fbpx
Demócratas, Ley Pro, El American

Demócratas reintroducen ley laboral que destruiría a Uber, y esta vez sí podría aprobarse

Ley PRO de Nancy Pelosi y Chuck Schumer es un caso para el estudio de las consecuencias no deseadas

[Read in English]

Por Brad Polumbo

Con el control del Congreso y la Casa Blanca, los demócratas están haciendo que las medidas laborales una de sus primeras prioridades. Irónicamente, eso es en realidad una mala noticia para los contratistas independientes y los trabajadores de la economía de cooperativas en todo el país.

La legislación en el centro de su agenda es la “Ley PRO”, que los demócratas acaban de reintroducir con patrocinadores que incluyen a la presidenta de la Cámara Nancy Pelosi y al líder de la mayoría del Senado Chuck Schumer. Entre otras muchas cosas, el proyecto de ley restringiría severamente la definición legal de los contratistas independientes de una manera que acabaría en gran medida con lo que se llama la gig economy tal y como la conocemos. 

La intención declarada de los legisladores es proteger a los trabajadores y reforzar sus derechos ante la ley. A través de la reclasificación de los contratistas independientes, los demócratas esperan obligar a las empresas de la gig economya contratar a los trabajadores como empleados y, por tanto, a proporcionarles los salarios y beneficios correspondientes. 

“Los hombres y mujeres que trabajan son la columna vertebral de nuestra economía y la base de nuestra fuerza”, dijo Pelosi. “Con los trabajadores estadounidenses viendo sus vidas y sustentos de vida devastados por la actual pandemia y crisis económica, la reintroducción de la Ley PRO es más importante que nunca”.

“Me enorgullezco al unirme a mis colegas en la presentación de esta legislación para poner más dinero en los bolsillos de los estadounidenses que trabajan duro, creando una base que proporcione salarios dignos a nuestras familias”, añadió Schumer. 

El contexto aquí es crucial, porque esta legislación no sale de la nada. Está inspirada en una ley similar pero muy controvertida de California, la “AB5”, que también obligaba a reclasificar a los contratistas independientes. 

El presidente Biden apoyó la AB5 en su momento, y ha dejado constancia de que también apoya la Ley PRO. Y ahora que los demócratas controlan el Congreso, podría ser aprobada por la Cámara de Representantes y encontrar el apoyo de la Casa Blanca. La única pregunta sería si podría pasar por el Senado, que está muy dividido. 

Por ello, vale la pena examinar el amplio impacto que esta legislación tendría sobre la economía. 

La Ley PRO prohibiría de un plumazo millones de puestos de trabajo existentes. 

Al fin y al cabo, haría ilegal cualquier acuerdo de contratistas independientes en el que el trabajador preste servicios dentro del “curso habitual del negocio del empleador”, lo que significa que trabajos como los conductores de Uber, los conductores de Doordash, los repartidores de comestibles de Instacart y otros dejarían de existir tal y como los conocemos. En Estados Unidos hay unos 10.6 millones de contratistas independientes, que representan el 6.9 % del total del empleo. Es posible que la ley no afecte a algunos de estos trabajadores y que otros sean contratados a tiempo completo. Pero no cabe duda de que millones más se quedarían sin trabajo.

Por ejemplo, sólo Uber emplea a más de un millón de conductores en Estados Unidos. Es casi seguro que todos ellos perderían sus puestos de trabajo en virtud de la Ley PRO, porque Uber ya tiene pérdidas, no ganancias, y añadir un contratista independiente como miembro de la plantilla de pleno derecho supone unos 3,625 dólares por conductor. Las matemáticas básicas dicen que la mayoría de estos trabajadores acabarán siendo despedidos; Uber podría incluso hundirse. Después de todo, la legislación de California estuvo a punto de obligar a Uber y Lyft a cerrar sus operaciones en el Golden State hasta que un referéndum de última hora modificó la ley

Uber es sólo una empresa y un ejemplo. Pero los trabajadores autónomos, como periodistas, fotógrafos, floristas, músicos y otros, perdieron el trabajo en California bajo una legislación similar a la Ley PRO. 

“La transcripción me permitió quedarme en casa, ser mi propio jefe y controlar mi flujo de trabajo y con quién trabajo”, dijo la transcriptora Dori Lehner, de 72 años, en el Foro de Mujeres Independientes. “Ahora sólo tengo un cliente directo, y sólo tengo trabajo cuando ellos lo tienen. Mis ingresos han bajado a una cuarta parte de lo que era antes del AB5”.

“Un estudio no puede contratarme y ponerme en nómina por una conferencia de una o dos horas que hago una vez al mes”, dijo a IWF la instructora de yoga a medio tiempo Jennifer O’Connell

“Eso ha acabado con mucho trabajo”, añadió, explicando que ha perdido aproximadamente tres cuartas partes de sus ingresos como autónoma.

Los autores de la Ley AB5 y de la Ley PRO probablemente creían sinceramente que iban a ayudar a trabajadores como Lehner y O’Connell. Pero los desagradables resultados de su ingenuidad política dejarán a muchos como ellos sin empleo.

La lección es clara. La última propuesta laboral de los demócratas es un caso de estudio sobre las consecuencias imprevistas, que inevitablemente afectan a las intervenciones del gobierno engrandecido en una economía amplia y diversa.

“Las políticas económicas deben ser analizadas de acuerdo con los incentivos que crean, en lugar de las esperanzas que las inspiraron”, escribió una vez el famoso economista de libre mercado Thomas Sowell. “Los programas que se etiquetan como para los pobres, para los necesitados, casi siempre tienen efectos exactamente opuestos a los que sus bien intencionados patrocinadores esperan que tengan”.

“No es suficiente… respaldar una legislación que tenga un título bonito y prometa hacer algo bueno”, escribió de forma similar el economista Robert P. Murphy para FEE, la Fundación para la Educación Económica. “La gente tiene que pensar en todas las consecuencias de una medida política, porque a menudo conducirá a una cura peor que la enfermedad”. Está claro que Nancy Pelosi y Chuck Schumer no han pensado en esto. Si la iniciativa PRO se convierte en ley, no ayudará a los trabajadores independientes, sino que eliminará sus puestos de trabajo o los despojará de la flexibilidad que los atrajo a la economía de los gigs o contratistas en un principio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Alberto Benegas Lynch, Padre, El American

Alberto Benegas Lynch padre y el liberalismo argentino

Next Article

28 órdenes ejecutivas en sólo dos semanas. ¿Qué clase de "democracia" es ésta?

Related Posts
Total
34
Share