fbpx

A horas de unas falsas elecciones en Venezuela, nace una oportunidad única para salvar al país

Los principales partidos opositores, como Voluntad Popular y Primero Justicia, están participando en el evento de este domingo. Muchos han calificado las elecciones como ilegales y favorables a Maduro. Esto abre una oportunidad para Venezuela. ¿Quién la tomará?

[Read in English]

En unas horas, algunos venezolanos saldrán a votar. Aunque se oponen al régimen de Nicolás Maduro, que capitanea una dictadura de más de veinte años, piensan que no tienen otra alternativa. Otros, en cambio, se resisten. Están convencidos de que votar bajo las condiciones actuales no alterará nada. Todo seguirá igual; el régimen seguirá gobernando.

Desde el 2017, cuando el régimen de Maduro barrió el Parlamento dominado por la oposición venezolana con una sentencia ilegal del Tribunal Supremo chavista, la oposición coincidió en la estrategia de desconocer todos los procesos electorales en Venezuela. La decisión fue ratificada luego de que Maduro impusiera una Asamblea Nacional Constituyente a la que sometió todos los poderes públicos.

En un principio, la estrategia de no votar fue acompañada por la comunidad internacional, sobre todo Estados Unidos. Cada proceso electoral fraudulento encontraba el desconocimiento de Estados Unidos y la mayoría de los países occidentales. Esto ocurrió en las falsas elecciones regionales del 2017, en las presidenciales del 2018 y en las parlamentarias del 2020.

Pero, al menos en términos prácticos, casi nada ha cambiado. Aunque Maduro ha recibido el repudio de la comunidad internacional, que no lo reconoce, mantiene de facto el poder en Venezuela. Por otro lado, ha logrado, poco a poco, someter al resto de la oposición venezolana. Y varios partidos que por meses apoyaron desconocer las elecciones, han cedido. Participarán en las falsas elecciones regionales de este domingo 21 de noviembre.

La oposición sometida al juego del chavismo con falsas elecciones

Estados Unidos no va a reconocer las falsas elecciones de este domingo, como ya dijo el subsecretario de Estado Kevin O’Reilly. En concreto, aseguró que las elecciones “no serán libres”.

Hay consenso bipartidista. Una de las voces conservadoras más relevantes del Partido Republicano, Marco Rubio, lo dijo sin pudor: las elecciones de este domingo no son libres y Estados Unidos debe mantener las sanciones hasta que haya elecciones libres. Pero Rubio fue mucho más allá: dijo que todo opositor que participe en estas falsas elecciones está “ayudando a Maduro”.

“Los que se postulan, disfrazados como figuras de la oposición, son los mismos que ayudan al régimen. El darle legitimidad a estas elecciones falsas solo prolongará la agonía del pueblo venezolano y perpetuará el control de Maduro en el poder”.

Dentro de Venezuela, una de las voces más importantes de la oposición venezolana, María Corina Machado, coordinadora del partido político Vente Venezuela, coincide con Rubio. “Los pocos falsos opositores que resulten asignados con alcaldías y gobernaciones tratarán de erigirse como los líderes de la oposición”, dijo a El American

“El domingo la sociedad venezolana va a tener mucho más claro quién es quién”, agregó Machado. Ella, por supuesto, se niega a participar en las falsas elecciones. Su argumento es el de Rubio: la participación termina en un intento de blanqueo del régimen de Maduro. Los supuestos opositores que participen son, en última, “cómplices”.

“Es indispensable tener una depuración”, insiste Machado.

“Quienes participen en la actividad de este domingo, consciente o inconscientemente, están contribuyendo a dar una imagen de legitimidad, ¡un blanqueo!, al régimen criminal de Maduro. Ello obviamente tiene como propósito, para la tiranía, lograr su permanencia en el poder. Busca estabilizarse y avanzar”, dice la líder de Vente Venezuela.

