fbpx
Partido Republicano, El American

La esperanza del Partido Republicano recae en los hispanos

Con los años, los hispanos empiezan a abrazar el conservadurismo. Detrás de esta migración podría estar el salvavidas de un país que hoy se hunde

[Read in English]

Asustan las alteraciones demográficas a propósito de olas migratorias, peor cuando son de ilegales; y, sobre todo, porque históricamente los migrantes han sido víctimas del relato progre y la manipulación de la izquierda política. Esto último ha ocurrido porque la derecha ha fallado en abordar la cuestión migratoria con propuestas sensatas. Pero la realidad está cambiando.

El Partido Republicano hoy ofrece, en contraste con el Demócrata —cada vez más radicalizado y rehén de los impulsos socialistas más peligrosos— libertad. Libre mercado, libertades individuales, la capacidad de crear riqueza, de que te confisquen menos dinero y una retórica explícitamente antisocialista.

Con propuestas como el Green New Deal, el aumento del salario y del impuesto (sobre todo a ricos), leyes contra las empresas, el cierre de la economía, fronteras débiles, política exterior a merced de China, y el discurso de lucha de clases —de victimismo, que desprecia a la propiedad y blanquea regímenes comunistas— el Partido Demócrata, el mismo de Sanders, Ocasio-Cortez, Warren e Ilhan Omar, ha dejado claro en qué cree.

Hablemos, entonces, de los hispanos. Somos tradicionalmente más conservadores que otros grupos étnicos y a la mayoría nos acompaña lo que, en última, es lo más valioso: una terrible experiencia bajo el experimento socialista que nos obliga a abrazar la libertad (verbigracia, capitalismo, democracia, libertades individuales y la defensa a ultranza de la propiedad privada). El emprendedor Aaron Tao, aunque no es hispano, habla de la experiencia como testimonio urgente que debe ser escuchada por la juventud americana que hoy miopemente se decanta por proyectos socialistas. Sus padres, que vivieron el comunismo de Mao, le hablaron de las tragedias en el país del que huyeron.

La migración cubana, en principio, luego la nicaragüense, la boliviana, la argentina y, por supuesto, la venezolana, se muda a Estados Unidos con una insoportable carga de experiencias a cuestas. Todos los que migraron lo hicieron porque huían del socialismo y sus tragedias. Es por ello que en Florida, sobre todo, al Partido Republicano le fue tan bien en las últimas elecciones.

A diferencia del resto del país a donde se han mudado quienes huyen de la violencia, en Florida se han asentado principalmente las víctimas del comunismo caribeño y suramericano. Y a partir de esta realidad, podemos hablar del impacto electoral de las alteraciones demográficas. Si Florida es hoy un estado más libre, más republicano, atractivo para el resto del país que sufre el peso de las políticas demócratas, es, en gran parte, gracias al voto hispano. Las últimas elecciones son muestra de esto.

Pero no solo en Florida. A nivel nacional la cosa ha cambiado. Según el último análisis del Pew Research, el Partido Republicano tuvo un desempeño tremendamente positivo entre los hispanos a nivel nacional en noviembre del 2020. En comparación con el 2018 (solo dos años antes), el voto hispano a favor de los republicanos pasó de 25 % a casi 40 % a nivel nacional.

Al irnos un poco más atrás, queda clarísima la propensión: en 2010 solo el 22 % de los hispanos registrados para votar lo hubieran hecho por el Partido Republicano. La tendencia es clara: con los años, los hispanos empiezan a abrazar el conservadurismo. De hecho, un estudio del 2016 Pew Research reveló que son más los hispanos que se identifican como conservadores que como liberales, o de izquierda: 32 % contra 28 %. En concreto, como dijo Reagan: «Los latinos son republicanos, solo que no lo saben».

Hoy el país está en manos del poder demócrata. Y aunque a los republicanos les aterre el impacto demográfico que una migración masiva e ilegal tendría, la realidad es que, detrás de la migración hispana, podría estar el salvavidas de un país que, hoy, parece hundirse. Solo hay que abordar a los latinos; porque, increíblemente, muy pocos lo estamos haciendo.

Al final, la esperanza del Partido Republicano podría recaer en los hispanos y el futuro de Estados Unidos depende de ello. Aunque la región hoy siga siendo acosada por el fantasma socialista, es obligatorio que los hispanos evitemos que Estados Unidos, gran bastión y faro de las libertades, caiga. Los republicanos deben reformar su lista de prioridades.

1 comment
  1. Un poco confuso. Podría aclarar en otro artículo esta afirmación: ‘De hecho, un estudio del 2016 Pew Research reveló que son más los hispanos que se identifican como conservadores que como liberales, o de izquierda: 32 % contra 28 %. En concreto, como dijo Reagan: «Los latinos son republicanos, solo que no lo saben».’

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Hunter Biden, empresa china, BHR Partners

Hunter Biden criticado por subasta a ciegas de sus pinturas

Next Article

"Abrirá caminos en defensa de la Primera Enmienda": CEO interino de Parler apoya a Trump en su demanda contra las Big Tech

Related Posts
Total
15
Share