fbpx
Los Democratas Usan La Pandemia Para Beneficio Politico

Cómo la izquierda aprovechó la pandemia para su ventaja política

La izquierda usó la pandemia del COVID con éxito para violar las leyes electorales, y están de vuelta con el cambio climático, el BLM y el control de armas

[Read in English]

La extrema izquierda vio la pandemia global de COVID-19 como la oportunidad perfecta para centralizar el poder a través de la extralimitación ejecutiva y los poderes policiales ejecutivos. El abuso de estos poderes está distorsionando nuestra forma de gobierno, haciendo caso omiso de los controles y equilibrios, e impulsando a nuestro país hacia un camino sin precedentes y sin retorno.

La Constitución de los Estados Unidos y las leyes electorales fueron violadas imprudentemente en nombre de COVID. Pocos contraatacaron porque temían ser acusados ​​de restar importancia a una pandemia grave. El gobierno prestó mucha atención, y ahora, están de vuelta con la misma estrategia para impulsar una agenda radical de cambio climático, leyes contra los derechos de armas y reformas contra la policía lideradas por el groupo marxista BLM (“las vidas negras importan”)—todo en nombre de las epidemias de salud y pandemias

El “racismo sistémico” y la brutalidad policial como una supuesta crisis de salud pública: otra pandemia

En 2020, la ACLU emitió un informe titulado “La otra epidemia: tiroteos policiales fatales durante COVID-19,” afirmando falsamente que hay una “epidemia de violencia policial” que se dirige “desproporcionadamente” a los estadounidenses negros. En un artículo del Washington Post, Osagie K. Obasogie escribió que “la policía que mata a personas negras también es una pandemia”, comparando a nuestra gran fuerza policial con el mortal virus COVID-19. Obasogie argumenta ambiguamente que “la violencia policial es una crisis de salud pública”. De manera similar, Len Strazewski escribió para la Asociación Médica Estadounidense (“AMA”), sin pruebas, que “la brutalidad policial es una cuestión de salud pública“. No parar esta pandemia, según la AMA, conduciría a “lesiones innecesarias y costosas” y, en última instancia, a la “muerte”.

Las universidads y el Partido Demócrata impulsan su agenda

Las universidades, tambien izquierdistas, se ha unido a este movimiento, con Harvard afirmando en un artículo que “el racismo es una crisis de salud pública“. En el mismo artículo, Harvard celebró la presentación de la congresista Ayanna Pressley (D-MA) y la senadora Elizabeth Warren (D-MA) de un proyecto de ley que busca abolir el “racismo” en la “salud pública”. Irónicamente, el mismo proyecto admite que el gobierno federal no tiene “suficiente información” sobre el supuesto racismo sistémico en salud pública, por lo que están pidiendo la creación de un “Centro Nacional de Antirracismo”, que le daría al gobierno autoridad burocrática definida más vagamente para hacer cumplir su agenda progresista. En la práctica, el centro estaría a cargo del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (“CDC”).

Sin embargo, el CDC ya ha pedido reformas propias para “enfrentar los sistemas y políticas” que han dado lugar a “un aumento de las desigualdades de salud raciales y étnicas”, afirmando en última instancia que “el racismo es una grave amenaza para la salud pública”. La revista The Lancet, a través del profesor de Estudios Afro-Americanos en la Universidad de la Ciudad de Birmingham Kehinde Andrews, presentó un artículo titulado “El racismo es la crisis de salud pública”.

Es difícil no ver una tendencia aquí.

“Epidemia de violencia armada”

La administración de Biden emitió una hoja informativa que destaca sus acciones para frenar la llamada “epidemia de salud pública por violencia armada”. El Washington Post celebró rápidamente el tema demagógico, publicando un artículo titulado “finalmente, un presidente toma la epidemia de violencia armada en Estados Unidos“. En el mismo comunicado, el cual incluye un puñado de órdenes ejecutivas potencialmente inconstitucionales, la Casa Blanca se enorgullece de decir que “no esperarán a que el Congreso actúe”.

