fbpx
Bernie Sanders

PolitiFact advirtió sobre el salario mínimo de 15 dólares

La única pregunta es cuántos trabajos se perderán y cómo estas pérdidas de trabajo afectarán al resto de la economía

Por Jonathan Miltimore

En un tweet del año pasado, el excandidato presidencial, el senador Bernie Sanders, dijo que ya es hora de que los Estados Unidos aumenten el salario mínimo federal a 15 dólares por hora (y que lo indexen al crecimiento salarial a partir de entonces).

Hacerlo, afirmó el senador de Vermont, le daría “un aumento a más de 40 millones de trabajadores de bajos salarios, más del 25 % de la fuerza laboral de los Estados Unidos”.

El tweet de Sanders, que citaba un estudio reciente del Economic Policy Institute (EPI), un think-tank de tendencia izquierdista, le llamó la atención a PolitiFact.

La organización de verificación de hechos dedicó mucho tiempo a analizar la distinción del estudio entre “los trabajadores que son afectados ‘directamente’ por el aumento del salario mínimo así como los trabajadores que son afectados ‘indirectamente’ por el mismo” antes de llegar al mayor problema del estudio:

Los partidarios de un salario mínimo más alto señalan un reciente estudio que indica que los salarios mínimos de entre 10 y 13 dólares no suelen tener un impacto negativo en la fuerza laboral.

Sin embargo, el estudio no puso a prueba un salario mínimo de 15 dólares, ya que ese nivel no había sido promulgado en ninguna parte todavía.

Nos pusimos en contacto con varios economistas que nos habían dicho en 2016 que, al menos, se mostraban algo recelosos de aumentar el salario tan alto.

Timothy Smeeding, profesor de Asuntos Públicos y Economía de la Universidad de Wisconsin, dijo que el estudio es incompleto porque sólo cuenta los beneficios y no los inconvenientes. Mientras que los conservadores “sólo se fijan en la pérdida de puestos de trabajo”, los liberales “sólo se fijan en los salarios más altos”. La verdad es que ambas cosas sucederán.

PolitiFact finalmente termina diciendo “es importante notar que el estudio asumió que no hay cambios en el desempleo. Esa es una gran suposición, y que además no es probable”.

PolitiFact está siendo extremadamente generoso. Asumir que un aumento del 100% del salario mínimo federal no tendría impacto en el desempleo es, francamente, ridículo.

La productividad determina los salarios, y duplicar los salarios sin aumentar la productividad tendrá consecuencias invisibles.

No lo digo porque un abrumador porcentaje de economistas lo digan, aunque lo hagan. Y no por la evidencia empírica que tenemos en la ciudad de Nueva York, que muestra la mayor disminución de empleos desde los ataques del 11 de septiembre después de la victoria de la “Lucha por 15 dólares”. Lo digo porque las leyes de la economía lo dicen. La productividad determina los salarios, y duplicar los salarios sin aumentar la productividad tendrá consecuencias invisibles.

En Economics in One Lesson, Henry Hazlitt escribió sobre la importancia de mirar el panorama más amplio. 

“El arte de la economía consiste en mirar no sólo a los efectos inmediatos sino a los más largos de cualquier acto o política; consiste en trazar las consecuencias de esa política no sólo para un grupo sino para todos los grupos”.  

Esta es una lección importante. Sin embargo, es una que el EPI tiende a pasar por alto. Mark Perry, del American Enterprise Institute, señala que el EPI no dio cuenta de un grupo importante más allá de los trabajadores en un informe anterior: las empresas.

No hay ni una sola mención en el informe del EPI de la palabra “negocios”, excepto una referencia a un salario mínimo de $15 “que estimula una mayor actividad empresarial y el crecimiento del empleo”. Tampoco hay una sola mención de lo que deberían ser términos relevantes como “precios más altos”, “costos de mano de obra”, “ganancias”, “ajustes” o “reducción de horas” que nos den una idea de los costos de un salario mínimo de $15 por hora, quién paga esos costos (empresas) y cómo esos costos más altos compensarán los beneficios. Y esa es la esencia de las “bendiciones de la falacia del salario mínimo” de las que EPI ha sido víctima – un salario mínimo de $15 suena como una buena política pública, sólo cuando se cuentan todas las bendiciones (beneficios) para los trabajadores mientras se ignoran los costos para las empresas.

El Dr. Smeeding estaba en lo cierto cuando dijo que las pérdidas de empleos advertidas por PolitiFact ocurrirán como resultado de un salario mínimo federal de $15, si es que pasa. La única pregunta es cuántos empleos se perderán y qué otras consecuencias no visibles vendrán.


Jonathan Miltimore es Managing Editor de FEE.org. 

1 comment
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article

La ola azul se estrelló contra el muro rojo y la lucha continúa, parte II

Next Article
Sanders AOC

AOC y Sanders mienten: los países nórdicos no son socialistas

Related Posts
Total
0
Share