El Gobierno interino de Juan Guaidó, reconocido por Estados Unidos, aunque ha rechazado las falsas elecciones y ha desaconsejado participar en ellas, ha mantenido una postura bastante tibia al respecto. No ha acusado a quienes participen de ser cómplices del régimen chavista, como sí ha hecho Machado. Y, de hecho, varios dirigentes de su partido, Voluntad Popular, liderado por el reconocido expreso político Leopoldo López, están participando en el proceso.

En entrevista con el periodista Alejandro Marcano, Leopoldo López dijo: “Las elecciones del 21 de noviembre no son libres ni justas. Tampoco verificables”. López también dijo, al diario El Mundo de España, que existe el riesgo de que una misión electoral de la Unión Europea “legitime el fraude de Maduro”. Sin embargo, el partido de López está participando con decenas de candidatos.

En total, Voluntad Popular tiene inscritos a más de 30 candidatos a alcaldes y dos a gobernador, entre ellos, Freddy Superlano —candidato a la gobernación del estado Barinas— .

AME8707. CARACAS (VENEZUELA), 19/11/2021.- Personas caminan frente propaganda de un candidato chavista (Venezuela).

Pero dentro de Voluntad Popular hay división profunda en torno a las falsas elecciones. David Smolansky, exalcalde de El Hatillo, Caracas, en el exilio, quien es fundador y uno de los líderes más importantes de Voluntad Popular, dijo hace unos días en un tuit: “Desde el 2018 ejerzo funciones no partidistas por mi rol en la región para atender la crisis de refugiados venezolanos, pero si algo puedo recomendarle a Voluntad Popular, partido que fundé y he militado por 12 años, es que renuncie a toda aspiración para el 21 de noviembre. Están a tiempo”.

Asimismo, en un foro de varios líderes de la oposición venezolana suscritos a la idea de no participar en las falsas elecciones del 21 de noviembre, como María Corina Machado y el exalcalde de Caracas, Antonio Ledezma, Smolansky dijo: “No votar en dictadura, también es un derecho. Quien no vota hoy en Venezuela está ejerciendo un acto de desobediencia civil”.

“No votar en dictadura es retar a quienes hoy tienen el aparato represivo. Es retar al control social. No votar es un acto admirable. Y hace solo diez meses, para las ilegítimas parlamentarias del 2020, no hubo condiciones; si hace tres años tampoco hubo condiciones, ¿por qué las hay ahora? Usted puede ir el domingo a votar, pero usted no va a elegir”, agregó Smolansky.

Smolansky no es el único dentro de Voluntad Popular que está en contra de participar en las falsas elecciones. El diputado Armando Armas, quien se encuentra en el exilio y es también miembro fundador del partido, dijo a El American que “el evento de este domingo no puede considerarse una elección. Es una adjudicación”.

“Las elecciones son ilegales, son ilegítimas. Estas elecciones precisamente las busca el régimen para lograr legitimidad. Legitimidad tiene que ver con reconocimiento, interlocución, aceptación. El régimen está buscando consolidar una oposición a su medida, que lo reconozca a él como un actor político, no como los criminales que son. El régimen también aspira a reducir las tensiones internacionales”, agregó Armas.

El diputado de Voluntad Popular dijo que quienes participen en el proceso y obtengan una gobernación o una alcaldía no pueden erigirse como “líderes legítimos de la oposición”.

“No lo son”, insistió a El American, “si unas elecciones están amañadas, ¿cómo es que se va a erigir líder, si es en función de unas adjudicaciones? Es decir, ¿son líderes porque el régimen decidió que pueden participar y son tolerados?”.

Armas puso al tanto a todo el partido, a lo interno, que él está en contra de participar.

“Quienes están en Venezuela creen que al participar tienen una oportunidad. Hablan de usar los espacios como trincheras de lucha. Nosotros estuvimos en contra y argumentos. Pero al final la mayoría decidió participar”.

“Creo que es un error”, aseveró el diputado. Y, coincidió con Smolansky: “La no participación ante regímenes de cortes totalitarios puede significar un gran mensaje. No es verdad que no había alternativas a la no participación. Sí hay”.

Armas agregó: “Ese día pudiste haber convocado a una gran manifestación pacífica en contra de las falsas elecciones”.

