fbpx



Chávez, Carvajal, El American

El prontuario criminal de Hugo “El Pollo” Carvajal, exjefe de Inteligencia de Chávez

Está por verse si el Ministerio de Interior español determina la procedencia de su asilo o si envía a Carvajal a su destino como innegociable proveedor de información vital para la DEA

La Policía Nacional de España detuvo el pasado jueves en Madrid a Hugo “El Pollo” Carvajal, el exgeneral del Ejército venezolano que fue jefe de Inteligencia del difunto dictador Hugo Chávez, y que estaba prófugo de la Justicia desde su fuga en 2019.

Según información de El Mundo, la policía encontró a Carvajal “totalmente enclaustrado”, en un escondite donde vivía “sin salir al exterior ni asomarse a la ventana, y siempre protegido por personas de confianza”.

Más adelante se conoció mediante fuentes policiales que Carvajal se había practicado cirugías en el rostro y usaba pelucas para esconder su identidad durante los casi dos años que estuvo evadiendo a las fuerzas del orden.

“El Pollo” Carvajal era reclamado internacionalmente desde que Estados Unidos le imputó delitos de tráfico de drogas mientras trabajaba para Chávez, pero huyó luego de que la Justicia española aprobara su extradición y lo pusiera en libertad provisional.

Medios españoles reportan que exmilitar chavista tenía una orden de detención e ingreso en prisión vigente, correspondiente a la extradición emitida por la Audiencia Nacional en noviembre de 2019, y que permanece pendiente de ejecución.

Sin embargo, tras unos días de ser capturado, la Audiencia Nacional suspendió cautelarmente la extradición, dado que Carvajal había presentado previamente una solicitud de asilo por motivos políticos en territorio español.

La Ley de Asilo vigente en España estima que “la solicitud de asilo suspende, hasta la decisión definitiva, el fallo de cualquier proceso de extradición del interesado que se halle pendiente o, en su caso, la ejecución del mismo”.

De tal forma que su extradición no puede materializarse hasta que la petición de asilo sea estudiada y respondida por el Ministerio del Interior, la autoridad competente en este caso y dirigida por el ministro Fernando Grande-Marlaska.

El pasado oscuro de Carvajal junto a Chávez

Hugo Armando Carvajal Barrios, nacido en 1960 en la ciudad de Puerto La Cruz en Venezuela, conoció a Hugo Chávez en la década de los ’80 durante su paso por la academia militar de Caracas. Lo que comenzó como una relación teniente-cadete en los ’80, derivó en una íntima relación entre dos criminales.

Uno, un tirano comunista que intervino las instituciones mediante ardides que le dieron progresivamente el poder total del Estado. El otro, su jefe de contrainteligencia militar y líder de las operaciones de narcotráfico.

Desde 2004, Carvajal fue ubicado al frente de la Dirección General Sectorial de Inteligencia Militar (DGSIM), donde tenía acceso a toda la información secreta sobre las operaciones militares (y paramilitares) llevadas a cabo bajo el mando de Chávez.

Cuando las autoridades americanas comenzaron a llamar la atención del Gobierno venezolano frente a las acusaciones de narcotráfico, Chávez ordenó la expulsión de la Administración de Control de Drogas (DEA) de Venezuela, y Carvajal fue el orgulloso encargado de llevar a cabo la orden.

En 2008, Estados Unidos acusó a Carvajal por primera vez de participar en una conspiración “narcoterrorista, corrupta y violenta” con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y de formar parte del Cartel de los Soles, una organización venezolana de narcotráfico liderada por varios miembros del gobierno de Chávez.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos incluyó a Carvajal en la Lista de Ciudadanos Especialmente Designados y Personas Bloqueadas, popularmente conocida como “Lista Clinton”, junto a otros generales y miembros del Gobierno chavista.

En 2010, el narcotraficante venezolano Walid Makled declaró en múltiples cadenas de televisión que Carvajal formaba parte de su nómina junto a más de 40 generales fieles a Chávez.

A través de la Corte del Distrito Sur de Nueva York, Estados Unidos presentó una acusación formal contra Carvajal en 2011, y lo señaló de delitos de narcotráfico, terrorismo y conspiración.

