fbpx

Por qué el verdadero villano del 2020 fue el gobierno

En claro contraste con los fracasos inaceptables de las agencias gubernamentales y los empleados, el sector privado cumplió

Por Alexander William Salter

El desastre del año 2020 ha terminado finalmente. Ahora es el momento de los inevitables análisis post-mortem.

En primer lugar, la pandemia COVID-19 planteó enormes desafíos a las instituciones americanas, y sigue haciéndolo. Francamente, no estábamos preparados. Necesitamos diagnosticar lo que salió mal, para que nunca más seamos sorprendidos sin saberlo. Afortunadamente, el diagnóstico es sencillo. De todas maneras, COVID-19 iba a ser malo. Pero los fracasos de un engrandecido gobierno lo hicieron mucho, mucho peor.

En particular, los Centros para el Control de Enfermedades, la Administración de Alimentos y Medicamentos, y los sindicatos de maestros públicos son los grandes villanos americanos del 2020. Mientras tanto, los héroes de este año están casi totalmente en el sector privado. Desde Zoom hasta el desarrollo de vacunas, las grandes empresas farmacéuticas y las grandes empresas Tech, sí, lees bien, hicieron más soportable el horrible año. Incluso en medio de una crisis que llevó a tantos a clamar por una acción gubernamental vigorosa, vimos que los mercados privados siguen funcionando mejor.

Para los progresistas y los llamados conservadores “nacionales” que apoyan al poderoso gobierno, el 2020 representó la prueba definitiva para sus filosofías. A pesar de que no están de acuerdo en cuestiones culturales, están de acuerdo en el papel del gobierno. Ambos quieren un Estado grande y enérgico que promueva lo que ellos creen que es el bien de la nación. Bueno, esta era su oportunidad para que el gobierno brillara.

El resultado fue un vergonzoso fracaso. La crisis del COVID-19 puso a prueba el estatismo de izquierda y derecha y ambos fueron declarados culpables de mala intención e incompetencia grave.

Después de todo, el CDC es la razón por la que Estados Unidos se quedó atrás de otras naciones durante tanto tiempo en términos de pruebas del COVID-19. Tuvimos el genoma del virus completamente cartografiado en enero, lo que permitió la rápida producción de kits de pruebas privadas. Pero el CDC obligó a cerrar estas operaciones, y creó su propia prueba, la cual estaba defectuosa, ¡e incluso contaminada! Las pruebas y el rastreo pudieron haber evitado lo peor de la ola del COVID-19.

Solo en este tema, la ineptitud del CDC es probablemente responsable de decenas de miles de muertes. Su burocracia e incompetencia hicieron que contener la pandemia de COVID-19, como algunos otros países pudieron, fuera imposible.

¿Qué pasó con la FDA?

No es ningún secreto que la vacuna se retrasó porque necesitaba la aprobación de la FDA. De hecho, varias vacunas que funcionaban podrían haber llegado mucho antes, si no hubiese sido por nuestros torpes burócratas guardianes. (Querida FDA: ¿Podría por favor acelerar un poco las cosas, para que la gente, usted sabe… no muera? Nos haría muy felices si lo hiciera. Gracias).

El 18 de diciembre la FDA emitió autorización de uso de emergencia (EUA) para la segunda vacuna COVID-19 (Twitter)

En cuanto a las escuelas, los datos muestran que los jóvenes y los niños están en muy bajo riesgo de COVID-19, y que las escuelas no son “súper propagadores”. A pesar de esto, debido en gran parte a la presión de los sindicatos de maestros de escuelas públicas, muchas escuelas permanecieron cerradas en otoño. De hecho, USA fue el único país que siguió la política alarmista de mantener las escuelas cerradas.

El costo para los niños en edad escolar es inmenso, desde traumas psicológicos hasta impedimentos para el aprendizaje. Las familias de bajos ingresos se vieron especialmente afectadas. A menudo carecían de los medios para participar en la educación a distancia, y tener a sus hijos en casa dificultaba a los padres la obtención de unos ingresos muy necesarios.

Afortunadamente, parece haber una bien merecida reacción contra el establecimiento amañado de la educación pública. Es de esperar que se produzca un éxodo masivo hacia plataformas para el aprendizaje que sean más eficaces y responsables, ya sea en escuelas públicas, privadas o en el hogar. Aún más esperanzador es que los padres se den cuenta de que los chantajistas de la educación pública no son sus amigos. Deberían exigir alto y claramente: ¡Financien a los estudiantes, no a los sistemas!

En claro contraste con estos fracasos inaceptables de las agencias gubernamentales y los empleados, el sector privado cumplió.

Las grandes empresas farmacéuticas y tecnológicas son los ganadores aquí. Pfizer, Moderna, AstraZeneca, y muchas otras compañías hicieron un trabajo increíble al sacar las vacunas tan rápido. Los “expertos” en la salud pública afirmaron repetidamente que una vacuna no estaría disponible sino a partir de los 18 meses, como mínimo. (¡Eso demuestra lo que saben verdaderamente!)

En cuanto a las grandes empresas tecnológicas, compañías como Facebook y Twitter nos ayudaron a mantenernos conectados mientras nos forzaban a permanecer separados físicamente. Amazon respondió al gran aumento de la demanda, debido a la reducción de las compras en persona. Enfrentado un inmenso desafío logístico, el minorista online superó las expectativas.

Estos sectores y su gran rendimiento no son perfectos, por supuesto.

En el pasado, las grandes empresas farmacéuticas apoyaron muchos de los obstáculos regulatorios que hicieron que la lucha contra COVID-19 fuera tan difícil. La llamada Big Tech se vio en aprietos al encubrir la historia de la laptop de Hunter Biden. Sin embargo, la conclusión es clara: el año 2020 habría sido mucho, mucho peor sin estas supuestas malvadas grandes empresas en nuestro rincón. Les debemos mucho más de lo que les damos.

2021 es el año perfecto para revisar nuestras básicas creencias sobre el papel del gobierno y las empresas en la sociedad. Ambos fueron inesperadamente desafiados por la mayor crisis de salud pública en la historia reciente.

Los gobiernos fracasaron. Los negocios triunfaron. Esperemos que el estatismo haya sido desacreditado, frente a toda una generación. Cualquier filosofía política coherente para el siglo XXI debe partir de esta verdad básica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article

La crisis de la democracia americana

Next Article

Por qué 2021 debe ser el año clave de las criptomonedas

Related Posts
Total
0
Share