fbpx



Los políticos intentarán siempre romper las reglas y arruinar nuestras vidas

Hemos desechado las reglas que una vez enmarcaron y limitaron al gobierno en Washington y hasta que las recuperemos, iremos a la deriva de una crisis intratable

[Read in English]

Imagina que juegas a un juego -béisbol, cartas, “Monopoly” o lo que sea- en el que sólo hay una regla: todo vale.

Podrías descartar el “libro de instrucciones” desde el principio, romper las reglas e inventar las cosas sobre la marcha. Si “funciona”, hazlo. Si “se siente bien”, ¿por qué no? Si los jugadores contrarios no están de acuerdo, ya lo resolverán más tarde.

¿Qué tipo de juego sería este? Caótico, frustrante, imprevisible, imposible. Tarde o temprano, todo degeneraría en una loca batalla campal. Alguien tendría que golpear las cabezas y poner orden en el desorden.

Los juegos sencillos serían intolerables si se jugaran de esta manera, pero para muchas cosas mortalmente serias que los humanos hacen, desde conducir en las carreteras hasta hacer la guerra, las consecuencias de tirar el libro de instrucciones pueden ser casi demasiado espantosas para imaginarlas.

El negocio del gobierno es una de esas cosas mortalmente serias y, como un juego desbocado, está mostrando signos de que a los jugadores ya no les importan mucho las reglas, si es que las conocen.

La tendencia política y filosófica más profunda de nuestro tiempo es la grave erosión de cualquier consenso sobre lo que el gobierno debe hacer y lo que no debe hacer. Los “libros de instrucciones” en esta materia son los documentos fundacionales de Estados Unidos, a saber, la Declaración de Independencia y la Constitución original con su Carta de Derechos. En el espíritu de esas grandes obras, la mayoría de los americanos compartieron una vez una visión común del papel adecuado del gobierno: la protección de la vida y la propiedad. El gobierno debía mantener la paz, garantizar la justicia y la defensa nacional, pero, por lo demás, dejarnos en paz.

Hoy en día, apenas hay un rincón de la vida que no sea tocado por la mano del gobierno, a pesar de que el propósito principal de una Constitución es mantener al gobierno confinado y fuera de nuestro camino. Cuando Joe Biden reinstauró recientemente una moratoria de desahucio para los inquilinos, violó descaradamente no sólo los derechos de propiedad de los dueños de viviendas de alquiler, sino que escupió a la Constitución al mismo tiempo. Incluso lo dijo, sugiriendo que su acción era probablemente ilegal pero que iba a hacerlo de todos modos y ver cuánto tiempo podía salirse con la suya.

El desprecio despiadado por las reglas del juego del gobierno es prácticamente el procedimiento estándar ahora, especialmente para el partido de la esclavitud, Jim Crow, la segregación, el internamiento de los japoneses-americanos, el socialismo, la cultura de la cancelación, el gasto imprudente, la regulación descerebrada, y el voto hecho tan fácil que incluso los muertos pueden hacerlo. El propósito del gobierno, aparentemente creen, no es proteger tus derechos; es consolidar su poder.

Thomas Jefferson podría dar a esta multitud un repaso sobre el propósito del gobierno, pero no quieren escuchar. Creen que ya lo han destrozado, así que no tendrán que hacerlo. Pero él expresó el propósito del gobierno tan bien como nadie lo ha hecho:

“. . . una cosa más, conciudadanos: un gobierno sabio y frugal, que impida a los hombres perjudicarse unos a otros, que los deje libres para regular sus propias actividades industriales y de mejora, y que no quite a los trabajadores el pan que han ganado. Esta es la suma del buen gobierno”.

romper las reglas - thomas jefferson - el american
Thomas Jefferson memorial (Flickr)

Hoy en día, no hay consenso sobre el papel adecuado del gobierno o, si lo hay, está a años luz del de Jefferson. Demasiada gente piensa que el gobierno existe para hacer cualquier cosa por cualquiera en cualquier momento que lo pida, desde la guardería para sus hijos hasta las limosnas para los artistas. Incluso con déficits masivos y una deuda nacional monstruosa, fíjense en lo difícil que es recortar las limosnas de casi todo el mundo.

Millones de americanos creen hoy (en gran parte porque se lo han enseñado) que si la causa es “buena”, es un deber del gobierno. Consideran al Estado como una fuente de felicidad y de cosas materiales. Los políticos les dicen que debemos entregar nuestras vidas, medios de vida, libertades, hijos y futuro a su benevolencia. Y mientras tanto, las podridas escuelas del gobierno enseñan a sus hijos que esto está bien porque la Constitución es una tontería anticuada de todos modos. Si crees que las escuelas están enseñando a los niños a odiar su historia, sólo espera a que tus hijos experimenten el futuro que los adoctrinadores tienen en mente para ellos.

No dejes que rompan las reglas

Hemos desechado las reglas que una vez enmarcaron y limitaron al gobierno en Washington y hasta que las recuperemos, iremos a la deriva de una crisis intratable a la siguiente hasta que finalmente, se apaguen las luces de la vida y la libertad.

Dentro de un siglo, la gente recordará este momento turbulento pero crucial de la historia y se preguntará: “¿Qué hicieron nuestros antepasados estadounidenses de principios del siglo XXI cuando se enfrentaron a amenazas nefastas para su Constitución y sus libertades?”.

Una respuesta podría ser: “Se defendieron, y por eso somos libres hoy”.

Otra respuesta posible es: “Se quejaron pero, por lo demás, se dejaron llevar. No hicieron nada mientras sus propios hijos eran envenenados en las escuelas y universidades con su propio dinero. Votaron a los políticos que llevaron al país a la bancarrota. Y por eso hoy somos esclavos”.

¿Cuál crees que será, y qué harás al respecto?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article

Malala Yousafzai: «Biden tiene que dar un paso firme para proteger al pueblo de Afganistán»

Next Article
salario mínimo a $8.50 la hora, El American

Puerto Rico: Pierluisi extiende la obligación de vacunarse a diferentes sectores comerciales

Related Posts
Total
10
Share