fbpx
AOC, demócratas, polarización

AOC y los demócratas aumentan la polarización

Desde su cuenta con más de 11 millones de seguidores la intención de la representante Ocasio-Cortez es clara: aprovecharse del momento político y social para fortalecer su base con el discurso polarizador que caracteriza a los demócratas.

Luego de que el mundo denunciara y condenara el trágico asalto al Capitolio, apareció un grupo de políticos que está explotando la situación para, en lugar de apostar por la unión y promover el bipartidismo, afianzar la polarización que tanto daño le está haciendo a la sociedad americana. Es el caso de los demócratas y, en especial, de la congresista Alexandria Ocasio-Cortez o AOC (D-NY).

¿Quién lo diría? Aquellos que pasaron 4 años con la trama rusa, cuestionando la victoria de Trump, auparon la polarización con estigmatizaciones y llevaron adelante un impeachment sin base, hoy se alzan con la batuta de la moral y la protección a las instituciones. En especial AOC, que ha decidido usar su cuenta Twitter para apuntar con el dedo a los que ella considera responsables por el asalto al Capitolio.

AOC primero se peleó con el senador Ted Cruz (R-TX), al que le pidió su «renuncia» en Twitter luego de llamarlo «cobarde» y «egoísta» por su intención de objetar el resultado de las elecciones junto a otros senadores.

AOC ha utilizado su cuenta en Twitter los últimos días para apuntar con el dedo a senadores y representantes republicanos.

Cruz no se quedó de brazos cruzados y devolvió el golpe calificando a Ocasio-Cortez de «mentirosa» y avisándole que no iría a ningún lado y que lucharía contra «ella y sus amigos socialistas» desde la Cámara Alta.

Las peleas con Cruz continuaron días después, el senador criticó la postura de Joe Biden de llamar neonazis a los partidarios de Trump que fueron a manifestarse al Capitolio y, posteriormente, terminó con el asalto condenado por todos los actores políticos en DC.  

A raíz de eso, AOC lanzó en Twitter:

«Llevaban camisas de Auschwitz, erigieron horcas e intentaron colgar al vicepresidente. Su continua disculpa y negación de la presencia neonazi del miércoles es aborrecible y peligrosa. Lo más sanador y unificador que puede hacer es asumir la responsabilidad de sus acciones y renunciar».

Cruz había dicho, a propósito de las palabras de Joe Biden, que es «Muy triste. En un momento de profunda división nacional, la elección del presidente electo Biden de llamar literalmente nazis a sus oponentes políticos no hace nada para unirnos o promover la curación. Este tipo de retórica partidista viciosa solo desgarra a nuestro país».

Los intercambios tuiteros continuaron. Cruz acusó a AOC de ir en contra una resolución que él mismo promovió y condenaba el antisemitismo anexando una nota de USA Today donde se mostraba como Ocasio-Cortez apoyó a su compañera Ilhan Omar luego de que esta dijera unos comentarios en contra de Israel.

AOC respondió alegando que Cruz mentía, pues ella votó a favor de condenar al antisemitismo, pero no desmintió la nota donde apoyó a Omar.

No fue la única pelea de AOC

Luego del episodio con Cruz, la representante Ocasio-Cortez fue a por otra republicana, esta vez de la Cámara Baja y con mucho menos seguidores que Ted Cruz.

Nicole Malliotakis (R-NY) publicó un vídeo en Twitter donde manifestaba estar orgullosa del movimiento Back the Blue, una campaña que surgió para hacerle contrapeso a los movimientos de izquierda radical —como Antifa o Black Lives Matter— que impulsan movimientos como Defund The Police o la narrativa del racismo sistemático en las instituciones policiales, ambos apoyados por AOC.

Luego del vídeo, Cortez apuntó contra Malliotakis tuiteando: «Uno de sus primeros votos en el Congreso fue amplificar una mentira conocida sobre las elecciones libres de nuestra nación que provocó un motín que mató a un oficial de policía del Capitolio. No hay forma de volver atrás con un hashtag. Trajo vergüenza a nuestra delegación y al distrito que representa».

