fbpx
Reagan

Ronald Reagan a los 110 años: veinte de sus mejores frases sobre la libertad, el gobierno y América

A diferencia de muchos presidentes de los Estados Unidos, Ronald Reagan comprendió que no hay logro más elevado para cualquier sociedad que la libertad

Por Lawrence W. Reed

El sábado pasado se cumplió el 110º aniversario del nacimiento del 40º presidente de Estados Unidos, Ronald Wilson Reagan, en Tampico, Illinois, en 1911.

Ahora, casi dos décadas después de su muerte, a los 93 años, se recuerdan mucho mejor las cosas que dijo que las que dijeron los críticos sobre él. Y eso es bueno, porque Reagan acertó en más cosas que la mayoría de ellos.

Cuando Reagan coqueteó por primera vez con la candidatura republicana en 1968, yo no tenía ni 15 años. Estaba intrigado porque su crítica al gobierno engrandecido resonaba con mis instintos juveniles. Cuando desafió a Gerald Ford en 1976, lo apoyé. Recuerdo como si fuera ayer su aplastante victoria en las primarias de Carolina del Norte, luego su barrida de todos los delegados en Texas, seguida de una derrota por los pelos ante Ford en la Convención del Partido Republicano (GOP). Después de que venciera a Jimmy Carter en 1980, yo daba clases en la Universidad de Northwood, donde llevé un televisor a una de mis clases para ver su discurso inaugural en directo.

Es difícil describir hoy lo que sentí hace 40 años cuando Reagan tomó posesión de su cargo. Hasta entonces, parecía que la libertad estaba perdiendo todas las batallas, en todas partes. Los soviéticos estaban marchando por todo el mundo. La estanflación en USA era la nueva normalidad, mientras Jimmy Carter parecía incapaz de nada más que sermonearnos para que nos acostumbráramos a ella. Entonces llegó a la Casa Blanca un hombre de un optimismo sin límites, de una confianza contagiosa en la libertad y el excepcionalismo americano. Avivó mis esperanzas, al mismo tiempo que mis principios libertarios me recordaban: “Esto es el gobierno. Prepárate para las decepciones”.

Tuve el placer de conocer a Reagan tres veces: una durante su campaña de 1980, otra durante la mía (para el Congreso de los Estados Unidos) en 1982, y luego durante un almuerzo con un grupo pequeño en la Casa Blanca en 1987. Nunca olvidaré su asombrosa capacidad para hacer que uno se sintiera inmediatamente a gusto y para mostrar interés por quienquiera que fuese su interlocutor. Sí, era un actor, pero creo que su carácter era la verdadera fuente de tantas cosas buenas que había en él, incluyendo la sinceridad que desprendía y la fe en las personas libres que expresaba de forma tan elocuente y reiterada. Fue el mejor presidente de mi vida, y probablemente el único que leyó regularmente las publicaciones de la Fundación para la Educación Económica (FEE).

Esto no quiere decir que Reagan fuese perfecto. Ojalá hubiera vetado más proyectos de ley. Ojalá hubiera entendido el daño de la guerra contra las drogas. Y como era un tipo demasiado amable, probablemente no despidió o criticó lo suficiente a las manzanas podridas en el gobierno. Pero recuerda un par de cosas: No era un dictador; el partido de la oposición controló la Cámara de Representantes durante sus ocho años y recibió sus propuestas de recortes de gastos como “muertas al llegar”. Su atención a los temas más importantes —retroceder al Imperio del Mal, recortar las tasas impositivas punitivas, controlar la inflación de los precios y reducir el exceso de regulaciones— le llevó a veces a transigir en otros asuntos y ahorrar capital político para estos temas más críticos.

Nueva, Reagan
Reagan: “La libertad nunca está a más de una generación de su extinción”.

En general, y más que cualquiera de sus colegas presidentes desde Coolidge, Reagan sabía que no hay logro más elevado para cualquier sociedad que la libertad. Nos haría un gran favor volver a familiarizarnos con esa noción. Reconociendo que, por muchas razones (algunas de las cuales no son culpa suya), la retórica de Reagan a veces se elevó más allá de los verdaderos resultados, les ofrezco aquí algunas de las mejores cosas que dijo sobre el tema.

