fbpx
La hiperinflación provocada por Maduro sigue destruyendo las esperanzas de los venezolanos

La hiperinflación provocada por Maduro sigue destruyendo las vidas de los venezolanos

El Banco Central de Venezuela (BCV) muestra que la inflación fue del 686,4 % en 2021, lo que mantiene al país como la nación con la cifra más elevada del mundo

[Read in English]

El ciclo hiperinflacionario en Venezuela parece agotarse tras cuatro años intensos de destrucción en el aparato productivo, algo que debería ser motivo de alegría, pero los ciudadanos siguen percibiendo sus devaluados salarios y se les imposibilita comprar productos básicos debido a las políticas monetarias del socialista Nicolás Maduro.

Pese a los intentos del régimen por “festejar” el rompimiento del ciclo hiperinflacionario, los ciudadanos siguen padeciendo los aumentos indiscriminados de precios, pues, si bien en diciembre se registró un 7,6 % de inflación, acumulando 12 meses continuos por debajo del 50 %, “la hiperinflación deja huellas”.

Así lo explica el economista Ronald Balza Guanipa, decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), quien coincide en que la cifra de diciembre puso fin al ciclo hiperinflacionario. Su fundamento para llegar a esa conclusión es la definición más aceptada, establecida por Philip Cagan en 1956, que reza que son necesarios 12 meses con aumentos de precios inferiores al 50 % para considerar superada la hiperinflación. “No significa que salimos del problema, hay muchos que no van a salir nunca porque ya no están entre nosotros. Entonces, es bueno no simplificar, (…) mucho de lo que se destruyó en el camino es irrecuperable”, destacó Balza en entrevista a la agencia Efe.

El Banco Central de Venezuela (BCV) muestra que la inflación fue del 686,4 % en 2021, lo que mantiene al país como la nación con la cifra más elevada del mundo. En América Latina, Argentina aparece en segunda posición (50,9 %) y Brasil en tercera (10,2 %), muy lejos de Venezuela.

Las cifras tienen su eco en el clamor de los ciudadanos que aseguran que en el país “no alcanza” el dinero, pues los precios son “exorbitantes” y “todo está dolarizado totalmente”. Los sueldos se cobran en bolívares, la depauperada moneda local, pero casi todo se paga en dólares, tal y como subraya el obrero caraqueño Orlando Bolaños. “El Gobierno central que se ocupe de las necesidades del pueblo, que estamos pasando trabajo. Usted ve gente todavía en los botaderos de basura recogiendo comida porque sus sueldos no alcanzan para comprar alimentos (…) Vean por el pueblo porque de un bono la gente no vive. Págame un buen sueldo y yo veo que hago con mi plata”, dijo este trabajador.

Así, el venezolano simplifica lo que el economista Balza explica, al recordar que no es posible “pasar por alto el período de destrucción que ocurrió previamente”, pues la mejoría que se estima para el país tras salir del ciclo no será palpable para todos.

Will the new Press Secretary be just as awful as Jen Psaki?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

“Hay quienes no van a poder verla (la mejoría) porque en el camino se fueron del país, murieron, dejaron de estudiar, se agravaron sus enfermedades o porque no pudieron enfrentar los problemas”, asegura Balza.

Es el caso de Estelina García, una trabajadora doméstica que gana 10 dólares por cada vivienda que limpia y cuyo sueldo alcanza para comprar pollo, azúcar y algo de papas o arroz. “Yo trabajo limpiando y me ganó diez dólares. Con diez dólares no compro sino tres cositas. Todo está caro (…) Imagínate, un pollo sale en 7 dólares, te ganas 10 dólares y compras un azúcar con 1 dólar y medio”, relató García.

Previous Article
Oxfam

¿Cómo mentir con estadísticas? Un manual escrito por Oxfam

Next Article
FBI registra la casa del congresista demócrata por Texas: Henry Cuéllar

El FBI registra la casa del congresista demócrata por Texas: Henry Cuéllar

Related Posts
Total
0
Share