fbpx
Saltar al contenido

Así es como la “Ley Chips” busca entregar más de $280,000 millones a la industria del semiconductor

Así es como la "Ley Chips" busca entregar más de $280,000 millones a la industria del semiconductor

Contenidos

Available: English

[Read in English]

La Cámara de representantes de Estados Unidos acaba de pasar la Chips and Science Act, también conocida como “Ley Chips”, que destinaría $280,000 millones para impulsar la industria de semiconductores en Estados Unidos.

El proyecto de ley fue respaldado por la totalidad del Partido Demócrata y 17 representantes republicanos. El resultado de la votación terminó con 238 votos a favor de la legislación  y 187 en contra.

¿A que se destinará el dinero de la Ley Chips?

La Ley de Ciencia y Chips del 2022 destinará más de $52,700 millones en financiamiento directo para la construcción y expansión de plantas de manufactura de semiconductores.

"*" señala los campos obligatorios

Is the Mar-A-Lago raid an unjust witch hunt?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Adicionalmente, $24,000 millones se destinaran para brindar incentivos tributarios para las compañías fabricantes de semiconductores.

La legislación también crea un crédito tributario del 25 % para aquellas compañías que inviertan en manufactura de semiconductores.

Finalmente, $200,000 millones irán a financiar la investigación en ciencia y tecnología para los próximos años.

El dinero se distribuirá a lo largo de las agencias del Gobierno para investigación. La Fundación Nacional de Ciencia (NSF) recibirá  $81,000 millones en fondos de ese monto.

El proyecto de ley aprobado por la Cámara de Representantes también propone crear un Directorado de Tecnología e Innovación y otras oficinas para supervisar la ejecución del gasto de los programas creados por la legislación.

Entre los entes que crearía la ley incluirían nuevos centros de tecnología en las universidades, y becas para carreras en ciencia, tecnología y matemáticas.

También pone sus lentes en apoyar la educación básica y secundaria profundizando en los programas de ciencia, tecnología, ingeniería y  matemática.

América podría volver a enviar gente a la luna con la Ley Chips

La legislación autoriza destinar presupuesto para la Administración Nacional de Aeronáutica y Espacio, mejor conocida como la NASA, con el objetivo de retomar el programa Artemisa, que tiene como meta volver a llevar humanos de vuelta a la luna.

Dejando su claro sello, el Partido Demócrata plasmó en la legislación que el próximo viaje a la luna deberá llevar entre su tripulación una mujer y una persona de color. Petición que seguramente no representa ningún problema para la NASA, pues ésta siempre ha sido reconocida por ser una agencia inclusiva.

La Ley Chips tiene como objetivo ganarle la carrera tecnológica a China

El proyecto de ley prohíbe destinar fondos a básicamente cualquier organización que esté vinculada a China de alguna manera. Las compañías no pueden utilizar el dinero para expandir sus capacidades productivas en territorio chino y las universidades que tengan partnerships con el Instituto Confucio no obtendrán presupuesto de investigación procedente de esta ley.

La Ley Chips llega en un momento en que varios productores americanos han visto su producción retrasada por la escasez de semiconductores, así como lo cierres por Covid en China.

Impulsado por el temor a un potencial bloqueo de sus fuentes de semiconductores y otros bienes de manufactura como modo de presión en caso de un potencial conflicto por Taiwán, Estados Unidos busca reducir su dependencia tecnológica de China y de la propia democracia taiwanesa.

El difícil y costoso proceso de fabricación de semiconductores

El proceso de fabricación de microchips es lento, complejo y costoso, requiere de equipos con precisión clínica, profesionales altamente educados y ambientes extremadamente limpios. Puede tomar hasta tres meses el proceso de conversión los delicados espejos de silicona en semiconductores funcionales.

Poner en funcionamiento las fábricas de microchips, conocidas como Foundries, puede tardar años y requieren inversiones de capital que se ubican en los miles de millones de dólares.

Como la aviación, la industria de semiconductores es de las pocas que es altamente subsidiada por los Gobiernos, que se lo pueden permitir,  por su importancia estratégica para el funcionamiento del mundo moderno.

 

 

 

 

 

Total
0
Share