fbpx

Trump,

Parler es el futuro y empieza con Donald Trump

En un momento en el que la censura y la cultura de la cancelación son más frecuentes que nunca, los individuos que amen la libertad deben encontrar formas creativas de hacer oír su voz

[Read in English]

Twitter y otras plataformas de medios sociales como Facebook y Google llevan mucho tiempo en el negocio de censurar las opiniones que no les gustan. No son necesariamente opiniones “peligrosas” como afirman, sino más bien opiniones que generalmente se oponen profundamente a la ortodoxia progresista de Silicon Valley. 

Los provocadores de derecha como Roger Stone, Carl Benjamin, Milo Yiannopoulos y Laura Loomer fueron las primeras figuras importantes en ser prohibidas por completo en Twitter, donde cada uno tenía cientos de miles de seguidores. A pesar de esta censura, la mayoría de los partidarios de Trump permanecieron activos en la plataforma para mantenerse dentro de la conversación más amplia. 

Sin embargo, la decisión de Twitter de prohibir el viernes por la noche a Donald Trump, un presidente de los Estados Unidos en ejercicio, representa un nuevo y radical paso de la compañía que debería alarmar a cualquiera que esté interesado en preservar la libertad de expresión. El movimiento fue claramente político, a pesar de la discutible afirmación de la compañía de que Trump estaba incitando a la violencia. Desde antes de la elección de Trump, Twitter venía siendo una máquina política, con muchos de sus empleados siendo abiertamente activistas progresistas. 

Dirigida por su fundador y director general, Jack Dorsey, la empresa ha suspendido a innumerables activistas de derecha que habían creado un grupo de millones de seguidores, eliminando efectivamente sus voces del debate público. Mientras tanto, figuras involucradas en atroces abusos de los derechos humanos como el dictador venezolano Nicolás Maduro o el ayatolá iraní Khamenei siguen siendo libres de utilizar la plataforma como deseen. 

Twitter es una empresa privada, y aunque los argumentos para intervenir en ella u otros gigantes de Silicon Valley como Google y Facebook son convincentes, la aprobación de cualquier legislación de este tipo bajo un Congreso totalmente controlado por los demócratas es extremadamente improbable. Aquí es donde los conservadores y libertarios deben abrazar la belleza de la innovación y el libre mercado. Afortunadamente, tienen una plataforma ya preparada: Parler, una red social fundada en 2018 que es similar a Twitter pero con un firme compromiso con la libertad de expresión.

Millones de personas ya se han unido a Parler y la empresa se está expandiendo rápidamente, aunque todavía se enfrenta a grandes desafíos. El primero de ellos serán los intentos de destruirla. Ya hemos visto el comportamiento monopólico de Google y Apple, que han puesto permanentemente la aplicación Parler en la lista negra de sus tiendas de aplicaciones si no se impone una mayor moderación de su contenido. Amazon también la ha eliminado de sus servidores, lo que significa que el sitio web necesitará encontrar un nuevo host que podría dejarla fuera de línea por lo menos una semana. 

Actualmente, la plataforma sólo prohíbe el contenido pornográfico y las cosas que son ilegales, aunque requerirá políticas mucho más estrictas para satisfacer las demandas de estas dos compañías, que juntas controlan más del 90 por ciento del mercado de las aplicaciones. 

El otro gran desafío que enfrenta Parler es pasar de ser una cámara de eco conservadora a convertirse en un lugar donde la gente de todo credo y color esté dispuesta a estar. Una de las grandes cosas de Twitter es la idea de que es una plaza pública de debate, pero esta diversidad de opinión será muy difícil de lograr en Parler. Si Parler se convierte en un espacio solo para los conservadores, es probable que sólo contribuya a las estrictas divisiones partidistas e ideológicas que actualmente están desgarrando a América. 

Con Donald Trump fuera de Twitter, lo obvio para él es unirse a Parler y reconstruir su audiencia. A pesar de la determinación de los medios de comunicación de evitar que llegue a sus partidarios y de escribirlo efectivamente fuera de la historia, millones de personas irán a Parler sólo para estar conectados con este enigmático y a la vez el más controvertido de los presidentes estadounidenses. Esto será probablemente más fácil de lo que parece: el presentador de Fox News, Mark Levin, ya tiene más de cuatro millones de seguidores en la plataforma. 

Después de que la plataforma se convierta en un centro de opinión conservadora, Parler puede con suerte expandirse a otros mercados y convertirse en una opción atractiva para cualquiera que busque compartir contenido e ideas no aprobadas por nuestros señores de Silicon Valley. Después de todo, hay muchas voces disidentes en la izquierda, como el periodista Glenn Greenwald o el denunciante de la NSA Edward Snowden, cuyas opiniones en contra del establishment pueden eventualmente verse también restringida por Twitter y otros gigantes de los medios sociales. 

En un momento en el que la censura y la cultura de la cancelación son más frecuentes que nunca, los individuos que amen la libertad deben encontrar formas creativas de hacer oír su voz. Sin perspectivas de una solución legislativa en un futuro próximo, la gente debe votar con los pies, dejar Twitter y unirse a plataformas como Parler, donde el espíritu de la Primera Enmienda está vivo y en buen estado. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Big Tech Donald Trump

¿Por qué las Big Tech apoyan las políticas progresistas totalitarias?

Next Article
Angela Merkel

Merkel ve "problemática" la suspensión de cuentas de Trump

Related Posts
Total
0
Share