Estas órdenes, como se esperaba, limitan la libertad garantizada constitucionalmente de los ciudadanos del pais para defenderse con armas. El objetivo de esta administración, basado en sus propias políticas anti-armas y promesas de campaña, es quitarles las armas a los estadounidenses.

Quienes se niegan están perpetuando una epidemia de salud y causando la muerte.

Uso de poderes de emergencia para abordar la supuesta “emergencia” del cambio climático

El cambio climático también supuestamente ha contribuido al “aumento vertiginoso de las tasas de enfermedades infecciosas”, al menos eso dice Abrahm Lustgarten de ProPublica. Lustgarten sostiene que “ignorar” el cambio climático y las pandemias sería un “engaño peligroso”.

Es casi imposible ignorar el patrón aquí: elegir una agenda política, agregar “epidemia” o “pandemia” al tema de conversación y etiquetar a quienes se oponen a ella como anti-salud pública o incluso como contra los humanos.

El líder de la mayoría en el Senado, Chuck Schumer (D-NY), está presionando a Biden para que declare una “emergencia climática”, lo que desbloquearía poderes ejecutivos sin precedentes para resolver el supuesto problema del cambio climático. Estos poderes ejecutivos dañarán a Estados Unidos con planes costosos e ineficaces.

Estos poderes ejecutivos mejorados, explicó el Washington Post, incluirían “la gestión de la tierra y el despliegue militar”. Pero, ¿por qué el gobierno federal necesitaría el despliegue de nuestro ejército para hacer frente al cambio climático? ¿Pueden los militares detener cualquier cambio potencial en el clima? No pueden. Sin embargo, el gobierno puede utilizar a los militares para evitar que los ciudadanos contaminen y continúen con la “emergencia climática”. Creando en si un sistema militarista.

Poderes ejecutivos y anarquía de las elecciones de 2020

Esta técnica recién descubierta del Partido Demócrata, si se practica de manera consistente y exitosa, dará un gran golpe a los controles y contrapesos de nuestro país, dejando a una de las partes en pie. Sucedió durante las elecciones presidenciales de 2020: se ignoraron las leyes que protegen las firmas de los votos ausentes, se consolidaron los centros de escrutinio y al mismo tiempo se limitaron los trabajadores electorales, se enviaron por correo millones de votos ausentes no solicitados, se eliminó la cadena de custodia de los votos, se impidió a los estados cumplir con sus deber constitucional de proteger sus elecciones. Todo en nombre de la pandemia.

Quienes se atrevieron a pedir investigaciones o auditorías fueron flagrantemente amenazados con investigaciones penales por parte del estado, como sucedió en 2020 con la fiscal general de Michigan contra funcionarios locales y estatales.

Camino sin retorno

COVID-19 se utilizó para aprobar algunas de las políticas de izquierda más radicales que nuestro país ha presenciado. El poder ejecutivo (estatal y federal) ha aumentado a niveles peligrosos y nuestros tribunales lo permitieron. Con esta tendencia creciente, esta avalancha interminable de emergencias estatales aplastará nuestras libertades civiles. Argumentarán que hay una epidemia contra el aborto y una emergencia del capitalismo. Etiquetarán a los disidentes como “radicales” en contra de la salud. Esto, entre otras técnicas, conducirá a una completa centralización del poder y a un cambio de nuestros controles y equilibrios. Si permitimos que nuestro gobierno federal tome este camino, la Constitución y la estructura de gobierno de nuestro país serán irreconocibles.

Este artículo apareció originalmente en la American Voter’s Alliance.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Cuba, El American

¿Es Internet un arma eficaz para que Cuba recupere su libertad?

Next Article
Wikipedia, El American

El mismísimo cofundador de Wikipedia desconfía de la enciclopedia virtual por su "sesgo ideológico" de izquierda

Related Posts
Total
6
Share