fbpx
Run Hide Fight, El American

Run Hide Fight: cómo América contraataca

América se filtra en Run Hide Fight en todos los sentidos, en la constante inquietud frente a la barbarie y el caos, y que busca derrotarlos

[Read in English]

«Esto es lo que la derecha necesita hacer: conquistar el show-power». Esa fue una de mis reflexiones luego de ver Run Hide Fight, la película dirigida por Kyle Rankin y distribuida por The Daily Wire, la plataforma fundada por Ben Shapiro. Terminé el audiovisual con un buen sabor, porque para ser el inicio de lo que parece ser una ola de películas alejadas del consenso progresista de Hollywood, Run Hide Fight es como el papá que alcanzará su máximo potencial a través de las lecciones que enseñará a sus hijos —esto es, las películas venideras—.

Esta película cuenta la historia de un tiroteo en una escuela liderado por cuatro hooligans que entran en la categoría de renegados —«desenfranchised», sería la palabra más típica— y que, en venganza por un terrible trato que un profesor tuvo con el líder de los jóvenes criminales, Tristan Voy, deciden ejecutar lo que terminará siendo un atentado terrorista. Pero al mismo tiempo, Run Hide Fight nos muestra una primera tragedia encarnada en la muerte de la madre de Zoe Hull, la protagonista.

run hide fight, movie paws, critica, review
Run Hide Fight es la primera entrega en la que el Daily Wire se involucra, formalizando su entrada a la industria del espectáculo. (Movie Paws)

Run Hide Fight y las dos Américas

La historia se cuenta como un punto de quiebre de dos caras; dos reacciones ante una misma tensión existencial producida por el abandono. Por un lado, Zoe Hull lleva su vida abstraída de la realidad por atar su conciencia a un recuerdo de su madre que, como todo lo que se va en la vida, se empieza a desvanecer. Por el otro, Tristan Voy, un joven que fue maltratado por uno de los consejeros de la escuela, y que ante las fallas que su alrededor le presentaba, abandonó toda sensatez y decidió quemarlo todo.

Los paralelismos con América son inevitables durante toda la película, pero en este aspecto son demasiado grandes. América en general vino sintiendo un grandísimo abandono por las élites políticas y por su propio pasado, ciertamente más brillante que el de ahora. Así, para aumentar el impacto de este problema, los encarna en un elenco joven que, dentro y fuera del filme, harán del país lo que ellos hagan de su futuro.

Así, vemos a Zoe y a Tristan compartiendo una misma cuestión existencial que en el caos del atentado los remite a lo que han aprendido; Zoe regresa a los valores que su familia le inculcó —siguiendo la lección de Machiavelli y las naciones en crisis que deben regresar a sus orígenes—, y Tristan, que en muchos sentidos recuerda a los nihilistas rusos que condimentaron la revolución bolchevique unas décadas antes, arremete contra todo lo que conoce.

run hide fight
Zoe Hull, una estudiante a meses de graduarse de secundaria, debe enfrentarse a una situación de tiroteo que escalará a niveles que nadie se imagina. (CineAddiction)

Lockdowns, lock-outs, and other “touchy” subjects

Run Hide Fight también se propone tocar varios problemas de la nación. Entre esos, los más prominentes son la situación de los confinamientos en la escuela. Cuando el tiroteo inicia en el comedor, Tristan y su grupo cortan la energía y el resto de la escuela piensa que es una falla. Obligándolos a seguir el «manual» para esta situación, todos los salones entran en confinamiento con profesores y alumnos, y así, cada salón está aislado de la realidad y de cada uno. En el mundo esto está ocurriendo desde el año pasado, cuando la pandemia del COVID-19 inició.

