fbpx

pearl-harbor

Recordando Pearl Harbor 80 años después del ataque

El esfuerzo nacional después de Pearl Harbor nos recuerda que Estados Unidos, cuando se le pone a prueba, siempre cumple. Eso es algo que tanto aliados como enemigos deberían recordar

[Read in English]

Hace 80 años, Japón llevó a cabo un ataque aéreo por sorpresa contra la base militar de Pearl Harbor, en Hawái, sumiendo a Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial. Un día después, el presidente Franklin D. Roosevelt se dirigió al Congreso, calificando el ataque como una “fecha que vivirá la infamia”, anunciando que la guerra había llegado a casa y que Estados Unidos no tenía otra opción que luchar.

Este fue el mayor ataque en tierra firme de Estados Unidos en ese momento. Más de 2.000 soldados americanos murieron durante el ataque, y la mayoría de los acorazados de Estados Unidos fueron destruidos. El ataque dejó a la flota americana del Pacífico temporalmente paralizada, dejando al Ejército Imperial Japonés vía libre para expandir su férreo control sobre el Pacífico. Pocos días después del ataque, Alemania declaró la guerra a Estados Unidos.

El mundo llevaba años de agitación. En 1940 cayó Francia, obligando a Gran Bretaña y a su imperio a quedarse solos durante un año. Apenas unos meses antes, Alemania había invadido las profundidades de la Unión Soviética, desencadenando el frente más sangriento de la guerra.

Estados Unidos había estado profundamente dividido sobre la guerra, con FDR prestando apoyo a los Aliados a pesar de la fuerte oposición aislacionista a la guerra. Después del 7 de diciembre, ya no había debate, Estados Unidos solo tenía un objetivo: la victoria.

pearl harbor

Millones de americanos se unieron a la lucha mundial contra la Alemania nazi y Japón. Los que se quedaron en casa alimentaron la industria bélica. Los americanos lucharon en todos los frentes: en las frías aguas del Atlántico, en las selvas del Pacífico, en el desierto del norte de África, en los campos franceses y en el espacio aéreo alemán.

La guerra requirió un compromiso sin precedentes de todo el país, toda la nación se movilizó a favor del esfuerzo bélico. Las mujeres asumieron un papel destacado en la industria americana, que produjo los tanques, las balas, las armas y los alimentos necesarios para ganar la guerra; directores ejecutivos trabajaron con sueldos de un dólar en apoyo del esfuerzo bélico; los científicos desarrollaron tecnología innovadora; los ciudadanos compraron bonos de guerra para financiar el esfuerzo, e incluso Hollywood hizo uso de su creatividad para apoyar el esfuerzo bélico.

Tras cuatro años de guerra y más de 400.000 muertos americanos, la guerra terminó. En mayo, Alemania se rindió después de que los soviéticos tomaran Berlín, mientras que Japón hizo lo mismo tras el bombardeo atómico de Hiroshima y Nagasaki. El destino del mundo estuvo al borde del abismo durante esos años, y si no fuera por el ingenio, los recursos, la sangre y la mano de obra de Estados Unidos, el mundo seguramente se habría hundido en el abismo del dominio fascista.

Hoy, ochenta años después de aquel fatídico día, recordamos a los valientes hombres que respondieron a la llamada del deber y nos dieron el mundo libre que disfrutamos desde hace casi cien años.

El esfuerzo nacional en la Segunda Guerra Mundial nos recuerda que, cuando se pone a prueba, Estados Unidos siempre cumple. Eso es algo que tanto los americanos en casa como los enemigos en el extranjero deberían recordar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Bitcoin, El American

Jurado de Miami falla a favor de Craig Wright, quien afirmó haber inventado Bitcoin

Next Article
Juez frena el mandato de vacunación obligatoria en Nueva York

Juez frena el mandato de vacunación obligatoria en Nueva York

Related Posts
Total
1
Share