fbpx
Destruction is not a Blessing for the Economy

La destrucción no es una bendición para la economía

El hecho de que algunas personas vean bendiciones en la destrucción es un indicio de que tenemos mucho que educar en economía

[Read in English]

Ahora que la temporada de huracanes de 2021 está en marcha, esperen que una idea muy tonta haga múltiples reapariciones.

Cada vez que la madre naturaleza produce una devastación impresionante, no solo a través de las tormentas, sino también de terremotos y otros desastres, esta idea surge de todos los rincones. En medio de rascacielos reducidos a montones de escombros, autopistas levantadas y retorcidas, casas arrasadas por inundaciones o incendios, docenas o cientos de muertos y heridos, muchos adultos afirman: la economía recibirá ahora un impulso mientras nos ocupamos de reponer lo perdido.

La destrucción, dice el argumento, requiere reparación y reconstrucción. Eso significa la creación de nuevos puestos de trabajo. Las catástrofes estimulan la actividad económica, convirtiendo al menos parte del dolor de la devastación en una bendición nacional. O eso nos dicen.

Tras el terrible terremoto que sacudió Kobe (Japón) en enero de 1995, Nicholas D. Kristof publicó lo siguiente en The New York Times: «A pesar de la devastación, algunos expertos dijeron que en cierto modo el terremoto podría dar un impulso a una economía que lucha por recuperarse de una larga recesión». El gasto necesario para reconstruir el puerto de Kobe, escribió, «puede dar un estímulo a la economía de Japón, la mayor del mundo después de la de Estados Unidos».

Esta noción de que la destrucción es un estímulo económico no es nueva. Después de la Segunda Guerra Mundial, algunos de los que examinaron los restos de Europa Occidental argumentaron que el esfuerzo de reconstrucción levantaría la economía continental.

Reflexionando sobre aquellos años, el primer ministro británico Harold Wilson explicó una vez el rápido ascenso de Alemania y el estancamiento de Gran Bretaña en estos términos: Alemania tuvo la suerte de tener su capacidad de fabricación totalmente aniquilada, mientras que Gran Bretaña seguía utilizando plantas que habían sobrevivido a la guerra. La implicación era que Gran Bretaña estaría mejor hoy en día si solo Alemania hubiera lanzado muchas más bombas sobre ella en la década de 1940.

En 1993, el entonces secretario del Tesoro de Estados Unidos, Lloyd Bentsen, declaró abiertamente que la economía del país recibiría un saludable estímulo debido a las terribles inundaciones en el Medio Oeste.

El execonomista y ahora portavoz de la propaganda socialista a tiempo completo, Paul Krugman, propugnó la misma tontería tras los ataques terroristas del 11-S en New York y Washington hace veinte años. «Parece casi de mal gusto hablar de dólares y centavos después de un acto de asesinato en masa», escribió, pero los ataques podrían «hacer algún bien económico». Manhattan «necesitaría algunos edificios de oficinas nuevos» y «la reconstrucción generará al menos algún aumento del gasto empresarial» nos aconsejaba este charlatán.

¿Se imaginan a los supervivientes de estos terribles sucesos consolados con tales garantías? Que yo sepa, nadie —repito, nadie— ha dicho nunca: «¡Me alegro tanto de que mi casa haya sido arrasada porque ahora tengo la oportunidad de reconstruirla y estimular la economía!».

Entonces, si alguien cuya vida u objetos de valor se arruinan en un desastre proclama que el evento es una bendición, ¿cómo es que puede sumar toda su miseria y proclamar que el resultado es algo bueno? Respuesta: no puede porque no lo es, y punto.

Lo que es perjudicial o desastroso para un individuo también lo es para el conjunto de individuos que conforman una nación. Nadie podría pensar que una catástrofe natural es una ventaja económica si piensa primero en las personas cuyos bienes fueron arrasados.

Algunas personas simplemente no utilizan la cabeza para pensar en esto. Se fijan en uno o dos árboles e ignoran el bosque.

Pensemos en un ladrón que va de casa en casa cogiendo todo el botín que puede conseguir y luego lo gasta en el centro comercial local. Puede que los propietarios de las tiendas aprecien su negocio, pero eso no es lo mismo que decir que ha ayudado a la economía en su conjunto. Cada dólar que el ladrón gasta en el centro comercial es un dólar que no puede ser gastado por las personas a las que realmente pertenece el dinero.

Si a las víctimas de la catástrofe les cuesta mil millones de dólares la reconstrucción, son mil millones que no tendrán para otras cosas. Muchas cosas se perdieron para siempre porque eran sencillamente insustituibles a cualquier precio. Cualquiera que se limite a observar el aumento de la actividad de la construcción a medida que la gente gasta para reconstruir y concluya que una catástrofe es una especie de bendición económica, está ciego ante el panorama general.

En un artículo de 2016 titulado Hurricanes Have No Silver Lining (Los huracanes no tienen su lado bueno), Dan Sánchez, de la Fundación para la Educación Económica, escribe: «La economía sólida, el sentido común y la decencia común llegan a la misma conclusión: que los desastres naturales son realmente desastres para los afectados. Y las víctimas merecen nuestra simpatía y apoyo incondicionales».

Se trata de una verdad que el economista francés Frédéric Bastiat expuso claramente hace casi dos siglos y que el economista del siglo XX Henry Hazlitt reafirmó y popularizó como «la falacia de la ventana rota».

El hecho de que algunas personas que deberían saber más vean bendiciones en la destrucción es una señal de que tenemos mucho que educar en economía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article

Culture War: el neomarxismo sabe que para triunfar debe destruir los valores de Occidente

Next Article
mito del sistema de salud cubano

El mito del sistema de salud cubano

Related Posts
Total
1
Share