fbpx



Alibaba, Ant Group, El American, régimen chino

Régimen chino quiere apoderarse de gran parte del imperio Alibaba

El Partido Comunista China puso el ojo en el gigante tecnológico tras unas declaraciones críticas de su fundador y lo hace principalmente a través de la compañía de pagos Ant Group, sus fuerzas reguladoras estatales y una investigación antimonopolios

[Read in English]

El gigante tecnológico, líder en ventas a nivel global, Alibaba Group, se encuentra en graves aprietos. De acuerdo con un reportaje exclusivo del Wall Street Journal, la empresa fundada por Jack Ma —el empresario más rico de China— tiene el ojo del Estado chino encima a través de la compañía Ant Group.

«Pekín está tratando de reducir el imperio tecnológico y financiero de Jack Ma y potencialmente tomar una mayor participación en sus negocios, según funcionarios chinos y asesores del Gobierno familiarizados con el asunto», reza el artículo, «ya que los reguladores se concentran en el multimillonario en una campaña para fortalecer la supervisión de una esfera tecnológica cada vez más influyente», continúa.

Durante mucho tiempo Alibaba y el régimen estuvieron «de la mano», no se molestaban y, en algunas ocasiones, hasta colaboraban. De hecho, hace poco surgió una gran indignación y polémica debido a que Alibaba mostraba en una de sus webs cómo se utilizaba la Inteligencia Artificial discriminatoria contra los uigures.

Pero las buenas relaciones entre el régimen comunista y el imperio tecnológico de Jack Ma han ido cambiando.

De acuerdo con el portal de noticias Infobae, el régimen chino «estableció una hoja de ruta, bajo la cual ordenaron a la fintech Ant cambiar drásticamente su modelo de negocio y volver a sus raíces como proveedor de servicios de pago, una estricta rectificación de sus servicios de préstamos, seguros y gestión de la riqueza». Esta situación se dio justo semanas después de que las autoridades frustrarán a último minuto la salida a la bolsa del grupo Ant.

Régimen chino rabioso por la crítica de Alibaba

Según el WSJ, el obstáculo que puso el régimen de Xi Jinping para la salida a la bolsa de Ant llegó después que la tensión se situara en su punto álgido a finales de octubre, cuando Jack Ma criticó abiertamente la iniciativa de control de riesgos de Jinping, al tiempo que criticaba a los reguladores del Estado por reprimir la innovación empresarial.

Antes del discurso de Ma, Jinping apenas había prestado atención a la prevista salida a bolsa de Ant, de acuerdo con una persona entrevistada por el WSJ. «Gracias al propio Ma, la oferta pública inicial entró en el radar de Xi», dijo la fuente.

Los reguladores, encabezados por el Banco Central, ordenaron a Ant que «formara una sociedad financiera de cartera separada que estaría sujeta al tipo de requisitos de capital aplicados a los bancos». Eso, como puede preverse, abre las ventanas para «que los grandes bancos estatales u otro tipo de entidades controladas por el Gobierno compren la empresa para ayudar a reforzar su base de capital», de acuerdo con las informaciones recibidas por el WSJ desde los funcionarios y asesores de China.

El fondo nacional de pensiones de China, el Banco de Desarrollo de China y China International Capital Corp. —el principal banco estatal de inversiones del país— ya son inversores en Ant Group, así que no es novedad que el régimen chino quiera inmiscuirse en los negocios de Alibaba. Pero la injerencia puede aumentar y, poco a poco, la administración de Jinping podría tener a su disposición toda una red de datos e información que maneja la empresa.

La fintech Ant y su filial de comercio electrónico, Alibaba Group Holding Ltd., son las empresas con las que el magnate Ma ha ayudado a definir la nueva economía de China, al ser un gran aliado del régimen a nivel económico.

Jack Ma, Alibaba, régimen chino
Jack Ma, fundador de Ant Group, fundador y presidente ejecutivo de la empresa china de comercio electrónico Alibaba Group. (Efe)

«Es difícil sobrestimar el papel que las empresas del Sr. Ma han desempeñado en la economía de China. Ant y Alibaba juntas han permitido a cientos de millones de consumidores y empresas chinas hacer una compra, depositar dinero, ejecutar una inversión o tomar un préstamo con un golpe de pulgar», dice el WSJ.