Enseguida los comentarios en contra Malliotakis se llenaron, muchos la tacharon de hipócrita —siendo que Malliotakis hizo campaña activa a favor de las fuerzas del orden desde hace mucho—, pero, pese al ataque tuitero, hubo respuesta de la cubanoamericana a AOC:

«Esto viene de una socialista que solo habla de nuestra policía cuando llama para desfinanciarlos… Y cuando no estás haciendo eso… estás matando empleos, defendiendo a los saqueadores, llamando “racistas” a los que apoyan a la policía o presionando una ideología destructiva que no ha llevado más que a la miseria».

Malliotakis responde a AOC, luego de que esta la criticara por su postura hacia las fuerzas del orden luego de que un policía muriera en el ataque al Capitolio.

Pero la fuerza tuitera de AOC es muy superior a la que tiene Malliotakis, una representante republicana que, contra todo pronóstico, logró alzarse con un escaño en el congreso representando a New York. De hecho, es la única republicana de la Cámara Baja que ganó en dicho estado.

Malliotakis forma parte del —como lo denominamos en El American— del «The anti-socialist squad» en el Congreso, conformado por 4 miembros que son abiertamente antisocialistas y están para en la Cámara Baja para hacerle frente a los líderes de izquierda más progresistas como AOC o Ilhan Omar.

Los otros tres representantes que componen el «The anti-socialist squad» son María Elvira Salazar, Carlos Giménez y Victoria Spartz.

María Elvira, por cierto, salió a respaldar a Milliotakis en el intercambio con AOC:

Apoyo de la reconocida periodista y ahora congresista María Elvira Salazar.
Segregar aún más, pese a todo

El problema de fondo es que los demócratas están haciendo lo que hicieron durante cuatro años seguidos: estigmatizar a los seguidores de Trump y aprovechar el momento político para generar aún más polarización.

Por un lado, están Nancy Pelosi y los demócratas promoviendo un segundo impeachment que no solo afectaría a Donald J. Trump, sino también a la agenda de Joe Biden. Una jugada política que no traería buenos resultados para el país.

Por otro están Michelle Obama y Hillary Clinton pidiendo y celebrando respectivamente el cierre definitivo de la cuenta de Twitter de Trump. Y también tienes a AOC, haciendo una especia de campaña twittera para apuntar con el dedo a congresistas republicanos que hayan acompañado las denuncias de fraude.

Ocasio-Cortez, directamente, está yendo contra una gran parte del país que aún se siente estafada por las elecciones. Porque si algo hay que aceptar es que el proceso fue opaco y que la implementación masiva de los votos por correo no ayudaron en nada a fortalecer la democracia americana.

Joe Biden no se queda atrás, en su campaña decía «seré el presidente de todos los americanos», ahora decidió llamar «neonazis» a los partidarios de Trump que fueron a la manifestación del Capitolio.

Curioso que los demócratas salgan con la bandera de defensa a las instituciones, pues su postura en el verano pasado fue apoyar o hacer la vista la gorda a la violencia de los antisistema para congraciarse y tener su apoyo electoral. Y, además, lo mismo que AOC le reprocha a Ted Cruz o Malliotakis, lo hicieron los demócratas durante varios años.

Decía Nancy Pelosi en 2017: «Nuestra elección fue secuestrada. No hay dudas. El Congreso tiene el deber de #ProtectOurDemocracy Y #FollowTheFacts», sin hechos y sin pruebas. Los demócratas torpedearon la presidencia 4 años y ahora dicen defender la democracia.

Los hechos del Capitolio fueron trágicos e inexcusables, pero un bando los condenó inmediatamente —incluso los que apoyan al presidente— y otro se dedicó a sacar rédito político y a polarizar aún más al país. No es la solución.

Si la postura demócrata es similar a la de AOC, el panorama para Estados Unidos es desolador. La polarización y la indignación irá en aumento y, en esta ocasión, el chivo expiatorio no será Trump.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
poder político, ron paul - big tech

Continúa la tiranía de las Big Tech: Facebook bloquea también a Ron Paul

Next Article
Células proterroristas, Chile

Células proterroristas se infiltran en los conflictos sociales de Chile

Related Posts
Total
0
Share