fbpx
AMLO

¿Por qué AMLO tiene 63% de aprobación?

La gente no tiene idea de lo que está sucediendo y aprueban al AMLO que se imaginan que existe, no al que realmente gobierna

[Read in English]

La encuesta más reciente sobre la aprobación del gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) elaborada por Buendía & Márquez y publicada en el diario El Universal reveló que el 63% de la población aprueba su gestión, aunque el 51% considera que el gobierno está actuando mal en materia de seguridad pública.

Si a mí me preguntan, yo creo que el resultado tiene que ver con dos factores importantes: el primero es que las encuestas ya dejaron de ser una fuente confiable para conocer la opinión de las personas; hemos visto en muchas elecciones recientes que las urnas no reflejan lo que se dice en las encuestas o, en el caso específico de México, que AMLO es incapaz de convocar gente a sus “consultas populares”. La segunda es que la gente no tiene idea de lo que está sucediendo y aprueban al AMLO que se imaginan que existe, no al que realmente gobierna.

Para ejemplo, les dejo esta crónica de una interacción real reciente con una señora que aprueba la gestión de AMLO:

—Odio a Felipe Calderón— me dijo la señora, muy enojada.

—¿Por qué? — pregunté.

How many people signed the Declaration of Independence?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

—Es un alcohólico— respondió.

Le expliqué que el rumor lo había iniciado el periodista Federico Arreola y que él mismo lo había desmentido desde 2011; que incluso ha insistido en varias ocasiones que nunca fue verdad.

—Ah, ¿sí? Pues lo odio de todos modos— dijo.

Le pedí alguna razón y le expliqué que yo tampoco tenía mucha simpatía por el expresidente, después de todo había inventado impuestos nuevos como el Impuesto Empresarial a Tasa Única y el Impuesto a los Depósitos en Efectivo so excusa de combatir al crimen organizado desde el Sistema de Administración Tributaria; también podría odiarlo por las 83 mil ejecuciones que ocurrieron durante su guerra contra el crimen organizado; o incluso por la desconfianza en las instituciones de seguridad y justicia que esta guerra ocasionó entre las personas.

Pero no me respondió nada de eso.

—¡Lo odio! ¡Me cae mal! — fue todo lo que obtuve.

La discusión continuó, hablamos sobre Peña Nieto, a quien no odia, pero cree que llegó con fraude a la presidencia, a pesar de que el IFE/INE es un instituto ciudadano en el que los empadronados, y no los partidos ni el gobierno, son quienes cuentan los votos, siempre en presencia de representantes de todos los partidos. Incluso la señora participó como funcionaria de casilla en aquella elección y vigiló el conteo de votos. El único argumento para señalar fraude es la fe en el actual presidente. Pensaría yo que la señora, quien ha sido devota toda su vida, primero dejaría de creer en Dios que dejar de creer en AMLO.

AMLO, El American

—¿Y de José López Portillo, ¿qué opina? — pregunté.

—Ha sido el peor de la historia. También lo odio.

Le expliqué que López Obrador se ha comportado muy parecido a López Portillo y que tanto sus mensajes como sus políticas son muy semejantes. No pudo negarlo, pero dijo que con AMLO era diferente, aunque no supo explicar por qué.

La señora empezaba a desesperarse y a enojarse, y lo entiendo, así nos pasa a todos cuando estamos contra las cuerdas sin nada que decir. Tal vez debí relajarme y terminar ahí la conversación, pero al final decidí presionar más.

—¿Y a Manuel Bartlett no lo odias?

—¡Sí, es un corrupto!

—¿A Yeidckol?

—Esa vieja fea y corrupta.

—Pero son gente muy cercana al presidente. ¿No te causa desconfianza?

—Yo no sé por qué los tiene ahí.

Le recordé algunos de los escándalos de corrupción del primer círculo del presidente, como las irregularidades de la elección de 1988 de las que el mismo Bartlett fue protagonista y que AMLO en su momento denunció, aunque ahora lo tenga a cargo de la Comisión Federal de Electricidad. Ya enojada (o triste), me interrumpió:

—Lo que yo quiero saber es: ¿por qué tanto odio contra AMLO? Incluso quienes se supone que lo apoyen, hablan mal de él.

Claro, con su acoso constante a los periodistas, sus aliados en la prensa de izquierda no oficialista (Carmen Aristegui o la revista Proceso, por mencionar algunos) dejaron de aplaudirle o, al menos, de ignorar sus errores.

—Pues cómo no van a hablar mal de él, con todo lo que ha hecho. ¿No has visto lo del aeropuerto, lo de las propiedades de sus hijos, los niños con cáncer sin tratamientos, los asesinatos de periodistas? Vamos, si ya van más muertes que con tu odiado Calderón— le respondí. —¿Qué no lees mis columnas, mamá?

—No, tiene mucho que no sigo noticias, pero no entiendo por qué tanto odio.

Seguro usted ha tenido una interacción semejante. Por eso, aunque todo va mal, el 63% lo aprueba; porque está de moda odiar a Calderón y amar a AMLO.

Previous Article
país tercermundista

¿Qué es realmente un país tercermundista?

Next Article
Capitolio, Defensa

Trump tenía razón: el Congreso debe discutir seriamente el gasto de defensa

Related Posts
Total
45
Share