fbpx
Saltar al contenido

RT: la fábrica de noticias del Kremlin

RT

Read in English

[Read in English]

En una de esas tan acaloradas discusiones que se dan entre muy buenos amigos en WhatsApp, un pana (excúsenme el caribismo) envió una noticia sobre el tema más polémico en las redes en estos momentos, Ucrania.

La noticia publicada por un medio nacional colombiano, decía: “En redes sociales circula un video que deja en evidencia cómo un misil impacta contra un edificio residencial en Kiev, capital de Ucrania, en el cual señalaron que el proyectil provenía del Ejército ruso, sin embargo, el Ministerio de Defensa de Rusia lo desmintió”.

El resto de la noticia procedía a explicar una plausible razón sobre cómo pudo un misil ucraniano haber impactado un edificio residencial en Kiev: Ucrania tiene misiles de mediano alcance antiaéreos llamados Buk-m1, al seguir el rastro de calor de un dron ruso, este impactó un edificio civil que se encontraba en su trayecto, dejando un saldo de seis personas heridas y 80 vecinos evacuados.

Ignorando el hecho de que la fuente primaria era, convenientemente, el Ministerio de Defensa ruso, me extrañó lo pronto que un medio de prensa colombiano había logrado confirmar incluso el tipo de misil.

Lo que mi amigo ignoraba es que yo había hablado con un periodista que estuvo en el lugar de los hechos, quien a su vez habló con las autoridades que atendieron la emergencia después de la explosión.

La versión de mi fuente no concordaba en nada con la del medio colombiano. Mi contacto hizo referencia a un misil ligero ruso y nunca mencionó dron alguno. Mientras que las autoridades ucranianas hablaban de 3 personas seriamente heridas, 150 evacuadas, pero hasta el momento no habían revelado el número de muertos.

Realmente no podía entender cómo un medio colombiano podía considerar confiable esa información proveniente de Rusia, mientras que la gente de Kiev, en Ucrania, apenas estaba haciendo una evaluación de la situación.

De repente vi que arriba del texto decía “Con información de Actualidad RT”, es decir Russia Today. Para quienes no saben RT es una multinacional televisiva controlada completamente por el Kremlin.

¿Qué es RT y cómo funciona el aparato de propaganda ruso?

Aunque este medio de televisión se vende de manera amigable, y se ha hecho viral por compartir videos de gatos y otro tipo de noticias corrientes —sin ningún tipo de contenido político— para ganar difusión en las redes, este sitio juega un rol vital en el aparato de propaganda ruso que es lavarle las manos a Moscú y particularmente al régimen de Vladimir Putin.

Desde el 2014, RT ha jugado un papel clave en la estrategia bélica rusa, difundir información parcializada o simplemente falsa. Los medios de prensa juegan un rol clave en la doctrina militar rusa, sus funciones van desde mantener el apoyo del gobierno durante un conflicto, hasta simplemente difundir a propósito información falsa tanto para evitar mala prensa como para engañar al enemigo.

La Maskirovka, o la doctrina de decepción de las Fuerzas Armadas rusas, básicamente consiste en el uso de desinformación para alcanzar los objetivos del Estado, esto implica tanto la difusión de fake news, como el movimiento falso de tropas en el frente. El objetivo es mantener al bando opuesto tan desinformado como sea posible sobre lo que ocurre desde el lado ruso.

"Fuerzas de paz" ha llegado a llamar RT a las incursiones rusas en territorio ucraniano. (EFE)
“Fuerzas de paz” ha llegado a llamar RT a las incursiones rusas en territorio ucraniano. (EFE)

Aunque esta doctrina militar viene desde la época soviética y se usó con mucho éxito durante la Segunda Guerra Mundial, en el mundo de las redes sociales, los medios de prensa como RT juegan un papel fundamental.

La antigua presentadora de RT, Liz Wahl, afirmó en una entrevista en 2015: “Podemos decir con confianza que los medios rusos han sido fundamentales en la manipulación del espacio de información cuando se trata de Ucrania”, denunciando el rol que jugó el aparato de propaganda rusa cuando el conflicto se centraba en el Donbas.

