fbpx
Saltar al contenido

La Idiotez de la Semana: John Leguizamo no quiere que James Franco interprete a Fidel Castro

La Idiotez de la Semana: John Leguizamo no quiere que James Franco interprete a Fidel Castro

Contenidos

Esta entrada también está disponible en: English

EL ACTOR colombo-americano John Leguizamo ha protagonizado La Idiotez de la Semana de El American al mostrarse indignado por la elección del actor James Franco para interpretar a Fidel Castro en una película sobre la hija del dictador cubano.

En un airado post en Instagram, John Leguizamo escribió: “¿Cómo es posible que esto siga ocurriendo? ¿Cómo es que Hollywood nos excluye, pero también nos roba nuestras narrativas? ¡No más apropiación de Hollywood y de los streamings! ¡Boicot! ¡Esto es una mierda!”.

idiotez semana john leguizamo

Captura de la publicación en Instagram de John Leguizamo.

Eso sí, aseguró que no tenía “ningún problema con Franco, pero no es latino”. John Leguizamo tiene una extraña manera de participar en la cultura de la cancelación. Cuando todo el mundo —incluso su sempiterno compañero Seth Rogen— le da la espalda a Franco por las acusaciones de acoso sexual a menores, John Leguizamo opta por tomar el camino de cancelarlo esgrimiendo la apropiación cultural.

"*" señala los campos obligatorios

Will you be voting in the upcoming midterm election?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

La idiotez que ha soltado John Leguizamo es de tal envergadura que no sabemos por dónde empezar. En primer lugar, nos preguntamos si llamar al boicot acaso no es apropiación cultural británica, ya que su nombre procede del capitán Charles Boycott. Necesitamos que algún experto en ideología woke aclare este extremo.

Las políticas identitarias woke están haciendo una auténtica escabechina en las mentes de las personas. Lo de creer que tienes derecho a algo por simplemente ser de un lugar concreto, o tener una orientación sexual determinada, y no por tu talento, calidad o méritos, es algo que no alcanzamos a comprender.

Además, si seguimos la lógica victimista de John Leguizamo, ¿por qué darle el papel de Fidel Castro a, por ejemplo, alguien como él que es colombiano, y no a un cubano? Además, ¿podría interpretarlo cualquier cubano? ¿O tendría que ser alguien nacido concretamente en Birán como Castro?

¿Acaso John Leguizamo considera que ser “latino” es un saco homogéneo que sirve para meter a cualquiera nacido en Sudamérica, o con padres sudamericanos? ¿Puede uno de estos “latinos” interpretar lo mismo a un cubano que a un argentino, que a un brasileño?

Pensándolo bien, ¿qué son los brasileños? ¿Latinos? ¿Hispanos? ¿Existen? ¿Están en el limbo? ¿Los del limbo no son los de Trinidad y Tobago? ¿Se cuelan los brasileños en la categoría de latinos pasando por debajo de la barra como si bailaran el limbo aprovechando su habilidad para la capoeira? ¡Qué lío!

La Idiotez de la Semana: John Leguizamo y el victimismo woke

Eso sí, para contorsionismo intelectual el de John Leguizamo, que como buen woke es también muy hipócrita. Resulta que uno de sus papeles más conocidos ha sido el de Toulouse Lautrec, en Moulin Rouge!, sin ser francés y sin padecer enanismo. También fue Luigi en Super Mario Bros. sin ser italiano, ni fontanero. De hecho, ha interpretado a italianos más veces, como en Summer of Sam, o como cuando fue un Capuleto en Romeo y Julieta.

Si seguimos tirando de memoria, nos daremos cuenta de que en A Wong Foo hizo de drag queen sin serlo en la vida real, que sepamos. Mucho ojo, porque este tipo de apropiación es ahora mismo uno de los mayores problemas del mundo para los progres. ¡Gravísimo!

¡Espera un momento! En Dr. Dolittle John Leguizamo daba voz a una rata. ¡Una auténtica injusticia para los miles de roedores actores en paro! Para colmo, su personaje más popular es Sid, el perezoso de Ice Age, y eso que Leguizamo no es un folívoro y ni siquiera es costarricense. Pero bueno, como este subgrupo de perezosos gigantes está extinto, no le robó el trabajo a nadie, así que no cuenta, suponemos.

Lo que sí necesita extinguirse con carácter de urgencia es la mentalidad victimista que tanto le gusta a la izquierda. El problema del victimismo no es que destruya la vida del que se victimiza, sino que la voracidad de su envidia es insaciable, y se alimenta del éxito y los méritos de los demás. A este ritmo, nos vamos a quedar sin arte de calidad por culpa del miedo a la cancelación, que atenaza a los creadores.

Aunque, en realidad, este exabrupto de John Leguizamo puede tener una explicación mucho más sencilla. A lo mejor, simplemente se trata de que Leguizamo —activista demócrata— no está contento con que se haga una película sobre la hija anticomunista de Fidel Castro.

Por ahora, el intento de cancelación a Alina of Cuba por parte de la izquierda atacando a James Franco por no ser latino ha salido mal. De hecho, le ha dado una enorme publicidad al proyecto. Suponemos que a medida que crezca el interés por este film previsiblemente anticomunista, la izquierda optará por el confiable recurso de las alegaciones sexuales contra Franco.

Mientras eso ocurre, le otorgamos a John Leguizamo el galardón de La Idiotez de la Semana de El American.

Ignacio Manuel García Medina, Business Management teacher. Artist and lecturer specialized in Popular Culture for various platforms. Presenter of the program "Pop Libertario" for the Juan de Mariana Institute. Lives in the Canary Islands, Spain // Ignacio M. García Medina es profesor de Gestión de Empresas. Es miembro del Instituto Juan de Mariana y conferenciante especializado en Cultura Popular e ideas de la Libertad.

Social Networks: @ignaciomgm

Total
8
Share