fbpx
Jeff Bezos

No existe tal cosa como “ganancias excesivas”

Lamentar que un capitalista obtenga grandes ganancias es como quejarse de que un cirujano salve demasiadas vidas


Por Robert P. Murphy

Si quieres hacer negocios en Venezuela, tendrás que dejar que el gobierno haga tu contabilidad para asegurarse de que no estés ganando demasiado. El decreto del dictador venezolano Nicolás Maduro, llamado “ley orgánica de precios justos”, establece ganancias máximas y “justa” en el 30% de los costos.

Además de los problemas prácticos de la aplicación de tal medida, el techo de ingresos se basa en un concepto erróneo básico: la idea de que existe tal cosa como beneficios “justos” o “excesivos” malinterpreta la función de la ganancia -y la pérdida- en una economía de mercado.

Lamentar que un capitalista obtenga grandes beneficios es como quejarse de que un cirujano salve demasiadas vidas.

La prueba de ganancias y pérdidas

El gran economista austriaco Ludwig von Mises apreciaba el proceso de mercado porque pensaba que era una institución maravillosa para utilizar los escasos recursos del mundo de la manera que mejor sirviera a los consumidores. Los precios de mercado de diversos recursos, desde las horas de trabajo hasta las toneladas de hierro y los acres de tierra de cultivo, muestran a los empresarios lo valiosos que son esos recursos en la actividad más valiosa – a juzgar por las decisiones de gasto de los consumidores – y por lo tanto proporcionan los incentivos adecuados para desplegarlos racionalmente.

Como detallo en mi libro sobre el pensamiento de Mises, Posibilidades: Cooperación, empresa y acción humana, podemos entender la perspectiva de Mises imaginando un tonto escenario en el cual un contratista de construcción decide revestir con oro sólido los interiores de los apartamentos. Seguramente los inquilinos estarían dispuestos a pagar mucho más por el alquiler si su apartamento tuviera los mostradores recubiertos de oro. Entonces, ¿por qué sería una jugada tonta para nuestro empresario?

La respuesta, por supuesto, es que aunque los ingresos podrían ser mucho más altos, el uso de oro haría que los costos monetarios del proyecto fuesen aún más altos. La decisión de empezar a usar grandes cantidades de oro transformaría la operación previamente rentable en pérdidas.

En última instancia, el valor es subjetivo, por lo que tal vez el empresario siga adelante con su plan. Tal vez sea un truco publicitario, o tal vez quiera utilizar parte de su riqueza personal para adoptar una posición pública ante el dinero sólido. Sin embargo, su contador le informará de las implicaciones monetarias de su plan. En la medida en que el constructor está en la construcción para “ganar dinero”, los precios del mercado le guiarán a abandonar la tonta idea de recubrir los apartamentos con oro.

Ahora aquí está el elemento importante: note que aunque el alto precio de mercado del oro evita que se desperdicie en la decoración de los apartamentos, hay líneas de producción que pueden usar el oro de manera rentable. Por ejemplo, los joyeros que venden collares pueden hacer un cálculo similar y decidir, “La cantidad extra que mis clientes estarían dispuestos a pagar por un collar de oro en lugar de, digamos, un collar de plata, justifica el gasto extra de poner oro en los collares en lugar de plata”.

De hecho, tiene que ser el caso de que algún empresario pueda finalmente permitirse utilizar un determinado recurso, porque de lo contrario sus propietarios no podrían ganar dinero con él. Parafraseando a Yogi Berra, no tendría sentido decir de un recurso, Nadie usa ya ese insumo – es demasiado caro.

El peligro del incremento de los precios

Lo bueno de la visión de Mises sobre las ganancias es que su concepción brilla cuando entramos en el mundo de la incertidumbre dinámica. Los modelos matemáticos neoclásicos de “equilibrio general” son elegantes, pero sólo funcionan bien para describir una situación una vez que todo se asienta. Mises reconoció la importancia de las ganancias para ajustar los planes a la realidad.

En particular, si un inversionista obtiene una tasa de ganancias “por encima de lo normal”, significa que anticipó las condiciones futuras mejor que otros. Reconoció que en la configuración original, el proceso de mercado no identificaba correctamente la escasez de ciertos insumos; eran demasiado baratos. Así que el empresario con visión de futuro detectó la discrepancia y se lanzó a recoger la ganga. En el proceso, subió los precios de los insumos demasiado baratos y (al suministrar más producción en el futuro) hizo bajar el precio de la producción demasiado cara.

En cambio, una concepción estática lleva a absurdos como el de recomendar a los gobiernos locales que monopolicen los servicios públicos, como los proveedores de electricidad al por menor, y que luego permitan a sus inversionistas obtener una tasa de rendimiento “justa” mediante la fijación de precios que superen los costos.

El problema fundamental de este enfoque (desde una perspectiva económica) es que considera que los “costos de producción” son dados. Si una empresa sabe que puede cobrar su “costo” más un margen de ganancia, entonces no hay ningún incentivo para encontrar formas de suministrar megavatios-hora más baratos.

Jugando con el sistema

He aquí otro giro, que acabo de aprender recientemente de un experto en mercados de la energía: si el margen de ganancia permitido oficialmente es mayor que el tipo de interés vigente, entonces los propietarios de una empresa de servicios públicos regulada pueden pedir prestado para apalancarse, aumentando así la tasa real de rendimiento del cual disfrutan sus accionistas.

Por ejemplo, supongamos que la junta de supervisión del gobierno permite que la empresa de servicios públicos gane un 5% en su funcionamiento. Pero supongamos que los propietarios votan para que la empresa de servicios públicos emita bonos al 3%, y que recaudan tanta deuda externa como la que ellos mismos ponen en la empresa con su inversión original. Así que si la empresa de servicios públicos se financia con, digamos, 50 millones de dólares de los inversores iniciales y 50 millones de dólares en bonos, entonces los reguladores podrían pensar que satisface la norma de dejarles ganar un total de 5 millones de dólares en ganancias contables. (Eso es un 5% de retorno sobre los $100 millones puestos en la compañía).

Pero después de pagar el 3% a los tenedores de bonos sobre sus préstamos de 50 millones de dólares (que son 1,5 millones), los propietarios de la empresa de servicios públicos se quedan con 3,5 millones de dólares de ganancias, que se distribuirán sobre la base de su inversión de bolsillo de 50 millones de dólares. Eso es un 7% de retorno, no el 5% de retorno que la junta de servicios públicos pensó que estaba otorgando

El proceso de mercado utiliza la herramienta de la contabilidad de ganancias y pérdidas para guiar a los empresarios en las decisiones económicas. Los intentos de sustituir otro sistema por un capitalismo genuino llevarán a consecuencias no deseadas.

Total
10
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
encouregement

Cómo sacar el máximo provecho de los demás

Next Article
futbolista, cavani, racismo

El progresismo llega al fútbol: Cavani es investigado por decirle "gracias negrito" a un amigo

Related Posts
Total
10
Share