fbpx

Salario, Ley, Economía, El American

No, el salario no sube porque lo diga la ley

Los trabajadores con salarios más bajos recibieron ganancias como pocas en la memoria reciente. Lo último que deberíamos hacer es ponerle a las posibilidades de prosperidad un fin prematuro

[Read in English]

Por Adam Michel

Antes de que los legisladores se fueran de receso en agosto del 2019, la Cámara controlada por los demócratas votó para aumentar el salario mínimo federal a 15 dólares por hora.

Tal movimiento sería contraproducente en gran medida si se aprobara como ley. Afectaría más a los individuos menos cualificados, incluyendo adolescentes, inmigrantes y aquellos sin título de bachillerato. Y las mujeres, que tienen por lo general más trabajos de bajos salarios que los hombres, serían las más perjudicadas, representando más del 60 % de los despidos resultantes.

La presión por nuevos mandatos salariales llegó en un momento desconcertante: Cuando Estados Unidos estaba en medio de una expansión económica récord en la que los trabajadores de los empleos de bajos salarios están viendo sus salarios crecer más rápido, que muchos de los trabajadores con altos salarios.

Esto no es un asunto meramente en la discusión. Es una tendencia en curso, como mostró el informe de empleos de julio del año pasado.

Para ese momento, el promedio de crecimiento de los salarios había sido superior al 3 %. Mientras tanto, el décimo percentil más bajo de los asalariados (personas que ganan unos 12 dólares por hora) se ha beneficiado de más del doble de esa ganancia en los salarios, un aumento salarial del 6.6 % sólo en el último año. Eso equivale a un aumento de aproximadamente 1,500 dólares para alguien que gana menos de 25,000 dólares al año.

Algunos afirman ahora que los aumentos del salario mínimo a nivel estatal son responsables. Un breve estudio, que se repitió en las páginas de The Washington Post, muestra que los estados con aumentos del salario mínimo han visto un crecimiento salarial más rápido para los trabajadores de bajos salarios desde el 2013.

No hay que ir tan rápido. Hay algunos problemas serios con este estudio.

Por ejemplo, muchos estados que aumentaron su salario mínimo también instituyeron reformas pro-crecimiento alrededor del mismo tiempo. Nueva York, por ejemplo, mejoró su clima de negocios en 2014 al reducir su impuesto corporativo a su tasa más baja desde los años 60. MissouriArizonaWashington D.C.; Minnesota; y Maine se encuentran entre los estados que recortaron los impuestos durante ese período de tiempo y también aumentaron su salario mínimo.

Existe ahora bastante evidencia de que las políticas en favor del crecimiento, como los recortes de impuestos a las empresas, fomentan el crecimiento de salarios y nuevas contrataciones. La investigación sobre el salario mínimo cuenta la historia opuesta: la pérdida de empleos y el estancamiento de los salarios.

El hecho económico es que cuando el Gobierno obliga a las empresas a pagar a un empleado un salario por hora obligatorio, las empresas tienen pocas opciones: recortar las horas, despedir a los trabajadores o reducir los beneficios, o alguna combinación de estos.

En la mayoría de los casos, las empresas se ven obligadas a recortar puestos de trabajo, razón por la cual la Oficina Presupuestaria del Congreso descubrió que el aumento del salario mínimo a 15 dólares por hora podría hacer que más de 3.7 millones de trabajadores perdieran sus empleos.

Un estudio de 2011 de la Fundación Heritage planteó un escenario aún más sombrío, al encontrar que esta política forzará a siete millones de estadounidenses a dejar el trabajo.

Los economistas han documentado el importante impacto negativo de la decisión de Seattle de aumentar el salario mínimo a 13 dólares por hora. Esa decisión resultó en una caída del empleo en toda la ciudad. Los trabajadores que conservaron sus empleos terminaron trabajando menos horas, resultando en una pérdida de ingresos netos.

Una tendencia similar resultó del aumento del salario mínimo de Illinois en 2002.

