fbpx

El récord de Trump

La responsabilidad individual, el amor a la patria, el respeto a la ley y a su imperio, la creencia en un orden trascendental superior, la subscripción al sistema de libre empresa y la comprensión de que la libertad es el derecho natural más preciado, fueron las directrices morales que impulsaron las políticas del 45º presidente

[Read in English]

Donald J. Trump es ahora oficialmente un expresidente. La historia demostrará que su papel como gestor de Estados Unidos fue seminal por muchas razones. El cambio de paradigma que comenzó a consolidarse en 2016, por el que Trump merece un gran crédito, fue una reafirmación en el siglo XXI de los valores y las creencias del excepcionalismo americano. Este renacimiento nacional supuso un repudio de facto a una cosmovisión internacionalista (o globalista) que se afianzó entre las democracias tras la Segunda Guerra Mundial y se acentuó secuencialmente tras el colapso de la Unión Soviética. La esfera económica recibió la primacía, dejando a un lado los principios ideológicos y antropológicos fundamentales y entregando la cultura a los ingenieros sociales intelectuales de tendencia marxista. Tanto los liberales como los conservadores de la vieja derecha acabaron siendo acompañados por los socialistas en el escenario del mercado mundial, a pesar de tener credenciales éticas desiguales.

Hay una moralidad para cada curso político. Trump siguió un camino alineado con los principios idiosincrásicos innatos de Estados Unidos que preceden a la Revolución Americana, pero que se entienden mejor en la Declaración de Independencia y en la ruta fundamental que siguió y que hizo de Estados Unidos el país más libre y próspero de la tierra. La responsabilidad individual, el amor a la patria, el respeto a la ley y a su imperio, la creencia en un orden trascendental superior, la subscripción al sistema de libre empresa y la comprensión de que la libertad es el derecho natural más preciado, fueron las directrices morales que impulsaron las políticas del 45º presidente. Esto es lo que nos dice la evidencia empírica.

Economía

La economía de Trump fue testigo del mayor patrón de crecimiento de cualquier presidente de un solo mandato. No fueron solo las cifras absolutas en el tamaño aumentado de los bienes y servicios de la nación, medidos por los índices aceptados. Se trató de un auge económico que benefició más a la clase media trabajadora y al estrato de menores ingresos de la población, cuantificado en porcentajes. Hubo causas claras para esta exitosa política. Se puede atribuir principalmente a la aplicación simultánea de tres estrategias: (1) el diseño del mayor conjunto de reducción de impuestos, con una reformulación del código tributario; (2) liberar la economía americana desmantelando un aparato regulatorio enorme que ahogaba el crecimiento y la innovación; (3) y acatar el precepto del nacionalismo económico que corrigió los pactos abusivos y las prácticas comerciales que perjudicaban a los americanos de clase trabajadora, especialmente a los que no tenían un título universitario y desincentivaban a las empresas multinacionales a hacer de Estados Unidos su base.

En consonancia con la práctica de otros presidentes como Calvin Coolidge, John F. Kennedy, Ronald Reagan y George W. Bush, los recortes fiscales se pusieron al servicio de Estados Unidos. El objetivo era hacer crecer la economía, generar riqueza para la sociedad y ampliar los ingresos para el Estado, por la vía de agrandar el pastel económico. La Ley de Recortes de Impuestos y Empleos de 2017 de Trump, el mayor paquete de reformas fiscales en la historia de Estados Unidos, tuvo que ver mucho con el enorme éxito económico de su administración. Los 3.2 billones de dólares de desgravación fiscal provocaron un nivel de generación de riqueza nunca visto. Simultáneamente, y como complemento total, se puso en marcha una política de desregulación agresiva.

