fbpx
Elizabeth Warren impuesto a la riqueza

Demócratas quieren imponer un impuesto a la riqueza

En 1990, 12 países de la eurozona tenían algún tipo de impuesto a la riqueza, en la actualidad solo Noruega, España y Suiza lo mantienen

[Read in English]

La senadora de Elizabeth Warren (D-Mass) y otros legisladores progresistas han introducido un proyecto de ley que de ser aprobado impondría un impuesto del 2 % sobre la riqueza a los 100,000 hogares más ricos de Estados Unidos.

La propuesta fue hecha con el estudio de los economistas progresistas Emmanuel Saez y Gabriel Zucman de la universidad de Berkeley, quienes proponen que el impuesto se imponga para los hogares con una fortuna superior a los $50 millones. De ser aprobada el proyecto de ley los hogares comenzarían a pagar impuestos en el 2023 con las estimaciones hechas en el 2022.

Un 1 % adicional será cobrado para los hogares con una riqueza superior a los $1,000 millones, y otro 1 % adicional será impuesto a los 100,000 hogares cuando el programa Medicare for All sea puesto en marcha, lo que representaría un impuesto 4 % sobre la riqueza a los hogares con más de $1,000 millones en activos.

Los economistas progresistas Gabriel Zucman (derecha) y Emmanuel Saez han sido los principales arquitectos del impuesto a la riqueza que propone Elizabeth Warren. (Efe)
Los economistas progresistas Gabriel Zucman (derecha) y Emmanuel Saez han sido los principales arquitectos del impuesto a la riqueza que propone Elizabeth Warren. (Efe)

Según Zucman y Saez su impuesto a la riqueza podría recaudar más de $3.3 billones para el Tesoro Federal en menos de 10 años.

Aunque no lo mencionan en su carta más reciente enviada a la senadora Warren, los economistas también han abogado por un impuesto de salida del 40 % de la riqueza en caso de que el inversionista decida irse de los Estados Unidos para así desincentivar la fuga de capitales.

Los problemas del impuesto sobre la riqueza

Un impuesto a la riqueza plantea considerables problemas desde el punto de vista económico y legal. Para comenzar, la Constitución prohíbe explícitamente al Congreso implementar cualquier “capitación u otro impuesto directo […] a menos que sea proporcional al censo o enumeración en este documento antes de que se indique su toma”, por lo que hay dudas si un impuesto a la riqueza podría ser implementado a nivel federal pues afectaría desproporcionadamente a los estados más ricos.

Por otro lado, el impuesto económico trae otros retos considerables a nivel económico pues este impuesto es de difícil recaudación, valoración y no es tan efectivo para alimentar el fisco como ya lo experimentaron las economías europeas hace más de 20 años.

La experiencia europea da un indicio sobre la ineficacia de un impuesto a la riqueza. En 1990, 12 países de la eurozona tenían algún tipo de impuesto a la riqueza, en la actualidad solo Noruega, España y Suiza mantienen un tipo de impuesto a la riqueza, pero estos distan mucho de ser el impuesto del 3 % sobre el valor de todos los activos como pretende la senadora Warren.

El impuesto a la riqueza en Francia ahuyentó miles de millonarios hasta que finalmente Emmanuel Macrón decidió terminarlo en 2018. (Efe)
El impuesto a la riqueza en Francia ahuyentó miles de millonarios hasta que finalmente Emmanuel Macrón decidió terminarlo en 2018. (Efe)

La razón por la que los países europeos abandonaron el impuesto a la riqueza es que éste penalizaba desproporcionadamente a las personas con muchos activos pero poca liquidez, era costoso de administrar, distorsionó el ahorro y la inversión en toda la eurozona, y fracasó en cumplir las promesas de recaudo. Solo en Francia entre del 2000 al 2012, 42,000 millonarios salieron del país, debido a problemas que generó el impuesto. Finalmente Emmanuel Macron terminó matando el impuesto.

El problema de un impuesto a la riqueza es que parte de la noción de que una alta capitalización en activo equivale a mucha liquidez. Desafortunadamente para la senadora Warren, aunque Jeff Bezos sea el hombre más rico del mundo, su salario anual no supera lo $100,000, por lo que Bezos para poder cumplir con el impuesto de Warren tendría que vender un porcentaje de Amazon para poder pagarlo.

Normalmente las familias americanas amplían su riqueza un 5 % al año, un impuesto de la riqueza del 3% sobre el patrimonio sería el equivalente a privar del 60 % de sus ingresos anuales a una familia normal. Incluso suponiendo que los megáricos expanden su fortuna a un ritmo más rápido que las familias americanas corrientes, es difícil pensar en una fortuna que a largo plazo crezca por encima del crecimiento del PIB.

En otras palabras este impuesto lograría desincentivar la inversión de largo plazo y con retornos inciertos como investigación y desarrollo, e incentivaría inversiones que prioricen una mayor liquidez en el corto plazo, castigando fuertemente al inversionista de largo plazo, cuyo portafolio no genere los rendimientos suficientes para pagar el impuesto de Warren.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
carano, El American

Bill Maher defendió a Gina Carano

Next Article
Senado descarta salario mínimo

El salario mínimo no irá en el plan de estímulo

Related Posts
Total
4
Share