fbpx
Saltar al contenido

¡Gracias, Polonia!

Thank You, Poland!

[Read in English]

(Nota del autor: Esta columna contiene un anuncio especial, del que los lectores pueden saber más a través de este enlace).

1989 fue un año trascendental para la libertad en el mundo. Fue el año en que el dominio soviético sobre Europa Central se desintegró, preparando el camino para la disolución de la propia Unión Soviética en diciembre de 1991. Las personas libres de todo el mundo deberían brindar por el valiente pueblo de una nación en particular —Polonia— por el papel fundamental que desempeñó en esos acontecimientos históricos.

Fue el 4 de junio de 1989, mientras los tanques del gobierno chino aplastaban un levantamiento de masas en la plaza de Tiananmen, cuando Polonia electrizó al mundo al celebrar las primeras elecciones libres en la Europa comunista. Los activistas anticomunistas y antisocialistas sorprendieron incluso a sus compatriotas con su actuación. Ganaron 99 de los 100 escaños del Senado y todos y cada uno de los 161 escaños de la cámara baja del Parlamento que el régimen permitía disputar. El impulso de la libertad en todo el imperio soviético se multiplicaría hasta derrocar a los dictadores desde el Báltico hasta los Cárpatos.

La historia de Polonia, desde la imposición de la ley marcial por el gobierno comunista en diciembre de 1981 hasta las gloriosas elecciones de 1989, no es la saga de un pueblo pesimista, derrotista o complaciente. Por el contrario, es un notable testimonio de la voluntad humana de ser libre.

Uno de los gigantes intelectuales de la libertad polaca, Leszek Kolakowski, calificó el marxismo como “la mayor fantasía de nuestro siglo” y consideró la brutalidad totalitaria como el resultado inevitable de la concentración de poder.

El régimen comunista era brutal, pero las detenciones arbitrarias, la escasez de alimentos básicos, la inflación de dos dígitos y la poderosa policía secreta no impidieron que el pueblo polaco creara prósperos mercados negros y florecieran instituciones privadas y clandestinas, desde la radio hasta los teatros, pasando por editoriales y escuelas. Los polacos sabían por dolorosa experiencia que, como dijo el disidente Stefan Kisielewski, “el socialismo es estupidez”. Fue golpeado y arrestado solamente por decir eso, lo que no hizo más que demostrar su punto de vista.

Do you believe Brittney Griner deserves the sentencing she received?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Como periodista independiente, pasé un par de semanas dentro de Polonia en 1986, visitando cada día a los activistas de la resistencia anticomunista. Habían construido una poderosa resistencia en desafío a la dictadura. Mi anécdota favorita de aquella época es la de una pareja muy valiente, Zbigniew y Sofia Romaszewski. Hacía poco que habían salido de la cárcel por dirigir una emisora de radio clandestina.

“¿Cómo sabían, cuando emitían, si la gente los escuchaba?” pregunté. Sofía respondió: “Solo podíamos emitir de ocho a diez minutos seguidos antes de ir a otro lugar para adelantarnos a la policía. Una noche pedimos a la gente que parpadeara sus luces si creía en la libertad de Polonia. Entonces nos asomamos a la ventana y durante horas, toda Varsovia estuvo parpadeando”.

Cuando anunció aquellas históricas elecciones libres para junio de 1989, el jefe del régimen comunista, el general Wojciech Jaruzelski, fue preguntado por un reportero: “¿Qué le hizo decidirse a celebrar elecciones?”. Su respuesta fue: “Polonia se ha vuelto ingobernable”. Habiendo visto la poderosa resistencia a su gobierno desde dentro, sabía exactamente a qué se refería.

Mis actividades clandestinas en la Polonia comunista produjeron algunas dificultades. Fui arrestado y detenido, desnudado e interrogado, y luego expulsado. Solo cuando los comunistas fueron aplastados en 1989 se me permitió volver a Polonia, que he visitado muchas veces desde entonces.

Pronto volveré a Polonia, esta vez para aceptar con orgullo de manos de su Presidente la más alta distinción que el país concede a un extranjero, la Gran Cruz de la Orden del Mérito de la República de Polonia. El Presidente de los Estados Unidos, Ronald Reagan, ya la recibió. Será el momento de mayor orgullo de mi vida.

Aunque esta condecoración es un maravilloso gesto de “agradecimiento” del pueblo polaco por mi trabajo en su nombre, todos los que amamos la libertad tenemos una deuda de gratitud con ellos, por su papel en la caída del Imperio Soviético, por su extraordinaria generosidad al ayudar a Ucrania en los últimos meses y por producir una superabundancia de verdaderos héroes a lo largo de los siglos.

Al pueblo polaco: Gracias por su valor, su perseverancia, su visión y su ejemplo. Su amor por la libertad arde tan brillantemente hoy como siempre.

Total
0
Share