En un estudio realizado en 2015 se comprobó que los trabajadores de los estados con pequeños aumentos del salario mínimo entre 2005 y 2008 terminaron con salarios más bajos que los que habrían tenido si el estado nunca hubiera aumentado su salario mínimo. El aumento del salario mínimo logró exactamente lo contrario de su objetivo.

Esto sucede, en parte, porque los salarios mínimos reducen el número de puestos de trabajo disponibles, lo que significa que hay trabajadores igualmente cualificados compitiendo por menos puestos de trabajo. Los trabajadores, que tienen la suerte de conservar su trabajo, ven un crecimiento salarial más lento del que tendrían de otra manera porque el mercado laboral está lleno de personas que pueden reemplazarlos fácilmente.

También se ha demostrado que los salarios mínimos incentivan a los jóvenes de bajos ingresos a abandonar la escuela, lo que reduce sus futuros ingresos. Además, cortan por completo las oportunidades de empleo de los trabajadores que aún no pueden producir el salario mínimo.

A 15 dólares por hora, los trabajadores deben ser capaces de producir más de 35,000 dólares al año. Es un listón muy alto para cualquiera que esté empezando y especialmente para los adolescentes que intentan conseguir su primer trabajo, quizás para ahorrar para la universidad.

Un estudio sobre los efectos a largo plazo de los salarios mínimos encontró que cuanto más tiempo estaban expuestos los individuos a salarios mínimos, menos trabajaban y ganaban a finales de los 20 años. El estudio también señaló que “los efectos adversos a largo plazo son más fuertes para las personas de color”.

Puede ser cierto que algunas subidas del salario mínimo aumentan los salarios de unos pocos trabajadores afortunados, pero se hace a expensas de los despidos y de la reducción de las horas de trabajo de otros.

Los trabajadores tienen mucho más que ganar con aumentos salariales sostenibles, y también lo tienen los empleadores y los clientes, ya que ambos grupos quieren un mejor rendimiento de los trabajadores.

Con una economía en auge, los empleadores compiten por la mano de obra. Eso pone a los trabajadores en el asiento del conductor, permitiéndoles demandar salarios más altos y mejores beneficios.

Además, la productividad es un punto de ventaja importante para los trabajadores. Cuando los trabajadores son más productivos, aportan más valor a la empresa y por lo tanto pueden exigir salarios más altos.

El entorno económico actual se ha beneficiado de dos cosas: los recortes fiscales de 2017 y la desregulación en curso. Estas políticas están haciendo que los trabajadores estadounidenses sean más productivos. 

Los recortes fiscales de 2017 redujeron significativamente el costo de las nuevas inversiones al recortar la tasa del impuesto de sociedades y permitir que las empresas deduzcan de sus impuestos el costo total de muchas nuevas inversiones. Ahora, las empresas tienen un mayor incentivo para reinvertir sus beneficios en las herramientas y los investigadores necesitan ser empleados más productivos.

Y, a medida que los trabajadores se vuelven más valiosos a través del aumento de la productividad, se les permite exigir salarios más altos.

Pero estos recortes de impuestos necesitan hacerse permanentes para asegurar que los trabajadores experimenten ganancias.

Estos logros son impresionantes a pesar de la incertidumbre económica exigida por la política arancelaria del presidente Donald Trump y la deuda federal en constante expansión, que debe ser abordada.

El Congreso no debería ordenar un salario mínimo federal más alto. Los trabajadores con salarios más bajos recibieron ganancias como pocas en la memoria reciente. Lo último que deberíamos hacer es ponerle a las posibilidades de prosperidad un fin prematuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Economía, Crecimiento, Estados Unidos, Supera récord histórico, El American

FMI estima que la economía crecerá 5.1 % superando récord histórico

Next Article
john dolmayan

John Dolmayan​, baterista de System of a Down: "No creo en el comunismo ni en el socialismo"

Related Posts
Total
21
Share