fbpx
Mbappé y el PSG golpean primero al Real Madrid

Mbappé y el PSG golpean primero al Real Madrid

El equipo de Pochettino jugó su mejor partido de la temporada ante el conjunto merengue que se fue de París herido, dominado y sin patear al arco

Se extrañaba la Champions League. El himno, el ambiente y el show. Entendiendo esto, mejor puesta en escena no nos pudo regalar el París Saint Germain (PSG) que, contra pronósticos, maniató al Real Madrid con una exhibición soberbia en el Parque de los Príncipes.

Los parisinos, venidos a menos en Ligue 1 —con buenos resultados, pero con apático desempeño— se soltaron ante el equipo más duro en Europa (al menos, eso tienes en los papeles cuando te enfrentas al Madrid). Pochettino, a quien ya le están buscando reemplazante en Francia, confió en lo que mejor le funcionó hasta el momento: poner a Danilo —mediocampista— en el rol mixto de tercer central y mediocentro por derecha. Por delante, Paredes y Verratti marcaron los tempos, dejando las bandas a Hakimi y Nuno y el ataque para Di María, Messi y el hombre de la noche: Mbappé.

Pero ni el más optimista de los hinchas parisinos ni el más pesimista de los merengues se podía imaginar el baño futbolístico que se vio en París. Presionando alto, moviendo rápido el balón, encontrando sociedades entre Verratti, Messi y Mbappé; el PSG jugó un partido de serio candidato al título. Un golpe sobre la mesa. El Real quedó absorbido, sin poder rematar al arco y apenas plantándose en campo rival unas tres o cuatro veces en noventa minutos. Un pecado capital teniendo a Modric, Kross y Benzema de tu lado.

Verratti, Messi y Mbappé hundieron al Madrid

Verratti, infravalorado mediocampista tano, volvió a recordarnos que es uno de los mejores jugadores para jugar la Champions. Mbappé, ante lo que puede ser su próximo equipo, demostró una vez más que está hecho para estos escenarios de alto impacto. Y Messi, cuyo partido seguro será más recordado por el penal malogrado, jugó su mejor partido desde que defiende los colores parisinos.

Di María, quien ya puede ir olvidándose de ser titular en Madrid si Neymar llega bien, tuvo la primera oportunidad bajo la suela apenas comenzado el partido. Mbappé también tuvo la suya frente a Courtois, tras soberbio pase de Messi. Si bien el dominio fue clamoroso, al PSG le costó encontrar en la “Zona Messi” —esa que tantas veces encontraba Busquets en el Barcelona— a sus atacantes. Solo Militão y Alaba pudieron sostener a los merengues en la primera parte.

Will the new Press Secretary be just as awful as Jen Psaki?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Messi, Verratti y Militao; tres de los mejores jugadores de la noche. (EFE)

Un vendaval de show y fútbol

Al descanso quedaba la sensación de “partido táctico”, con un Madrid sorprendentemente replegado y un PSG intenso pero sin profundidad. Quedaba, entonces, la pregunta al aire: ¿será que este era el plan de Ancelotti? ¿Darle el balón a Messi, Verratti y Mbappé y explotar espacios en transiciones? Si era así, craso error, pues el PSG se encargó de apisonar a los de Ancelotti en la segunda mitad.

Messi, en modo lanzador/armador, se cansó de conectar con Hakimi por derecha, Verratti y Paredes en zona central y poner de cara a Mbappé con sus marcadores. El penal que le atajó a Courtois queda anecdótico porque después de ello el argentino no hizo más que crecer y adueñarse de las transiciones. Rápido, gambetero, fino en las combinaciones, “el 30” se apoyó en un eléctrico Neymar para lanzar contraataques y echar al Madrid contra su arco en el momento que intentaban asomar la cabeza los españoles.

Incapaces de generar circuitos de juego y mantener la posesión, al Madrid no le quedó de otra que resistir cerca de su arco. Con un Militão impecable en los duelos, un Alaba atentos en las correcciones y un Courtois soberbio bajo palos.



Pero en la Champions el plus está no solo en la eficacia, las figuras y el saber competir; sino también el hambre, pues la mesa estaba servida para quienes quisieron ganarlo. Pochettino, valiente y certero, puso a Neymar en el momento clave. El diez puso el talento y la magia en pro del equipo desde que salió al verde. Lanzando paredes con Messi y dándole un plus de calidad al PSG en zona de impacto.

Mbappé y el PSG golpean primero al Real Madrid
Neymar Jr. enfila hacia el arco luego de una jugada armada por Lionel Messi. (EFE)

Su taco inició la obra davinciana de Mbappé, justo al ocaso de un partido que insólitamente seguía 0-0. Allí, escorado sobre la izquierda, el francés empezó a encarar desafiando a un tímido Lucas Vázquez y a la Torre de Babel Militão; en una baldosa y un movimiento de mega estrella, se sacó de encima a sus marcadores. Courtois, quien ya le había sacado a Kylian un gol apenas empezado el complemento, se agigantó para tapar todo el arco, pero dejó abiertas las piernas y por allí se coló la caprichosa.

El PSG, gracias a la pegada de Mbappé, golpeó primero. Pero lo más importante para los parisinos fue el rendimiento, recuperar a Neymar y ver a Messi siendo Messi. Una bocanada de aire fresco para un equipo que tiene la presión de por fin levantar la Orejona. El Madrid, en cambio, puede agradecer que sigue con chances de ganar la pelea, pese a la paliza recibida en este primer round.

Previous Article

Tras ola de detenciones y amenazas de Trudeau, manifestantes abandonan la frontera oeste de Canadá

Next Article

En solo un año, la aprobación de Joe Biden se ha desplomado 40 puntos entre los hispanos

Related Posts
Estudio reveló que medios hicieron una cobertura negativa sobre Trump

¡Trump ha vuelto!

El CPAC de 2021 será recordado como el día en que Trump reclamó su lugar histórico en esta batalla de realineación americana y la consolidación del cambio de paradigma que su presidencia inició
Total
1
Share