  1. “La libertad nunca está a más de una generación de su extinción. No la transmitimos a nuestros hijos en el torrente sanguíneo. La única manera de que hereden la libertad que hemos conocido, es si luchamos por ella, la protegemos, la defendemos, y luego se la entregamos con las lecciones bien dadas de que ellos en su vida deben hacer lo mismo. Y si usted y yo no hacemos esto, entonces usted y yo bien podríamos pasar nuestros años de ocaso contándoles a nuestros hijos y a los hijos de nuestros hijos lo que una vez fue América, cuando los hombres eran libres”. – 1961
  2. “Uno de los métodos tradicionales para imponer el estatismo o el socialismo a un pueblo ha sido la medicina. Es muy fácil disfrazar un programa médico como un proyecto humanitario”. – 1961
  3. “Si perdemos la libertad aquí, no hay lugar al que escapar. Esta es la última posición en la Tierra. Y esta idea de que el gobierno está en deuda con el pueblo, que no tiene otra fuente de poder que el pueblo soberano, sigue siendo la idea más nueva y única en toda la larga historia de la relación del hombre con el hombre. Esta es la cuestión de estas elecciones. Si creemos en nuestra capacidad de autogobierno o si abandonamos la revolución americana y confesamos que una pequeña élite intelectual en una capital lejana puede planificar nuestras vidas por nosotros mejor que nosotros mismos”. – 1964
  4. “El gobierno es como un bebé: un canal alimenticio con un gran apetito en un extremo y ninguna responsabilidad en el otro”. – 1965
  5. “Hoy en día hay personas en Estados Unidos que han llegado a depender absolutamente del gobierno para su seguridad. Y cuando el gobierno falla, buscan rectificar ese fracaso otorgando más poder al gobierno. Así que, como el gobierno ha fallado en controlar el crimen y la violencia con los medios que le da la Constitución, buscan darle más poder a expensas de la Constitución. Pero al hacerlo, en su voluntad de renunciar a las armas en nombre de la seguridad, en realidad están renunciando a su protección frente a lo que siempre ha sido la principal fuente de despotismo: el gobierno”. – 1975
  6. “Lord Acton dijo que el poder corrompe. Entonces, si esto es cierto, cuanto más poder le demos al gobierno, más corrupto se volverá. Y si le damos el poder de confiscar nuestras armas también renunciamos a los medios definitivos para combatir ese poder corrupto. Al hacerlo, sólo podemos asegurar que finalmente estaremos totalmente sometidos a él. Cuando los dictadores llegan al poder, lo primero que hacen es quitarle las armas al pueblo. Eso facilita mucho la actuación de la policía secreta, facilita mucho la imposición de la voluntad del gobernante a los gobernados”.  – 1975
  7. “El tamaño del presupuesto federal no es un barómetro apropiado de la conciencia social o de la preocupación por la caridad”. – 1981
  8. “Si los grandes derrochadores se salen con la suya, lo cargarán todo a su tarjeta Taxpayers Express. Y créanme, ellos nunca salen de casa sin ella”. – 1984
  9. “Si buscamos la respuesta a por qué durante tantos años logramos tanto, prosperamos como ningún otro pueblo de la tierra, fue porque aquí, en esta tierra, dimos rienda suelta a la energía y al genio individual del hombre en mayor medida como jamás se había hecho. La libertad y la dignidad del individuo han estado más disponibles y aseguradas aquí que en ningún otro lugar de la tierra”. -1981
  10. “El primer deber del gobierno es proteger al pueblo, no dirigir su vida”. -1981
  11. “En esta crisis actual, el gobierno no es la solución a nuestro problema; el gobierno es el problema. De vez en cuando hemos tenido la tentación de creer que la sociedad se ha vuelto demasiado compleja para ser gestionada por el autogobierno, que el gobierno de un grupo élite es superior al gobierno para, por y del pueblo. Pues bien, si nadie de nosotros es capaz de gobernarse a sí mismo, ¿Quién de nosotros tiene la capacidad de gobernar a otro?” – 1981
  12. “Somos una nación que tiene un gobierno, no al revés. Y esto nos hace especiales entre las naciones de la Tierra. Nuestro Gobierno no tiene más poder que el que le otorga el pueblo. Es hora de frenar y revertir el crecimiento del gobierno que muestra signos de haber crecido más allá del consentimiento de los gobernados”. – 1981
  13. “Es hora de que nos demos cuenta de que somos una nación demasiado grande para limitarnos a tener sueños pequeños. No estamos, como algunos quieren hacernos creer, condenados a un inevitable declive. No creo en un destino que caerá sobre nosotros hagamos lo que hagamos. Sí creo en un destino que caerá sobre nosotros si no hacemos nada. Así que, con toda la energía creativa de que disponemos, iniciemos una era de renovación nacional. Renovemos nuestra determinación, nuestro valor y nuestra fuerza. Y renovemos nuestra fe y nuestra esperanza. Tenemos todo el derecho a tener sueños heroicos. Los que dicen que estamos en una época en la que no hay héroes, es que no saben dónde mirar”. – 1981
  14. “La visión del gobierno sobre la economía podría resumirse en unas pocas frases cortas: si se mueve, ponle impuestos. Si sigue moviéndose, regúlala. Y si deja de moverse, subvenciónala”. – 1986
  15. “¿Cómo se reconoce a un comunista? Pues es alguien que lee a Marx y a Lenin. ¿Y cómo distingues a un anticomunista? Es alguien que entiende a Marx y a Lenin”.- 1987
  16. “Las nueve palabras más aterradoras en el idioma inglés son ‘Soy del gobierno y estoy aquí para ayudar'”. – 1986
  17. “No se puede estar a favor del gobierno engrandecido, los grandes impuestos y la gran burocracia y seguir a favor del pequeño”. – 1988
  18. “Espero que una vez más le hayamos recordado a la gente que el hombre no es libre a menos que el gobierno sea limitado. Hay una clara causa y efecto aquí que es tan clara y predecible como una ley de la física: A medida que el gobierno se expande, la libertad se contrae”. – 1989
  19. “Independientemente de lo que la historia pueda decir de mí cuando me haya ido, espero que registre que apelé por sus mejores esperanzas, no por sus peores temores; por su confianza más que a sus dudas. Mi sueño es que recuerden el camino que tienen por delante, con la lámpara de la libertad guiando sus pasos y el brazo de la oportunidad afirmando su camino”. – 1989
  20. “Cerremos el lugar y veamos si alguien se da cuenta”. – 1995 (sobre el cierre del gobierno federal).
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Latinoamérica, agenda, Biden

2021, el año de consolidación de la izquierda radical en Iberoamérica

Next Article

Cómo tres mujeres intentaron alejar a los americanos del socialismo

Related Posts
Total
30
Share