Lejos de apartarlo, las acusaciones de Estados Unidos de proteger el envío de armas y cocaína a terceros países lo unieron todavía más a Chávez y su poderío, y en 2012 pasó al retiro con el rango de mayor general del ejército.

Tras la muerte de Chávez en 2013, su heredero Nicolás Maduro volvió a poner a Carvajal al mando de la entonces renombrada Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM), y un año después, lo propuso como cónsul de República Dominicana. Grave error.

El 24 de julio de 2014, Carvajal fue detenido en Aruba por la acusación de narcotráfico que pesaba en su contra. Aunque, tras la presión ejercida por el equipo militar de Maduro, que causó una crisis diplomática con las autoridades holandesas, “El Pollo” fue puesto en libertad y regresó a Venezuela.

En esa oportunidad, Carvajal volvió sabiendo que corría el riesgo de ser capturado si se atrevía a atravesar las fronteras nuevamente.

En 2015 fue electo diputado por el estado Monagas, y poco a poco su relación con el régimen chavista comenzó a deteriorarse. Ya en 2017 hacía declaraciones públicas respecto a sus conflictos de poder con Maduro.

Tras 5 años de discreto distanciamiento de las élites chavistas, “El Pollo” finalmente acusó a Maduro y su Gobierno de narcotráfico en una dramática carta pública que leyó en video y publicó en Twitter.

Como había hecho Makled en su momento, Carvajal quiso aprovecharse de su privilegiada información para negociar su libertad.

Tras la lectura de su carta abierta a los venezolanos en febrero de 2019, en la que reconoció a Juan Guaidó como “presidente encargado” de Venezuela y denunció los abusos de poder de Maduro, Carvajal huyó a España, donde solicitó asilo y fue puesto en prisión provisional.

Ese mismo año, Estados Unidos solicitó a España la extradición de Carvajal. Inicialmente, la Sección Tercera de la Sala Penal de la Audiencia Nacional rechazó la solicitud, pero la Fiscalía Antidroga recurrió la medida y el pleno de la Sala acabó revocando la decisión unos días después.

Sin embargo, cuando la Policía Nacional quiso ejecutar la orden de arresto el 8 de noviembre de 2019, Carvajal ya se había enterado de la nueva resolución judicial, y había desaparecido de su domicilio en Madrid.

Una longeva deuda con la Justicia americana

La acusación del Distrito Sur de Nueva York por conspiración para cometer narcoterrorismo, conspiración para importar cocaína y cargos relacionados con armas de fuego, fue renovada en 2020.

En marzo de ese año, el Consejo de Ministros del Gobierno de España volvió a aceptar la petición de extradición, reiterada por parte de las autoridades de Estados Unidos.

La operación que logró el arresto de Carvajal se llevó a cabo mediante una autorización judicial, con el apoyo de la Unidad de Intervención Policial (UIP) y en colaboración con la DEA, que había suministrado información detallada sobre su paradero.

El Departamento de Estado americano, bajo su Programa de Recompensas por Narcóticos (NRP), ofrece una recompensa de $10 millones por información que conduzca al arresto y/o condena de “El Pollo” Carvajal.

Oferta de recompensa emitida por el Departamento de Justicia de Estados Unidos. (US DOJ)

En estos momentos, Carvajal es guardián de inmensurable información sobre las operaciones de narcotráfico lideradas desde Venezuela, y su testimonio es de gran utilidad tanto para Maduro como para Estados Unidos y España.

Sin embargo, Carvajal resultaría útil para los aliados españoles de Chávez y Maduro, dado que su testimonio podría aclarar las dudas todavía existentes sobre la financiación del partido político Podemos, fundado y dirigido por el comunista Pablo Iglesias, hoy exvicepresidente de España.

Está por verse si el Ministerio de Interior español determina la procedencia de su asilo o si envía a Carvajal a su destino como innegociable proveedor de información vital para la DEA en Estados Unidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article

¿Qué está pasando con Nicki Minaj y por qué dice que la censuraron en Twitter?

Next Article
Duras críticas al New York Times por calificar de «infundado» el reportaje de Hunter Biden y su laptop

Duras críticas al New York Times por calificar de «infundado» el reportaje sobre Hunter Biden y su laptop

Related Posts
Total
4
Share