, pero deberían señalarse a sí mismos, no al hombre que ha conseguido mantener un escaño en el Senado en la conservadora Virginia Occidental.

En primer lugar, a pesar de lo que dijo Psaki, Manchin no ha renegado de su promesa ni ha hecho un cambio drástico de 180 grados en su política. El senador dejó muy claro que tenía muchas dudas sobre el proyecto de ley de gasto expansivo de un billón de dólares impulsado por los demócratas, y publicó un artículo de opinión en el Wall Street Journal en septiembre en el que explicaba por qué no apoyaba el proyecto.

La declaración de Manchin anunciando su voto en contra del proyecto de ley y su artículo de opinión son casi copias de sí mismos, dice que está preocupado por la inflación, argumentó entonces que el tamaño del proyecto de ley podría tener un impacto muy grave en la deuda nacional, e incluso dijo que el Congreso debería detener cualquier nuevo gasto hasta que supiéramos si la inflación era transitoria o no (alerta de spoiler: no lo era). Manchin ha sido claro como el agua durante meses, si la Casa Blanca de Biden se sorprende, eso es cosa suya, no de Manchin.

joe-manchin
El senador Joe Manchin (D-WV) ha sido muy criticado por los progresistas por su oposición a apoyar el proyecto de ley de gasto del billón de dólares (EFE)

Además, es sorprendente ver a políticos como Bernie Sanders o Alexandria Ocasio-Cortez, que solo han conseguido ganar las elecciones generales en estados profundamente azules dar lecciones al señor Manchin sobre cómo debe representar a la gente de Virginia Occidental, un estado que Donald Trump ganó por casi el 40 % en 2020. ¿Cómo es políticamente sabio apoyar una política que está tan profundamente asociada con Biden cuando estás representando a un estado al que le desagrada profundamente el presidente?

Joe Manchin ha logrado sobrevivir como el único funcionario público demócrata a nivel estatal en uno de los estados más conservadores de la nación, ha derrotado a tres republicanos por el escaño del Senado en estos tiempos de hiperpolarización. Si hay alguien que conoce la política de Virginia Occidental ese es el Sr. Joe Manchin, no los políticos que nunca han ganado unas elecciones generales competitivas.

Ha conseguido este asombroso logro político haciendo su trabajo, que es representar a los virginianos occidentales, no a la élite del partido que consigue obtener menos del 30 % de los votos en el estado.

Además, a pesar de todas las críticas de los demócratas, es muy importante que entiendan que si no fuera por Manchin, no tendrían su escasa mayoría en el Congreso. Un Joe Manchin derrotado no será sustituido por un progresista incendiario, sino por un republicano muy conservador.

El fracaso de Biden es culpa suya, no de Manchin

La política interior de Biden fracasó estrepitosamente, a pesar de (no gracias a) los mejores intentos de Manchin por hacerla funcionar. Cuando Biden asumió el cargo, tenía el margen más estrecho del Congreso en la historia reciente, una mayoría de ocho escaños en la Cámara y un Senado 50-50. Un responsable racional entendería este margen tan estrecho e intentaría aprobar un proyecto de ley quizá menor que el que querían los demócratas, pero que pudiera ser aprobado por ambas cámaras.

En cambio, el Sr. Biden decidió creerse el nuevo FDR e impulsó el programa más ambicioso desde la Gran Sociedad de Lyndon Johnson. Por supuesto, Johnson aprobó gran parte de su legislación con una mayoría a prueba de filibusteros en el Senado, mientras que Biden tenía un margen efectivo de un escaño en la cámara alta. Para que esto tuviera éxito, Manchin tendría que suicidarse políticamente, una estrategia no muy inteligente.

Manchin se dio cuenta de ello e hizo todo lo posible para dar a Biden algunos éxitos políticos. Se plegó a la línea del partido y votó a favor del paquete de ayuda al COVID a principios de este año, luego prometió y entregó un proyecto de ley de infraestructuras bipartidista que obtuvo el apoyo de casi 20 senadores del GOP, incluido el líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell (R-KY). Si Biden se hubiera centrado únicamente en un proyecto de ley limitado a las infraestructuras, podría haber dado una vuelta de campana en su primer año como presidente, pero intentó ser el nuevo FDR (sin su carisma ni su mayoría en el Congreso) y fracasó. Ese error de cálculo es culpa de Biden, no de Manchin.

congreso
El fracaso de Biden en 2021 es de su propia cosecha. (EFE)

Los demócratas pueden culpar a Manchin de los fracasos de Biden, pero en realidad hizo lo mejor que pudo para salvar la agenda de Biden dentro de sus limitaciones políticas. De hecho, el único logro político de la administración Biden (y uno notable) se produjo gracias al Sr. Manchin, no a Bernie o a AOC.

Un Partido Demócrata racional aprendería de Manchin e intentaría replicar su éxito en los estados rurales de todo el país. Sin embargo, parece que los demócratas han decidido echar toda la culpa a su senador más importante con la esperanza de intimidarlo para que llegue a un acuerdo. No funcionó en 2021, y no funcionará en 2022.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
the lost city andy garcia

The Lost City (2005): la canción de amor a Cuba de Andy García

Next Article
Desacelera el crecimiento económico de USA: apenas sube 0,6 % en el tercer trimestre

Desacelera el crecimiento económico de USA: apenas sube 0,6 % en el tercer trimestre

Related Posts
Total
0
Share