Por cada nueva regulación, se eliminaron ocho. Esto no tiene precedentes y sólo es comparable en principio a la presidencia de Reagan. La eliminación, por parte de Trump, de cerca de 25,000 páginas del Registro Federal, la mayor por parte de cualquier presidente, supuso un ahorro para la familia media americana de unos 3,100 dólares al año. Solo la administración Obama había añadido más de 16,000 páginas de regulaciones onerosas. Una vez que se implemente por completo, si la maquinaria desreguladora de Trump puede persistir, se pronostica que potencialmente ahorrará a los consumidores y a las empresas más de 220 mil millones de dólares al año.

La política de nacionalismo económico consistía en modificar y/o renegociar los acuerdos comerciales, el uso de (o la amenaza de usar) los aranceles como palanca para abrir los mercados extranjeros a los productos estadounidenses, utilizar los ingresos generados por los aranceles recaudados y fomentar un clima fiscal y regulatorio más hospitalario para las empresas y los inversores en Estados Unidos. Este camino fue atestiguó la repatriación de más de 1.2 billones de dólares del extranjero. He aquí en lo que todo esto se tradujo para la sociedad americana, debido a la estrategia económica tríada de Trump de los recortes/reforma fiscal, la desregulación y el nacionalismo económico. Los resultados fueron extraordinarios.

En todas las áreas metropolitanas de Estados Unidos, los ingresos aumentaron por primera vez en más de 30 años. Se duplicó esta cantidad sobre la del Gobierno de Obama. Los trabajadores de manuales (“cuello azul”) y de bajos ingresos, bajo la economía de Trump, fueron los que más aumentaron sus salarios, con un incremento salarial del 16 %. Los ingresos de las familias de clase media saltaron a más de 6,000 dólares, que es más de cinco veces superior a la cantidad durante el Gobierno de Obama. Sí, el Dow superó la cifra de los 20,000 por primera vez en 2017 y en 2020, superó los 30,000. Se generó una riqueza enorme. Sin embargo, fue el 50 % de los hogares americanos con los ingresos más bajo los que fueron testigo de un aumento galopante del 40 % en su patrimonio neto. Esto resultó en la mayor reducción de la pobreza en 50 años. Más de 4 millones de americanos abandonaron ese estrato entre 2018 y 2019.

Con más de 7 millones de puestos de trabajo nuevos engendrados y el mayor número de personas que participaron en la fuerza laboral, casi 160 millones, hubo más puestos de trabajo disponibles que personas disponibles para trabajar durante más de 40 meses consecutivos. Cabría esperar que esta colosal economía generadora de empleo tuviera unas tasas de desempleo mínimas. Así fue. Con una tasa de desempleo del 3.5 %, se estableció el nivel más bajo en 50 años. De acuerdo con el enfoque de esta estrategia económica, los negros, los hispanos, los asiáticos, las mujeres y los nativos americanos, así como los veteranos, las personas con discapacidades y los que no tienen un diploma de secundaria, evidenciaron tasas de desempleo récord. En comparación con el pésimo historial de Obama, los puestos de trabajo bajo Trump se recuperaron 23 veces más rápido.

Otros dos factores pesaron favorablemente a la hora de hacer posible este auge económico de los obreros y la clase media. El profundo ambiente regulatorio y la capitalización de todo el potencial energético de Estados Unidos lo colocaron, por primera vez en más de 70 años, como exportador neto de energía encabezando la lista mundial. Esto representó un ahorró a la familia media americana de un promedio de unos 2,500 dólares al año en precios más bajos de la electricidad y la gasolina. Los acuerdos comerciales, ya sea los abandonados, renegociados o recién iniciados, favorecieron fuertemente a los trabajadores americanos, especialmente en los sectores manufacturero, agrícola, de la construcción y otros relacionados.

El Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá (USMCA), la reformulación de la relación comercial de Estados Unidos con China, el compromiso activo con la Unión Europea y Japón para promover reformas muy necesarias en la Organización Mundial del Comercio, así como los avances con otros socios comerciales mundiales, hicieron mucho para, no sólo proteger los empleos americanos, sino también para estimular la activación de nuevas aperturas que vieron aumentar los niveles de producción, así como las ya mencionadas escalas salariales. Las grietas en el antiguo acuerdo del TLCAN que beneficiaban a China en detrimento de los trabajadores americanos, mexicanos y canadienses, encontraron remedio en el USMCA. En el nuevo acuerdo, el requisito de que el 75 % de las piezas de los vehículos tengan que fabricarse dentro del terreno de los tres países, le negó a China el rol que había disfrutado como aprovechador.

Es impresionante observar que la economía de Trump fue capaz de soportar esta impresionante expansión sin generar un alto nivel de inflación. El promedio de los cuatro años de mandato del 45º presidente fue del 1.75 % (2017-2020). Si se excluyera el año de deflación de 2020 por el virus chinocomunista, la cifra trienal seguiría siendo baja, del 2.13% (2017-2019).

USA, dólares
Cuestiones domésticas

En el ámbito doméstico, hubo enormes mejoras. Pensemos en la sanidad. Los precios de los medicamentos recetados se redujeron por primera vez en 51 años. Al añadir aproximadamente 2,100 opciones nuevas de planes Medicare Advantage, los americanos de edad avanzada disfrutaron de mayores alternativas de atención sanitaria con este aumento del 76 %. Se redujeron en gran medida las prescripciones de opioides y, en consecuencia, las muertes por sobredosis de drogas cayeron en todo el país en 2018, por primera vez en casi 30 años.

El impacto de Trump en el Poder Judicial en todo Estados Unidos, no puede ser subestimado. Se nominaron y confirmaron 230 jueces federales. Se logró llenar casi un tercio de toda la banca judicial de apelación, con la confirmación de 54 jueces en los tribunales de apelación de Estados Unidos. De hecho, fue la primera vez en 40 años que se cubrieron todas las vacantes de los tribunales de apelación. El máximo tribunal del país, la Corte Suprema, amplió su mayoría conservadora con los tres nombramientos de Trump.

Supreme Court US

En materia del medio ambiente, otro ámbito que los medios de comunicación han ignorado groseramente, el historial de Trump puede presumir de un éxito enorme. La retirada del Acuerdo Climático de París, además de haber sido una elección económica (y de seguridad nacional) seminal, permitió que el ingenio tecnológico americano y el enfoque de la propiedad privada, colocaran a Estados Unidos en el lugar privilegiado de tener la mayor reducción de emisiones de carbono de cualquier país. Como resultado de la fuerte caída de las emisiones contaminantes, la calidad del aire, entre 2017 y 2019, se volvió un 7 % más limpia. El estado del agua de Estados Unidos es dos veces más limpio que cuando Trump asumió el cargo. De hecho, en tres años y medio, la mejora de la calidad del agua superó los resultados de los ocho años de Obama. La Agencia de Protección Ambiental, en 2019, limpió más sitios de contaminación importantes de lo que se había hecho en casi 20 años. Haciéndose eco del compromiso conservacionista de Theodore Roosevelt, la firma por parte de Trump de la Great American Outdoors Act aseguró la mayor inversión en los parques nacionales y tierras públicas de Estados Unidos de la historia.

Asuntos Exteriores

Hay que decir dos cosas sobre la presidencia de Donald Trump para apreciar plenamente sus logros en materia de asuntos exteriores. Una, que demostró ser un anticomunista leal y ardiente. El segundo factor fue su comprensión clara del peligro espantoso del islamismo radical y del terrible desorden que su predecesor causó en Oriente Medio, al favorecer el fundamentalismo chií y el régimen iraní frente a gobiernos suníes más moderados. La defensa del modo de vida americano y de su democracia fue el motor que puso en marcha su plan de dominio de la soberanía nacional, es decir, Estados Unidos primero, y abordar seriamente los desafíos a la seguridad de la nación.

