fbpx
Saltar al contenido

La escalada autoritaria de Erdoğan recrudece la tortura en Turquía

Erdogan

Read in English

[Read in English]

Ante la brutal escalada autoritaria de Recep Tayyip Erdoğan en Turquía, el 10 de diciembre de 2021 –Día Internacional de los Derechos Humanos– la Asociación de Derechos Humanos de Turquía emitió en conjunto con la Fundación de Derechos Humanos de Turquía una declaración:

“La tortura ha seguido siendo el problema de derechos humanos dominante en 2021 en Turquía, a pesar de que es un crimen contra la humanidad y está absolutamente prohibido por la Constitución y el derecho universal del que Turquía forma parte. Actos de tortura y malos tratos en lugares de custodia oficiales y lugares fuera de la custodia, en calles, casas y oficinas, junto con la “injerencia extrema y desproporcionada” de las fuerzas del orden al nivel de la tortura en reuniones y manifestaciones han llegado a una dimensión e intensidad novedosas.
Todo el país se ha transformado en lugar de tortura para un poder político basado en la represión y el control (…) es alarmante que en 2021 también se hayan presenciado desapariciones forzadas, una de las violaciones de derechos humanos más vergonzosas de la historia reciente, calificadas como un crimen de lesa humanidad. El número de estos casos se ha incrementado sin cesar desde 2016 cuando se declaró el estado de emergencia (…) Las prisiones (…) son lugares donde se cometen violaciones flagrantes y graves que van desde la violación del derecho a la vida a la tortura (…) y la denegación de atención medica a prisioneros enfermos”.

Y el 30 de diciembre de 2021 el Colegio de Abogados de Diyarbakir revelaba en su informe “Violaciones de derechos en las prisiones en 2021” que en las prisiones turcas:

“…se practican todo tipo de tratos inhumanos y degradantes, especialmente violaciones del derecho a la vida (…) traslados ilegales a otras prisiones, tortura y malos tratos, incomunicación y aislamiento (…) desatención de presos enfermos”.

Garibe Gezer, fue la más reciente prisionera política kurda que murió en una prisión política Turca. Sus familiares y abogados habían denunciado que habría sido sometida durante meses a torturas y violaciones sexuales recurrentes.

La administración de la prisión de Kandıra notificó oficialmente a la familia Gezer el 9 de diciembre de 2021 que había sido “encontrada muerta en su celda”. La prisión de Kandıra en Kocaeli es uno de los principales centros de detención y tortura de prisioneros políticos de Turquía.

Gezer había informado a sus abogados que tras su condena la mantuvieron en una celda solitaria donde los agentes de la prisión la torturaron y violaron repetidamente por meses. La versión oficial es que Gezer se suicidó, pero la oficina del fiscal de Koaceali emitió una sospechosa orden de confidencialidad sobre la investigación de su muerte. En Kandira se aplicaron medidas “disciplinarias” contra prisioneros que protestaron la muerte de Gezer.

El cuerpo de Gazer fue trasladado apresuradamente al Instituto de Medicina Legal de Kocaeli para una autopsia sin la presencia de sus abogados. La causa de muerte no se reportó en el informe preliminar de esa autopsia y el 4 de enero la fiscalía desestimó investigar las denuncias de tortura y agresión sexual, previas a su muerte.

El 10 de diciembre, activistas kurdos, activistas de derechos humanos y de derechos de las mujeres fueron a retirar el cuerpo de Gezer bajo un bloqueo policial. La policía turca respondió agresivamente a mujeres kurdas que gritaban “Şehid namirin”, es decir. “los mártires son inmortales”. El cuerpo fue finalmente trasladado a Mardin por la familia y la policía instaló un inusualmente elevado número de puntos de control en el trayecto.

El de Gezer no fue un caso aislado ni extraordinario, en diciembre de 2021 otros seis prisioneros políticos kurdos condenados, Ilyas Demir, Abdülerezak Suyur, Halil Güneş, Bangin Muhammed, Salih Tuğrul y Vedat Erkmen murieron en prisiones turcas.

Con la muerte de Erkmen los procedimientos del gobierno turco fueron los mismos que en la de Gezer. La versión oficial fue el suicidio, pero el cuerpo fue rápidamente trasladado para la autopsia sin presencia de sus abogados; y todo lo relacionado al funeral sufrió una agresiva vigilancia policial, como indicó Saim Erkmen hermano de Vedat.

Guillermo Rodríguez is a professor of Political Economy in the extension area of the Faculty of Economic and Administrative Sciences at Universidad Monteávila, in Caracas. A researcher at the Juan de Mariana Center and author of several books // Guillermo es profesor de Economía Política en el área de extensión de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas de la Universidad Monteávila, en Caracas, investigador en el Centro Juan de Mariana y autor de varios libros

Deja una respuesta

Total
121
Share