Iván Simonovis, quien fue uno de los presos políticos de la dictadura más reconocidos y fue comisionado de seguridad del Gobierno interino de Juan Guaidó, también se opone a la idea de participar en las elecciones. “Aquí nadie va a ganar espacios. En todo caso, el régimen cederá algunos espacios. Ningún partido ha hecho alguna oferta que sea relevante. Venden una esperanza que nunca van a poder cumplir. El régimen no les va a permitir que ninguno brille porque no le interesa”.

Simonovis alerta que es muy probable que todos los dirigentes a los que se les adjudique alguna gobernación o alcaldía van a terminar plegados a la estrategia de la dictadura en contra de las sanciones de Estados Unidos. “Cuando le den una gobernación, les van a decir que no hay plata por las sanciones, por lo que les van a pedir que vayan a Washington, a arrastrarse, a hacerle el juego al régimen”.

Son varias las voces que se oponen a la participación. Pero, mientras, los grandes partidos de la oposición venezolana, están en campaña. Desde Voluntad Popular, Acción Democrática hasta Primero Justicia, todos tienen candidatos inscritos. De los candidatos de este último, de hecho, hay varios que se encontraban en el exilio, como Tomás Guanipa o José Manuel Olivares, que habían huido de Venezuela por persecución o amenazas del régimen chavista. Ahora están recorriendo las calles de Caracas haciendo campaña.

¿Hay o no hay condiciones?

Aunque Venezuela es un país gobernado por narcoterroristas acusados por el Departamento de Justicia de Estados Unidos, a algunos les preocupan las condiciones electorales. En cuanto a esto, el director de la organización Transparencia Electoral, Leandro Querido, es tajante.

“No hay condiciones. Venezuela es el contraejemplo de lo que se entiende por elecciones con integridad. Elecciones con integridad supone un Estado de derecho, autoridades electorales competentes e imparciales, libertad de asociación y expresión, que no haya límites concretos y tácitos a la participación efectiva. Además, en el caso de Venezuela hay un contexto de violencia institucional muy marcado”, dijo Querido a El American.

El director de Transparencia Electoral cree que, en este caso, las elecciones son un recurso del régimen. “Es claro que las elecciones no son exclusivas de los regímenes democráticos. Elecciones se hacen también en regímenes totalitarios, autoritarios o híbridos. China hace elecciones, Cuba hace elecciones, Corea del Norte hace elecciones y no por eso son países democráticos”.

“También Nicaragua, que llegó a unas elecciones con candidatos opositores presos o exiliados. Con partidos políticos que son satélites del régimen de Daniel Ortega. Venezuela es igual. Es una situación de altísima gravedad institucional”, dijo Querido.

Según Leandro Querido, quienes hacen elecciones tienen la voluntad de demostrarle a la comunidad internacional que tienen el control absoluto del poder. Que ganan por unanimidad. Quieren demostrar cohesión y poder. Y les permite poner a la maquinaria electoral en funcionamiento.

“También les sirve a los regímenes totalitarios para hacer purgas internas”.

Uno de los argumentos a favor de estas falsas elecciones en particular, tiene que ver con la misión de observación que enviará a Caracas la Unión Europea. Sin embargo, es importante destacar que Josep Borrell, el jefe de la diplomacia europea, decidió enviar esta misión pese a las recomendaciones de su propio equipo de trabajo, que desaconsejó acompañar el evento del 21 de noviembre por la ausencia de condiciones.

“El despliegue de una misión de observación europea es probable que tenga un impacto adverso en la reputación y credibilidad de este tipo de misiones y que indirectamente contribuya a legitimar el proceso electoral”, se lee en el informe técnico encargado por el mismo Borrell. El jefe de la diplomacia desoyó las recomendaciones.

AME8707. CARACAS (VENEZUELA), 19/11/2021.- Una mujer camina frente propaganda de un candidato chavista (Venezuela).

Nace una oportunidad

A horas de este domingo, es difícil saber exactamente cuán alta será la abstención. Esa cifra, sin duda, arroja una oportunidad para el liderazgo opositor que se negó a, como dice, blanquear a la tiranía.

