fbpx
Saltar al contenido

Rand Paul expone 8 absurdas maneras en que el gobierno federal malgastó dinero en 2021

fauci

Read in English

Por Brad Polumbo

Cada temporada de vacaciones, el senador Rand Paul hace honor a la fiesta ficticia de Seinfeld “Festivus”, una ventilación anual de quejas, con un informe que expone cómo el gobierno federal derrocha el dinero de los contribuyentes. El republicano de Kentucky, de tendencia libertaria, acaba de publicar su último informe para 2021 y sus conclusiones son aún peores de lo que se esperaba.

Y eso es ya bastante que decir.

La oficina del senador Paul documenta 52.600 millones de dólares de despilfarro, ¡lo que equivale a malgastar los impuestos de 3.43 millones de americanos! El informe completo de 43 páginas abarca demasiados ejemplos atroces de despilfarro gubernamental para enumerarlos en un solo artículo. Pero aquí están 8 de las formas más extravagantes en que el gobierno federal desperdició nuestro dinero según el informe de este año.

Los esfuerzos del gobierno federal con el COVID-19 fueron el sueño de los estafadores. El Programa de Protección de Cheques estaba destinado a ayudar a las pequeñas empresas en dificultades para mantenerse a flote durante la pandemia, pero envió la asombrosa cantidad de 4.290 millones de dólares a empresas no elegibles o a préstamos duplicados. Incluso envió 3.600 millones de dólares de ese dinero a empresas que figuraban explícitamente en la lista de “No se les paga” del Departamento del Tesoro -la cual incluye a conocidos estafadores-, pero no se molestó en comprobarlo.

Así, también, se perdieron incontables miles de millones en manos de los defraudadores del desempleo durante el sistema de prestaciones ampliado por la pandemia.

Aparentemente, el gobierno federal reparte más de 9.000 dólares en fondos federales por estudiante en Baltimore, Maryland. Una escuela evidentemente decidió aprovecharse de este sistema, reclamando 1.27 millones de dólares en fondos para 140 estudiantes que no estaban realmente matriculados y cuyo “paradero era desconocido”. Según el informe, “una investigación de la ciudad de Baltimore descubrió que algunos administradores cambiaban las notas y rellenaban las inscripciones con “estudiantes fantasmas” que en realidad no asistían a la escuela para obtener más fondos”.

Los esfuerzos de “estímulo” multimillonarios del gobierno federal COVID-19 inundaron las arcas de los gobiernos estatales y locales con más dinero del que sabían qué poder hacer. Esto dio lugar a muchos programas absurdamente despilfarradores, como uno en la ciudad de Nueva York en el que el alcalde Bill de Blasio utilizó el dinero de los contribuyentes federales para crear un “Cuerpo Artístico de la Ciudad” pagando a los artistas para crear arte público y “resucitar la escena cultural”.

El informe del senador Paul documenta miles de millones desperdiciados en gastos asombrosamente tontos en Afganistán. Al parecer, Estados Unidos permitió a naciones extranjeras utilizar aviones militares de forma gratuita, con un gasto total de 773 millones de dólares y se gastó 549 millones de dólares en aviones que luego fueron desechados y vendidos por piezas. Al parecer, el gobierno federal también malgastó 2.400 millones de dólares en la construcción de edificios en Afganistán que quedaron sin utilizar, así como 88 millones de dólares invertidos en la construcción de sistemas de riego para los agricultores afganos, de los cuales sólo el 2.7 % se utilizó posteriormente de forma adecuada.

Hay un acalorado debate en la política americana sobre cuánto dinero debería gastar el gobierno federal norteamericano en asegurar la frontera sureña. Sin embargo, aparentemente ya estamos gastando cientos de millones en seguridad fronteriza, en otros países.

“250 millones de dólares de sus contribuyentes se destinan a la construcción de fronteras en Jordania, Líbano, Egipto, Túnez y Omán”, señala el informe. “Aunque los americanos pueden estar divididos sobre cómo resolver la crisis en la frontera entre Estados Unidos y México, todos deberíamos estar de acuerdo en que usar el dinero de nuestros contribuyentes para arreglar la frontera de otros no es la mejor idea”.

A muchos americanos les vendrían bien unas vacaciones, pero no pueden permitírselas en este momento. Pues bien, se pueden quedar tranquilos porque el gobierno federal está utilizando el dinero de sus impuestos para enviar a surcoreanos, escogidos al azar, de vacaciones por el cambio climático.

“En asociación con la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), la Embajada de los Estados Unidos en Seúl está asignando hasta una subvención de 150.000 dólares para enviar a diez coreanos de entre 15 y 30 años a Washington, D.C. durante dos semanas para que aprendan sobre el activismo del cambio climático”, señala el informe.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) le habría dado 337.500 dólares a una empresa canadiense para que engordara anguilas para el consumo humano en un esfuerzo por impulsar el… ¿mercado de las anguilas?

“Se trata de una ayuda corporativa, impulsada por alguien de la FDA a quien debe gustarle mucho comer anguilas”, señala el informe. “Alguien debería recordarle a la FDA que hay otros peces en el mar”.

Al menos el gobierno federal administra cuidadosamente el dinero de nuestra jubilación, ¿verdad? Sí, sobre eso…

Según el informe del senador Paul, la Administración de la Seguridad Social realizó “100.766 pagos en exceso por un total de casi 4.200 millones de dólares que podrían no ser recuperados en su totalidad hasta 2049″. Sobre esto, la Administración borró completamente y no pudo contabilizar más de 1.200 millones de dólares debido a un error en el sistema”.

Tenga por seguro que esta lista no es exhaustiva. La profundidad total del despilfarro en billones y billones de dólares en gastos federales no puede ser capturada por un informe o la oficina de un senador. Las partidas mencionadas y los más de 52.000 millones de dólares son sólo la punta del iceberg, ejemplos indicativos que nos recuerdan lo salvajemente irresponsable que es el gobierno con nuestro dinero. Pero, como explicó el famoso economista Milton Friedman, ganador del premio Nobel, eso es una característica del gobierno, no un error.

¿Por qué? Friedman identificó cuatro formas de gastar el dinero. Podemos gastar nuestro dinero en nosotros mismos, en cuyo caso tenemos todos los incentivos para la frugalidad y la garantía de calidad. Podemos gastar nuestro dinero en otra persona o el dinero de otra persona en nosotros mismos, como comprar regalos o gastar una tarjeta de regalo. En cualquiera de los dos casos, sigue existiendo algún incentivo para la frugalidad.

Sin embargo, Friedman esbozó un cuarto escenario, en el que alguien gasta el dinero de otras personas en otras personas. En este caso, no hay ningún incentivo para gastar de forma frugal o inteligente. Y ese escenario describe perfectamente la mayoría de los programas gubernamentales.

La conclusión es clara. Sólo hay una forma de conseguir que el gobierno malgaste menos nuestro dinero y esa es darle mucho menos dinero en primer lugar.

Foundation for Economic Education (FEE)

Deja una respuesta

Total
10
Share