fbpx



Espacios de libertad

Es la libertad la que ha permitido los grandes avances humanos, ya sea en el campo de la ciencia o la filosofía

Por Juan Pablo Chamon:

La historia se ha caracterizado por sufrir diversas etapas de crisis llamadas “fases críticas”. Según el filósofo español Leonardo Polo, se pueden observar a lo largo de la historia cuatro: 

  • La primera fase crítica se da con el surgimiento de los sofistas.
  • La segunda se da con el nominalismo.
  • La tercera es la modernidad.
  • La cuarta es la postmodernidad.

Por cuestión de espacio y simplicidad solo se describirá la primera de estas cuatro, porque además es la que sirve de modelo para entender las demás. 

Todas estas fases se caracterizan por tener dos partes: “la primera se caracteriza por la idea de que la decadencia es insuperable, de modo que lo único que cabe es adaptarse a ella para lograr sobrevivir apechando (sic) con las dificultades de la situación. En la segunda aparece la búsqueda de soluciones positivas”. 

Pero, ¿qué es lo que ha permitido a lo largo de la historia la superación de estas fases críticas? Más allá de las particularidades de cada caso, en todas existe un elemento común: la libertad. 

No es casualidad que las épocas en las que se han superado las diferentes fases críticas han sido aquellas en las que se experimentan las etapas de mayor desarrollo. El elemento común de libertad en la superación de las crisis, ha sido el factor fundamental, ya que sin los diferentes espacios que la libertad busca para sí misma (ya sea de opinión, arte, prensa, tecnología, etc.) habría sido muy difícil superar estas distintas fases críticas. 

En la primera fase, los sofistas fueron muy populares al criticar lo avanzado por la filosofía. Negaron los avances que hasta ese momento habían trabajado los filósofos presocráticos y habían sido aceptadas. Los sofistas cuestionaron estos conocimientos a partir de su preconcepción negativa o pesimista sobre la capacidad del ser humano de conocer las cosas. Su respuesta era por tanto, relativista.

A partir de esto, fueron los espacios de libertad los que permitieron a los filósofos llamados “clásicos” (Sócrates, Platón, Aristóteles) superar esta fase. No fueron precisamente las ideas políticas de estos pensadores sino las concepciones más profundas de los mismos, en especial de Aristóteles con su análisis de la metafísica denotando la multiplicidad del ente, el ejemplo claro de la importancia del concepto de libertad, de la pluralidad del mundo. Sócrates, por ejemplo al no cobrar a sus discípulos, como lo hacían los sofistas, creó su propio espacio de libertad porque no buscaba lucrar con la filosofía. Platón fundó la Academia también sobre un gran respeto a la libertad. En ella, se podían discutir abiertamente las posturas platónicas sin que eso implique ningún tipo de castigo. Aristóteles, que frecuentó la Academia por más de veinte años, es el ejemplo más claro del grado de libertad en la institución platónica y más tarde también del Liceo.

La superación de las fases críticas no hubiera sido posible sin estos espacios de libertad. Es esta libertad la que ha permitido los grandes avances (ya sea en el campo de la ciencia o la filosofía). Son los países más desarrollados los que tienen mayor fuera en lo que respecta al mundo, todo esto gracias a los espacios de libertad internos que han permitido.

Estos se han caracterizado por conjugar lo tradicional (la filosofía presocrática) y la innovación lograda a través del libre intercambio de ideas, de conocimiento, de opiniones en los jardines de la antigua Atenas. ¿Existe un espacio mayor de libertad que el del aire libre para expresar las ideas?

Son estos espacios los que permiten el surgimiento de correcciones a los errores y no utilizan el método facilista de la negación del todo, sino más bien pueden y saben utilizar todos estos problemas para vivir de una manera positiva. Fue gracias a estos espacios de libertad que los filósofos clásicos pudieron expresar sus ideas, sin esto Sócrates no hubiese podido enseñar sin realizar cobros por la misma, o Platón enseñar lo que pensaba y discutir con sus discípulos, ni Aristóteles debatir sus ideas para permitirse convertirse en la cumbre de la filosofía. 

Celebramos, entonces,  la creación de este nuevo espacio de libertad que seguramente aportará a superar la crisis que vivimos en la actualidad. 


Juan Pablo Chamon es director ejecutivo de Libera Bolivia

1 comment
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article

Cómo unir fuerzas ante la amenaza a las libertades

Next Article
Minorías raciales, trump, estados unidos

Las familias americanas y las minorías raciales mejoraron su calidad de vida con Trump

Related Posts
Total
0
Share