Durante la pandemia la gente empezó a alejarse, a evitarse y a atomizarse, generando desgarres en el tejido social y pasaron a no estar conscientes del desastre que los poderosos hacían. Muchos clamaron por ayuda al ver la inminente quiebra, mientras los poderosos destruían las instituciones. Los lockdowns provocaron lockouts en las personas y los poderosos aprovecharon la oportunidad. Como en la película, el caos se expandía en el mundo mientras todos seguían el «manual» de la Organización Mundial de la Salud al pie de la letra.

run hide fight, zoe hull, daily wire
En el filme de Rankin se expone un sistema cuyas fallas fueron aprovechadas para la peor de las intenciones. (IndieWire)

Run Hide Fight hace claras alegorías a la pandemia y manda un fulminante mensaje anticonfinamiento que cada vez se hace más obvio a medida que el rescate empieza a tener efecto. Pero también manda un mensaje sobre la incapacidad de las autoridades para resolver una situación —y las fallas del sistema—.

Durante toda la película las autoridades fueron torpes y prácticamente inútiles. Los policías poco tuvieron que ver con la solución, los maestros ni se diga. Los profesores no se preocuparon por saber si podía estar pasando algo más. Obedecieron, se quedaron en los salones; de hecho, en un punto se negaron a escuchar sobre la noticia del ataque.

Más Red Dawn que Die Hard

Por el lado de las críticas a Run Hide Fight notamos varias cosas: primero que el establishment crítico detesta la película; eso significa que el director Kyle Rankin hizo un muy buen trabajo. Lo segundo es que comparan constantemente a Run Hide Fight con Die Hard de Bruce Willis. No niego que haya similitudes, pero Run Hide Fight tiene la misma potencia mítica que pudo tener Red Dawn en su momento —recordemos que RD trata una ucronía de una invasión soviética en USA durante una tercera guerra mundial.

En muchos sentidos Run Hide Fight tiene un sabor más de Red Dawn. Los Wolverines en RD deciden conformarse en una guerrilla antisoviética para tomar su país de vuelta; mientras Zoe se hace de valor no para retomar su escuela, sino para neutralizar a los jóvenes terroristas, a quienes va eliminando uno a uno. El factor familia en ambas entregas (inclusive en el remake de Red Dawn) pesa mucho y marcan la pauta de los protagonistas a lo largo de la historia. El padre de Zoe, un veterano de guerra, tiene un momento clave que ayuda en el rescate que su hija estaba realizando.

En ambos casos se proponen una reconquista de lo que es preciado para los protagonistas: para Zoe su vida y la de sus compañeros; para los Wolverines, América.

run, hide, fight, dailywire, pelicula
En el mejor de los sentidos Run Hide Fight se asemeja con Red Dawn, el clásico antisoviético protagonizado por Patrick Swayze y Charlie Sheen. (Film Daily)

El contraataque

En la película es presentada la posibilidad de escapar de la situación, pero era muy tarde para huir. Había llegado el momento de defenderse. Y en la defensa, Zoe Hull recobró su consciencia. «Ser es defenderse» escribía Maeztu y en Run Hide Fight hay exactamente eso. El mensaje de RHF es uno donde América se filtra en todos los sentidos, en la constante inquietud frente a la barbarie y el caos, y que busca derrotarlos.

Run Hide Fight es una buena película en general, pero es una muy buena para el que está cansado del sistema y de cómo el establishment lo ignora mientras las hordas destruían su país el año pasado. Muestra la importancia de la familia, de cómo esta es la que te acompañará hasta en los momentos más duros; enseña las fallas de un sistema que acentuó el desgarre del tejido social y los peligros de ello. Demuestra que sí se puede ganar, pero solo si se tiene lo que Yeats señalaba en su poema The Second Coming: convicción.

Ya en términos más holísticos, Run Hide Fight es una excelente introducción de una avanzada conservadora al público mainstream que ha sido acostumbrado al universo progresista y a su agenda. Ahora, en el show-business: it’s time to Fight.

[Para ver Run Hide Fight puedes ir directamente al Daily Wire]
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Tormenta

Tormenta invernal avanza hacia el este de Estados Unidos

Next Article
NAACP, El American

La NAACP, el marxismo y la raza como arma

Related Posts
Total
0
Share