Los negocios de Jack Ma abarcan desde los servicios de pago, la venta al por menor en línea, la computación en nube, la gestión de la riqueza y los préstamos. Al mismo tiempo, «Alibaba se enfrenta a una investigación antimonopolio que también podría conducir a una revisión de su negocio y a la venta de activos».

Por otra parte, la intención del Group Ant. es incorporar a las operaciones del holding servicios de gestión de patrimonio, préstamos al consumidor, seguros, pagos y MYbank, un banco en línea del cual Ant es el mayor accionista. Pero, bajo la estructura de la nueva firma, «los negocios de Ant probablemente estarían sujetos a más restricciones de capital, lo que podría limitar su capacidad de más crédito y de expandirse al ritmo de los últimos años», se lee en Infobae.

De acuerdo con el Wall Street Journal, «los funcionarios están particularmente preocupados por la forma en que Ant utiliza los datos aprovechados por su aplicación de pago Alipay para alentar a los bancos a trabajar con la empresa en la concesión de préstamos al consumidor y a las pequeñas empresas». Esto es porque Ant, según las informaciones de los funcionarios del régimen, solo financia una fracción de los préstamos, y el grueso de los fondos proviene de los bancos, dejándolos con los riesgos de crédito.

Pero el régimen de Xi Jinping tiene un problema: necesita encontrar el punto de equilibrio entre minimizar la expansión de las empresas de Ma y, al mismo tiempo, debe verse como una hoja de ruta sensata de su parte, pues no quiere ser visto como un régimen limitante de la innovación empresarial.

Jack Ma fuertemente afectado

Por otro lado, más allá de «lo lento» que quiera avanzar el régimen chino en su intención de hacerse con gran parte del imperio de Alibaba, la realidad es que el simple hecho de que el Partido Comunista chino le haya quitado el apoyo a Jack Ma ya es suficiente para afectar las finanzas del multimillonario.

«Jack Ma se ha visto muy afectado por perder la simpatía del régimen. Su patrimonio neto alcanzó un máximo de USD 61,700 millones, pero desde entonces ha disminuido en más de USD 12,000 millones, según el Índice de Multimillonarios de Bloomberg. Como consecuencia, Ma, de 56 años, cayó al puesto 25 de la lista de las personas más ricas del mundo», reseñó Infobae.

En otra esquina del cuadrilátero, Alibaba no es la única compañía tecnológica que se está viendo en apuros. Según el WSJ, «los días del laissez-faire han terminado. En los últimos meses, las autoridades se han comprometido a endurecer la regulación sobre un sector de Internet que está creciendo en tamaño e impacto. Mientras que algunas otras empresas también están bajo escrutinio, incluyendo el popular operador de aplicaciones de medios sociales WeChat, Tencent Holdings Ltd. y la empresa de mensajería Didi Chuxing Technology Co. Los reguladores por ahora están centrando su atención en el Sr. Ma y sus empresas».

Las acciones del régimen chino demuestran que, en efecto, sus intenciones están yendo en sintonía con regular o controlar el sector tecnológico y de internet de las empresas de su país. Un área que creció increíblemente durante el 2020 a partir de la demanda de compras por internet debido a la pandemia.

Pero hay que ver hasta qué punto las intenciones pasan a hechos. Lo principal para el régimen chino es evitar la percepción de que está asestando un golpe importante a la iniciativa empresarial, justo cuando se considera que el sector privado está perdiendo terreno frente a las empresas estatales.

Al mismo tiempo, a las autoridades chinas les preocupa como reaccionarán los inversores internacionales en un momento donde existen dudas razonables sobre el compromiso del régimen con las reformas de mercado. También está la fomentación para que las empresas chinas —como Alibaba— pueda competir con las homólogas americanas.

El régimen chino se encuentra en una encrucijada gigante: dejar que Jack Ma y otros imperios tecnológicos sigan creciendo al punto de amenazar su propio poder financiero, o darle señales al mercado de un Estado extralimitado que no deja fluir libremente a las empresas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article

¿Por qué cayó la Unión Soviética? Parte 2

Next Article

No olvidemos este año

Related Posts
Total
0
Share