Trump fue el primer presidente que identificó y abordó, de frente, la amenaza más letal para Estados Unidos desde la Unión Soviética: China comunista. El curso de coexistencia, compromiso y vinculación comercial de Occidente con el comunismo chino, en marcha desde la iniciación de Richard Nixon en 1972, produjo un monstruo que a través de medios asimétricos saqueó a la clase trabajadora americana y, lo que es más importante, ha crecido hasta convertirse en una amenaza directa para el Mundo Libre. Trump ha luchado contra poderosos grupos de interés, cabilderos empresariales, políticos y toda una clase de tecno-elitistas oligárquicos a cada paso en esta cruzada para reformular las relaciones sino-americanas. La pandemia maléfica exportada desde las instalaciones estatales de Wuhan, develó una dependencia peligrosa de Estados Unidos hacia China en ciertos productos fundamentales. El peregrinaje solitario de Trump para concienciar e impulsar la acción contra la amenaza de China roja está hoy más concurrido gracias a su persistencia.

En el hemisferio occidental, el 45º presidente captó, bien desde el principio, la naturaleza y la amenaza del socialismo continental y cómo su estructura de poder estaba estratificada. Reconociendo con maestría el papel histórico del castrocomunismo en la subversión marxista en toda América Latina, revirtió la mayoría de los acercamientos infames de Obama al régimen castrista. Una acción similar siguió en el caso de la Venezuela de Maduro; un Estado satélite dirigido desde La Habana. La intención de privar de capital a los regímenes terroristas puso de manifiesto un imperativo moral, así como una maniobra táctica, que no se había visto bajo la presidencia americana anterior. El régimen sandinista de Nicaragua tuvo un destino similar. No es una coincidencia que los marxistas del mundo, estén celebrando el cambio de gobierno en Washington.

Trump, Israel, Medio Oriente

El Medio Oriente fue reconfigurado correctivamente por las iniciativas de Trump. El califato del ISIS, el mismo que Obama insistía en que no podía ser eliminado, fue de hecho derrotado territorialmente. Esto reflejó un cambio de 180 grados en la estrategia militar que, a través de bombardeos efectivos, y operaciones de tecnología inteligente, este movimiento fundamentalista suní bárbaro fue borrado del mapa. En Siria, el brutal régimen de Assad puede seguir en el poder, sin embargo, su uso de armas químicas contra civiles fue frenado, como resultado del poderío militar que cayó sobre ellos, bajo las órdenes de Trump.

El abandono, por parte de Estados Unidos, del Acuerdo Nuclear con Irán, junto a la imposición de sanciones destinadas a frustrar el intento del régimen de construir armas nucleares, fue tanto una declaración ética como una estrategia práctica formidable. La mayor amenaza del islam radical en el mundo proviene de Irán. Trump hizo bien en impedir que la dictadura de los ayatolás siguiera el camino de la proliferación nuclear.

El enfoque adoptado con más frecuencia por los presidentes americanos para tratar de asegurar acuerdos de paz entre Israel en el mundo árabe, implicaba la cuestión de Palestina y la situaba en el centro de la ecuación. No así con Trump, que tomó un rumbo diferente. En lugar de centrarse en la Autoridad Palestina, animó directamente a los Estados árabes moderados a fomentar unas relaciones más cálidas con Israel.

El resultado de este curso diferente ha sido la firma de acuerdos de paz entre Israel y tres naciones árabes del Oriente Medio, y otras cinco han expresado su interés en establecer relaciones normalizadas con el Estado judío. Esto demostró que el traslado de la embajada de Estados Unidos a Jerusalén, como predijo Trump, no impediría la armonía en la región.

Cultural

Por muy importantes que fueran todas las iniciativas políticas de Trump en los ámbitos económico y de relaciones exteriores, fue en la esfera cultural donde mejor sirvió a la nación. El asedio de la izquierda a Estados Unidos estaba posicionado cómodamente cuando Trump ganó las elecciones de 2016. Las elongaciones del marxismo cultural como la Teoría Crítica de la Raza, la Teoría Crítica Queer, la Ideología de Género y la Teoría Crítica Feminista se habían abierto paso lentamente desde finales de los años 70, cobraron gran fuerza tras la caída del comunismo soviético, donde la academia por medio de los Estudios de Teoría Crítica, se convirtió en el último bastión recalcitrante del marxismo en ese momento.

