fbpx

mercados inmobiliarios

Me mudé hace 4 meses y no he terminado de desempacar debido a los problemas en las cadenas de suministro

Con una multitud de personas que se niegan a volver a la fuerza laboral, las cadenas de suministro se están desmoronando a un ritmo alarmante y la culpa la tiene el gobierno engrandecido

Por Brett Cooper

En junio, mi familia y yo nos unimos al éxodo de California y nos refugiamos en Idaho. Habíamos vivido en California de forma intermitente durante más de 30 años, pero con el desmoronamiento de la economía, el gobierno tiránico y la pésima calidad de vida, ya era suficiente.

Aunque vivir en un estado libre ha sido el cambio que necesitábamos, mi familia apenas se ha instalado… a pesar de que nos mudamos hace más de cuatro meses.

Los pisos de madera que se suponía que debían llegar en tres semanas siguen sin ser entregados cuatro meses después, dejando a mi madre sin poder mudar ningún mueble a su casa… o incluso empezar el proceso de desembalaje. Después de renunciar al producto original, ha intentado comprar pisos de otros tres fabricantes, pero ninguno de ellos tiene nada en stock.

Con cuatro perros en la casa, la alfombra no era una opción y como resultado, ella tuvo que considerar simplemente poner piso de concreto para finalmente poder mover los muebles y dejar de dormir en un colchón en el suelo.

Al final de la calle, me he pasado más de tres semanas llamando a contratistas y operarios para construir una valla alrededor de mi jardín, sólo para descubrir que la fecha más temprana de servicio disponible era dentro de tres meses.

La cocina de mi hermano está desordenada, con los pisos sin terminar y los armarios sin colgar, porque no puede conseguir la mano de obra ni las piezas necesarias para completar la remodelación.

Los meses de frío se acercan rápidamente, y mi plan de tener un granero y refugios construidos para nuestro ganado durante el verano se frustró cuando me dijeron que lo más pronto que los constructores podrían venir a nuestra granja familiar era febrero… del 2022.

Al principio, mi familia y yo supusimos que estos contratiempos eran sólo mala suerte… tal vez una maldición para los californianos que se mudan a un estado republicano. Sin embargo, un análisis más detenido revela que se trata de un problema mayor y las cifras parecen sombrías.

El 24 de septiembre, FedEx informó de que está teniendo que desviar unos 600,000 paquetes al día debido a la escasez de conductores de reparto, afirmando que están operando con sólo “el 65 % del personal necesario para manejar [su] volumen normal”.

Del mismo modo, Forbes publicó un artículo en el que destacaba la escasez aparentemente permanente de camioneros, que está dejando a las fábricas, puertos y granjas, ya con problemas, sin poder transportar sus productos.

Según el artículo, los camioneros se han aprovechado de la ampliación de las prestaciones por desempleo —la cual daba a los beneficiarios $600 dólares adicionales a la semana— y las han utilizado para adoptar un estilo de vida más sedentario fuera de su sector. La mayoría no tiene intención de volver.

El año pasado, en un episodio del programa Joe Rogan ExperienceElon Musk se refirió al problema de imprimir dinero para tapar los problemas económicos, afirmando que “esa idea de que se pueden enviar cheques a todo el mundo y las cosas irán bien no es cierta”.

Musk continuó afirmando que muchos creen erróneamente que la economía es un “mágico cuerno de la abundancia”, donde los bienes y servicios simplemente aparecerán, lo que lleva a los individuos a creer que no necesitan trabajar o contribuir a la producción. Cuando además se ofrecen generosas prestaciones de desempleo, esta actitud se vuelve aún más tentadora.

Aunque la administración Biden ha suspendido la ayuda federal COVID, el daño ya estaba hecho. La gente aprendió que podía ganar más dinero confiando en las iniciativas financiadas por el gobierno que volviendo a sus puestos de trabajo. Mientras tanto, muchos siguen cobrando las prestaciones por desempleo a nivel estatal en lugar de volver a trabajar, como demuestra el número récord de ofertas de empleo en Estados Unidos. Estos programas están permitiendo que las personas continúen un peligroso ciclo de desempleo mientras nuestras industrias más necesarias comienzan a desmoronarse.

Esta situación es sencillamente insostenible.

Al analizar el problema de la ruptura de la cadena de suministros, los periodistas y los medios de comunicación han culpado a las restricciones de viaje, los confinamientos y el miedo al virus, pero lo que ellos —y muchos otros— deciden ignorar es el papel de un gobierno engrandecido en esta crisis.

Sin embargo, al menos un experto parece abrirse paso entre el ruido.

En un reciente artículo del New York Times, Willy C. Shih, experto en comercio internacional de la Harvard Business School, afirma que “tenemos este círculo vicioso en el que todos los instintos humanos naturales responden y empeoran el problema”.

Aunque Shih no habla directamente del papel del gobierno, sienta las bases para una importante lección sobre los peligros del intervencionismo gubernamental, que el economista Ludwig von Mises analizó ampliamente en su libro La Acción Humana.

Mises proclamó que “todas las variedades de interferencia con los fenómenos del mercado no sólo no logran los fines que pretenden sus autores y partidarios, sino que provocan un estado de cosas que —desde el punto de vista de las valoraciones de sus autores y defensores— es menos deseable que el estado de cosas anterior que pretendían alterar”.

Continúa afirmando que si el gobierno intenta arreglar estas cuestiones con un intervencionismo aún más ineficaz, el mercado será inevitablemente destruido, lo que nos llevará a un mayor intervencionismo y, finalmente, al socialismo.

Esta lección es abrumadoramente clara en la actualidad. Al intervenir en el mercado, el gobierno excesivo impuso confinamientos COVID-19 y amplió las prestaciones de desempleo, haciendo cada vez más cómodo para la gente quedarse en casa sin trabajar. Al eliminar estos incentivos laborales, se creó una crisis más grave. (Y tal como predijo Mises, muchos pidieron al gobierno que aliviara la escasez que crearon, con más gobierno).

La realidad es que los que ganan más con el desempleo son los individuos cuyos trabajos mantienen nuestras cadenas de suministros, bombeando desde abajo, ya sea en la fábricas, en el servicio de alimentos, la distribución o los comercios.

Sin ellos, estamos chocando contra un muro y la eficiencia capitalista que una vez disfrutamos y dimos por sentada ha comenzado a deshacerse y no terminará ahí.

Con el reciente mandato de Biden sobre las vacunas para las empresas con más de 100 empleados, se puede anticipar una escasez de mano de obra aún más significativa, a medida que la gente abandona la fuerza laboral —o es despedida— debido a sus decisiones personales de salud. Este añadido estrés a las cadenas de suministro será perjudicial para el funcionamiento del país.

Por lo tanto, de vuelta en Idaho, creo que es hora de ponerme manos a la obra, aprender a construir mi propia valla y terminar yo mismo la remodelación de mi hermano, porque esta crisis puede no acabar pronto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article

¿Por qué el proyecto de ley de infraestructura puede decidir el destino de las criptomonedas?

Next Article
Congreso Estados Unidos

4 gráficos muestran la rapidez con la que el Gobierno Federal se dirige al desastre fiscal

Related Posts
Total
12
Share