La narrativa de RT y otros medios se ha centrado en presentar al Gobierno Ucraniano y a Estados Unidos como instigadores del conflicto, ha tratado de dibujar una especie de persecución (con talante genocida) por parte de Ucrania a la población étnicamente rusa. También ha acusado a las Fuerzas Armadas ucranianas de ser los únicos responsables de violar los altos al fuego, y calificaban de paranoia y propaganda anti-rusa las afirmaciones de los medios occidentales sobre las intenciones de Rusia de anexionarse territorio de Ucrania.

Los medios rusos negaron tajantemente la participación del Kremlin en el conflicto en el Este de Ucrania, y cuando se avistaban tropas en la frontera descalificaban cualquier señal de alerta afirmando que era meramente un ejercicio militar.

Una vez las tropas rusas se tomaron la península de Crimea, RT y el resto del aparato de propaganda, cambiaron la narrativa y llamaron al ejército invasor una “fuerza de paz” que estaba allí para garantizar los resultados de los referendos en Crimea y el Donbas, o al menos esa fue una de las explicaciones que dieron los medios de prensa para justificar la invasión.

“Si llega evidencia que no es favorable para el Kremlin, entonces tienes que cambiar tu narrativa”, afirma Wahl, quien explica que “no es que necesariamente estén tratando de convencer a la audiencia sobre una posición en particular todo el tiempo, […], es más solo tratar de generar confusión para que la gente realmente no sepa lo que está pasando”

“Publican teorías en competencia de inmediato, los periodistas occidentales que quieren descubrir los hechos tardan un tiempo en desacreditarlas. Entonces, publicarán esa narrativa de inmediato y, para cuando se desacredite, ya creó una impresión inicial y las impresiones iniciales son importantes”, concluye Wahl.

¿Cómo RT busca encubrir a Rusia durante la invasión a Ucrania?

Este cambio de narrativas fue especialmente evidente en las semanas previas a la invasión a Ucrania. Un ejemplo fue el caso de la periodista Inna Afinogenovna, de “Ahí Les Va”, un canal de opinión dirigido a los latinos y financiado por RT.

Un mes antes de la invasión, una incauta Inna calificaba de ridículas las preocupaciones de los medios occidentales sobre la posibilidad de que Rusia invadiera a Ucrania.

Un mes después, vemos a una Inna pidiendo disculpas a su audiencia, y afirmando que Rusia se vio obligada a intervenir en Ucrania, aclarando que esto tanto para ellos como para el Gobierno de Putin era la alternativa menos deseada. Al final Inna dice que las afirmaciones hechas en su programa no tienen la intención de beneficiar a nadie.

Es muy probable que Inna realmente no supiera nada sobre la invasión, pues los periodistas rusos también dependen de la información oficial que les llega de este conflicto.

Mientras Ucrania sufre un devastador bombardeo en sus ciudades, RT le dice a su audiencia que "Rusia no tenía otra alternativa. (EFE)
Mientras Ucrania sufre un devastador bombardeo en sus ciudades, RT le dice a su audiencia que “Rusia no tenía otra alternativa”. (EFE)

Rusia tiene un Servicio Federal de Supervisión de las Comunicaciones, Tecnologías de la Información y Comunicación Masiva, que cuyo nombre lo indica es el encargado de revisar y regular lo que los medios de prensa en el país están publicando.

Desde el 24 de febrero este organismo a través de un comunicado informó a los medios de prensa en Rusia “que al preparar sus materiales y publicaciones sobre la realización de una operación especial en relación con la situación en la República Popular de Lugansk y la República Popular de Donetsk, están obligados a utilizar la información y los datos recibidos por ellos solo de fuentes oficiales rusas”.

En otras palabras, los medios rusos no pueden citar periodistas independientes que se encuentran en la zona, o fuentes que no provengan, básicamente, del propio Kremlin o de las Fuerzas Armadas, pues enfrentarían penas superiores a 5 millones de rublos ($45,000 dólares) y sus materiales serán bloqueados de salir en la red.

Por estas razones, la información que llega sobre la guerra proveniente de RT y otros medios rusos no es confiable. En las democracias occidentales, los medios de comunicación pueden optar libremente por quién entrevistar o cómo presentar la información. Si a una persona no le gusta la interpretación de la realidad que hace un medio, puede optar por otra con una junta editorial diferente. Algo básico que se espera de la libertad de prensa.

Economist, writer and liberal. With a focus on finance, the war on drugs, history, and geopolitics // Economista, escritor y liberal. Con enfoque en finanzas, guerra contra las drogas, historia y geopolítica

Deja una respuesta

Total
1
Share