fbpx
Saltar al contenido

Lecciones de Depp contra Heard: No hay que ‘creer a todas las mujeres’

Johnny Depp

Available: English

[Read in English]

Believe All Women, el movimiento que surgió de la cruzada #MeToo tras el infame caso de Harvey Weinstein. La frase “creer a todas las mujeres”, en particular, creció en popularidad después del juicio de Brett Kavanaugh, en el cual, la acusación sexual de Christine Ford finalmente se demostró que era falsa. Ella mintió. Entonces, ¿debemos seguir creyendo a todas las mujeres?

Después de las audiencias del Senado que demostraron la inocencia del entonces juez Kavanaugh, todavía hubo quienes lamentablemente creyeron a su acusadora. Incluso hubo quienes creyeron falsamente que el juez Kavanaugh se salió con la suya en los abusos, lo que en última instancia llevó a que el movimiento #BelieveAllWomen siguiera vivo.

Nunca entendí el movimiento, francamente. Habiendo ido a un colegio de chicas, entendí bastante bien que las mujeres son capaces de mentir, manipular y acosar. Vi a algunas de mis compañeras ser constantemente humilladas por maniobras pasivo-agresivas de otras chicas. Algunas nunca aprendieron de su mal comportamiento porque siempre se salían con la suya.

¿De alguna manera pensamos que cuando las mujeres se hacen adultas, de repente se convierten en ciudadanas honestas y evolucionadas (al menos más que sus compañeros masculinos)? Qué pensamiento más absurdo y tonto.

Tanto los hombres como las mujeres tienen la capacidad de engañar. Si bien es cierto que los varones tienen una capacidad más fácil de maltratar físicamente (a pesar de las protestas izquierdistas de que hombres y mujeres son físicamente iguales), las mujeres también son capaces de aprovecharse de su posición y tanto mentir físicamente como maltratar a un hombre; y luego decirle al mundo que sucedió lo contrario. Porque al fin y al cabo, “créanse todas las mujeres”.

"*" señala los campos obligatorios

Is the Mar-A-Lago raid an unjust witch hunt?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Es difícil para los hombres admitir que una mujer abusó de ellos, e incluso cuando lo hacen, ¿quién les creería?

Ahora podríamos tener un caso que podría cambiar las cosas. Un caso que puede demostrar que no siempre tenemos que creer a alguien basándonos en sus características inmutables (concretamente el género), sino por las pruebas, el carácter y, simplemente, la búsqueda de la verdad. Un caso que hace todo eso, y en el que personas de ambos lados del espectro político podrían estar de acuerdo. Ese caso es el de Depp contra Heard (Johnny Depp contra su exesposa Amber Heard) por difamación. Las cosas podrían ponerse interesantes.

No soy de los que escriben o se detienen en asuntos de celebridades, y mucho menos en chismes, pero esta situación me parece diferente. El juicio podría tener un impacto cultural significativo en una sociedad que continuamente culpa de todos sus problemas a los hombres blancos. ¿Tenía Johnny el privilegio del hombre blanco en este caso concreto? No lo parece.

Amber Heard afirmó haber sido víctima de abusos domésticos en el momento álgido de los movimientos #MeToo y #BelieveAllWomen. Su fama se disparó y la reputación de Johnny Depp cayó en picado. Sus queridos personajes, como Jack Sparrow, le fueron negados, y a ella le tocó hacer papeles que le hicieron carrera.

Hasta ahora, los investigadores en línea han descubierto un audio tras otro de Johnny Depp y Amber Heard, donde ella admite haberle pegado. En una ocasión, ella dijo “dile al mundo Johnny. Diles… ‘yo Johnny Depp, un hombre, también soy una víctima de la violencia doméstica’… y verás cuánta gente te cree o se pone de tu lado”, en respuesta a las quejas de él por haber perdido un dedo en un altercado en el que ella le lanzó una botella afilada.

A pesar de tu propia percepción de quién es Johnny Depp, o de que quizás —como actor— haya hecho comentarios políticos que te hayan sentado mal, intenta trascender eso y piensa por un momento en todos los hombres a los que representa: hombres que pueden haber sido acusados injustamente de violencia doméstica, acoso sexual o violación. Piensa que esta vez tal vez sea una figura que pueda representar un cambio de precedente para todos esos hombres inocentes.

No es el momento de los eslóganes “creed a todas las mujeres” o “privilegio masculino”.

Total
0
Share