fbpx
Saltar al contenido

En la guerra cultural, todos los caminos conducen a Mike Cernovich

Available: English

[Read in English]

“Cerno es el hombre del momento. Está cinco pasos por delante de todos los demás”.

Esas fueron las palabras de Ali Alexander allá por principios de 2018 en la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC). Por aquel entonces no conocía bien a Mike Cernovich, aunque recuerdo que me impresionó cómo me reconoció, a pesar de no haberle conocido nunca y de mi falta de perfil.

Cuatro años después, me sorprende la clarividencia de Alexander. Para los medios liberales, es un “troll de la alt-right y un teórico de la conspiración”. Sin embargo, para los que le entienden de verdad, es un periodista de investigación, cineasta, comentarista político y autor. Su éxito en todos estos campos le ha convertido en una figura cultural y política muy influyente en el corazón de la batalla por el alma de Estados Unidos.

Atribuirle la reciente adquisición de Twitter por parte de Elon Musk es probablemente una exageración. Sin embargo, como en tantos puntos de inflexión cultural de los últimos años, Cernovich estuvo en el centro de la conversación pública, conduciendo la narrativa hacia su dirección deseada.

Cuando Musk comenzó a preocuparse por la censura en la plataforma, preguntó a sus seguidores qué debía hacerse para promover la adhesión a la libertad de expresión. “Compra Twitter”, respondió Cernovich. Un mes después, Musk hizo exactamente eso.

"*" señala los campos obligatorios

Is the Mar-A-Lago raid an unjust witch hunt?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Desde que lanzó su oferta para hacerse con la compañía, Musk se ha comprometido y ha respondido repetidamente a los tuits de Cernovich. Esta misma semana, consiguió que Musk admitiera que Twitter “[obviamente] tiene un sesgo de izquierdas”.

El interés de Musk por Cernovich ya ha provocado la protesta de la izquierda, que considera la presencia de Cernovich en su radar como una prueba de sus simpatías fascistas.

Padre de tres hijos y antiguo abogado de profesión, el ascenso de Cernovich a la fama comenzó en 2014 con su participación en la polémica del Gamergate, en la que los jugadores se organizaron en masa contra la propaganda progresista en la industria de los videojuegos. También escribió un libro de autoayuda titulado Gorilla Mindset. Sin embargo, no fue hasta el periodo previo a las elecciones presidenciales de 2016 cuando se consolidó como periodista y comentarista político de referencia.

“Fui alguien que vio el ascenso de Trump antes que la mayoría. Me pareció absurdo que la gente dijera que no tenía ninguna posibilidad de ganar en 2016. Empecé a discutir con la gente, me llamaron estúpido, y entonces eso me absorbió en la vorágine. Esto comenzó más o menos en junio de 2015”, dijo Cernovich a El American para este perfil.

“En cuanto a cuándo otros se fijaron en mí, es difícil de decir. Mi reportaje sobre el escándalo del desenmascaramiento de Susan Rice ciertamente me puso en el radar de mucha gente poderosa que está conspirando contra el país. HR McMaster utilizó a los propagandistas de su régimen para atacarme en la revista Foreign Policy una vez que empecé a destapar lo que estaba ocurriendo en el Consejo de Seguridad Nacional.”

Tras establecerse como un popular influencer del mundo Trump, la segunda gran ruptura de Cernovich llegó a finales de 2017 tras destapar declaraciones juradas en las que antiguos empleados acusaban de acoso sexual al demócrata John Conyers, el congresista más longevo del país. Tras pasar los documentos a BuzzFeed, que los verificó con éxito, la historia estalló y se produjo una avalancha de otros acusadores. En dos semanas, Conyers dimitió de su cargo en desgracia.

La siguiente denuncia de Cernovich se produjo al año siguiente, cuando tanto él como Jack Posobiec desvelaron una serie de tuits y fotos del director de Guardianes de la Galaxia, James Gunn, fantaseando con la violación de niños y asistiendo a fiestas temáticas de pedofilia. En un principio, Disney despidió a Gunn, aunque tras una reacción del reparto fue restituido en su puesto. Mientras tanto, Gunn amenazó con demandar a Cernovich, aunque la amenaza no se materializó.

Sin embargo, la mayor victoria de Cernovich llegó en 2019, cuando él, The Miami Herald y el famoso profesor de derecho Alan Dershowitz desvelaron con éxito los documentos que llevaron a la detención del notorio financiero y traficante sexual Jeffrey Epstein. Los principales medios de comunicación siguen siendo reacios a dar crédito a Cernovich por la detención de Epstein, a pesar de que los registros judiciales demuestran la veracidad de su afirmación.

“En 2016, más o menos, presenté una demanda para desvelar los registros judiciales en un caso que involucraba a Jeffrey Epstein y Ghislaine Maxwell. En aquel momento, a nadie le importaba ni le parecía interesante el curioso caso de Epstein. Aparte de Político, que escribió un breve artículo sobre el caso, ningún medio de comunicación cubrió la demanda en absoluto.”

“El momento de la detención de Jeffrey Epstein no puede ser más peculiar. Después de perder en el tribunal de primera instancia, apelé mi caso ante el Tribunal de Apelaciones del Segundo Circuito. Mientras mi caso estaba pendiente, The Miami Herald también se unió a mi demanda, y además, Julie Brown hizo un profundo reportaje sobre el asunto de Epstein”.

“Un viernes, el Segundo Circuito señaló que iban a liberar los archivos que yo buscaba. Epstein fue entonces puesto en custodia. Los que odian esto lo llamarán una coincidencia. Sin embargo, los crímenes de Epstein eran de conocimiento público. El SDNY sólo lo arrestó cuando se dio cuenta de que sus secretos serían revelados. Y de hecho, al detener a Epstein, los fiscales pudieron incautar pruebas, que luego fueron selladas. Si no hubiera presentado mi demanda, Epstein sería un hombre libre”.

Una de las cualidades más interesantes de Cernovich es su compromiso de ir a contracorriente. Sin estar atado a las lealtades tribales, está a favor de políticas como la sanidad de pagador único y la renta básica universal. A pesar de su condición de gran influyente dentro del movimiento America First, Cernovich ha criticado repetidamente a Donald Trump y ha expresado su esperanza de que no se presente de nuevo a las elecciones de 2024. En su lugar, se inclina por el gobernador de Florida, Ron DeSantis, que sigue siendo el favorito para la nominación si Trump finalmente decide no presentarse.

“Trump es el pasado. Todo el mundo lo siente. Está fuera de onda y no entiende los problemas modernos. Sus mítines son como un grupo de viejos tocando los éxitos”.

Cernovich realiza la mayor parte de sus reportajes en Twitter, explicando que “disfruta del estilo de escritura breve de la plataforma, donde se premia la claridad de pensamiento”. En cuanto al futuro de la empresa, se consuela con el hecho de que la censura en la plataforma no puede ser peor que el statu quo actual.

“Twitter no puede ser peor bajo Elon Musk”, concluyó Cernovich. “Puede que mejore. En la vida, cuando se te presenta la desaparición segura de la libertad de expresión, y la posibilidad de que los conservadores sean tratados por igual, entonces, por supuesto, serías optimista.”

Hombre de familia devoto, el futuro papel de Cernovich en la encarnizada guerra política y cultural sigue siendo una incógnita. Lo único que se sabe con seguridad es que será interesante.

Total
18
Share