Estados Unidos rechaza estas elecciones. El presidente de Colombia, Iván Duque, también. “No van a ser libres, no van a ser democráticas”, dijo Duque desde Francia en una entrevista con AFP. “Es la misma estrategia que siempre busca Maduro: fracturar a un sector de la oposición, invitarlos a las elecciones, dejarlos ganar 4 o 5 o 6 gobernaciones para él lucir como un demócrata ante los ojos del mundo y perpetuar su dictadura”. El secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, ha rechazado todos los procesos electorales en Venezuela por considerarlos útiles a Maduro. Mientras, un sector de la oposición insiste en participar en un proceso viciado. Esto, sin duda, lo margina. Lo aparta y, también, lo hunde.

Ante ello, queda el terreno vacío. Fértil, de hecho, para el surgimiento de una alternativa. Y esa ha sido la discusión de los últimos días.

En ese sentido, Iván Simonovis dijo a El American: “Viene un proceso de reacomodo de opositores. Quienes participen en estas elecciones cargarán con esa cruz para siempre”.

En el foro de líderes opositores, Antonio Ledezma dijo: “Mi prioridad es armar una conducción política. Pero una conducción política que lleve a Venezuela hacia la libertad. ¿Un modelo de transición para que unos factores preserven cuotas de poder? Conmigo no cuenten. Si a mí me llaman y me dicen que existe una estrategia con el único punto de liberar a Venezuela, yo voy allí”.

“Es momento de rectificar. Estamos en unas condiciones que le abren un horizonte provisorio a Venezuela”, dijo Ledezma, citando la investigación contra Maduro de la Corte Penal Internacional y la extradición de Alex Saab, el testaferro chavista.

Por su parte, Smolansky aseveró: “Los partidos políticos de la oposición se agotaron. Hay una desconexión con los venezolanos. Yo creo que a partir de este domingo esa estructura de oposición empieza a colapsar, se empieza a desmoronar. Es el momento de una coalición de líderes, que no solo vengan de los partidos políticos. Aunque creo que hay muchos jóvenes de esos partidos que son rescatables. Pero la coalición debe ir mucho más allá de los partidos”.

Smolansky insistió en que tiene que armarse un nuevo proyecto que se erija sobre dos principios: salir de la dictadura y reconstruir a Venezuela.

“De nada sirve salir de la dictadura si no hay un compromiso genuino de reconstruir a Venezuela”, dijo el miembro fundador de Voluntad Popular.

La reflexión sobre cuál es el siguiente paso es constante. Como la dirigencia política tradicional viene corroyéndose desde hace años, es el momento para que alguien —o una coalición— dé el paso y tome la batuta. Es la gran oportunidad que ofrece el 21 de noviembre, como coincide María Corina Machado.

“Tenemos la obligación histórica, la responsabilidad, de construir una nueva dirección política, pero muy distinta. Que sea una alianza de ciudadanos, de todos los sectores. De todos los rincones del país. De venezolanos adentro y afuera. Es el momento de una enorme convocatoria, alrededor de un solo propósito: sacar a este sistema de mafias del poder”, dijo Machado a El American.

Machado agrega: “Debe ser una coalición con una clara conducción política, que tenga la tarea de sincronizar a todas las fuerzas de adentro y de afuera. Esa coalición debe lograr que los aliados internacionales vuelvan a entender a Venezuela como la principal prioridad de Occidente, ya que este régimen es una amenaza a la seguridad de todos los países del hemisferio”.

La líder opositora y coordinadora de Vente Venezuela asegura que la voluntad debe ser la de “sacar a estos criminales del poder, liberar a Venezuela e iniciar su reconstrucción, con una nación alzada sobre pilares republicanos, éticos y liberales muy sólidos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Socorristas, El American

Los Ángeles: socorristas no vacunados están obligados a pagar pruebas de COVID o serán despedidos

Next Article

Encuesta: Biden sigue siendo muy impopular y pierde terreno entre los votantes hispanos

Related Posts
Total
9
Share