Desgraciadamente, esto dio lugar a la toma hegemónica de la mayoría de las instituciones de educación superior y, con ello, a una mayor receptividad a las visiones marxistas del mundo por parte de los graduados. Fue cuando Obama, un creyente verdadero en la mentalización de la lucha de clases, fue elegido presidente, que la hegemonía cultural socialista fue promovida, no sólo desde los epicentros de los medios de comunicación de masas y sociales, sino desde la sede del gobierno. Trump con su victoria electoral se convirtió en el baluarte que se interpuso entre el izquierdismo y el Credo Americano.

Una orden ejecutiva que condiciona los fondos federales a la protección de la libertad de expresión en las universidades públicas, fue solo un ejemplo de cómo Trump defendió la Primera Enmienda. La libertad religiosa, otro derecho de la Primera Enmienda, recibió también gran atención. Trump emitió una guía para las escuelas que insistía en el hecho de que era inconstitucional que cualquier centro público de enseñanza prohibiera el libre ejercicio de la religión dentro de su espacio. Al originar la Alianza Internacional para la Libertad Religiosa, Estados Unidos unió a las naciones en el objetivo común de detener la persecución religiosa en el mundo.

La santidad de la vida era una prioridad para Trump. Sin duda, ha sido uno de los presidentes provida más enfáticos de la historia. Utilizando un sinfín de instrumentos y estrategias legales, hizo uso de esta autoridad para limitar, desalentar o prohibir la financiación pública del aborto, y restableció y amplió la Política de la Ciudad de México. Trump se aseguró de que las personas que trabajan en las empresas médicas, educativas y religiosas estuvieran protegidas de tener que seguir políticas que chocaran con sus creencias de conciencia y religiosas.

La enseñanza de la Teoría Crítica de Raza en el Gobierno Federal, uno de los proyectos de Obama, fue interrumpida de forma categórica. En su lugar, Trump trató de revivir una versión del siglo XXI de los cursos de civismo americano que se enseñaban en la escuela primaria para promover los valores americanos. La Comisión 1776 fue un proyecto emblemático de Trump, creado con el propósito expreso de fomentar la educación patriótica. En línea con ello, un Jardín Nacional de Héroes Americanos, uno de sus últimos testamentos para preservar la historia y las figuras populares estadounidenses, fue firmado por orden ejecutiva pocos días antes de dejar la Casa Blanca.

Conclusión

El historial de la presidencia de Donald J. Trump, es uno de logros loables. Pensar que todo esto lo pudo hacer, a pesar de una guerra prolífica y continua contra él y una pandemia insidiosa, es asombroso. A diferencia de otras figuras políticas que abandonan el escenario público después de perder convincentemente una elección o de retirarse, Trump se ha ido con muchas preguntas sin respuesta que quedan cuando un proceso electoral, dadas las inusuales circunstancias, mostró innatamente una cuota de anomalías abundante, en los lugares donde los votos más importaban. Para la mitad del país, o tal vez más, estas preguntas sin resolver dan a la figura de Donald J. Trump un aire de que todavía puede tener, de alguna manera, una cita con el destino.

Nota: Los datos utilizados fueron obtenidos principalmente de fuentes gubernamentales, como la Oficina de Análisis Económico de Estados Unidos, la Oficina de Trabajo y Estadísticas, el comunicado de prensa económico de la Casa Blanca y el Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

Total
151
Shares
1 comment
  1. Excellent radiography, from the legacy of President No. 45 of the United States. Of wide credibility the narrative and extraction of evidence of the author. Congratulations, 👏

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article

Joe Manchin, el rey del Capitolio

Next Article
eventos desafortunados

Una serie de eventos desafortunados

Related Posts
Total
151
Share