fbpx
tucker, child porn

Tucker Carlson: ¿Cuánto porno infantil se ha enviado por Google? ¡Mucho!

La preocupación del presentador no es solamente el crimen, sino las corporaciones que los permiten sin remordimiento

Tucker Carlson no para de hacer preguntas incómodas que trascienden la discusión corriente. En el contexto de toda esta cacería que los cuatro jinetes tecnológicos (Google, Facebook, Twitter y Amazon) han abierto contra los conservadores especialmente desde el asalto al Capitolio, el presentador de Fox News decidió hablar con Amy Peikoff, la directora de políticas de Parler.

Parler, recordemos, es una red social de microblogging creada en 2018 por John Matze y Jared Thompson creada como una propuesta de Alt-Tech (alternativa tecnológica) que ha sido muy bien recibida por la derecha. Sin embargo, ha sufrido la ira de las grandes compañías tecnológicas y prácticamente la han extinguido a pesar de sus intenciones de defender la libertad de expresión para todos.

En Tucker Carlson Tonight, el presentador conversó con Peikoff, quien mostró su preocupación por lo que más tarde pasaría: el colapso de Parler luego de que Apple y Google removieran forzosamente la aplicación de sus tiendas, y que Amazon le cancelara su servicio de alojamiento… dejando así desconectada por completo a la plataforma.

Peikoff fue preguntada por Carlson si Parler quería destronar a Apple o Amazon, y esta respondió que no. «Nosotros quisiéramos simplemente proveer un lugar para que la gente llegue y hable libremente, sin que se les diga qué decir o qué pensar».

Luego de la aclaratoria de Peikoff, Tucker dirige la conversación hacia otro de los gigantes tecnológicos, Google. El presentador afirma que desde el programa les preguntaron por las razones que le llevaron a accionar de esta forma. En respuesta, Tucker afirma que mandaron unas declaraciones muy largas, y que leerán una parte solamente.

Somos conscientes de la publicación sostenida en la aplicación Parler que busca incitar a la violencia continua en los Estados Unidos […] A la luz de esta actual amenaza urgente para la seguridad pública, suspenderemos la publicación de la aplicación en Playstore hasta que aborde estos problemas.

Tucker goes for the chin

Peikoff respondió que Parler no tomará acciones hasta que estén conscientes de una amenaza real, de que haya una sospecha auténtica.

Tucker sin embargo, la interrumpe —que es característico en el presentador cuando el clímax de la polémica ha llegado— para preguntarle: ¿Cuánto de la pornografía infantil viaja por Gmail? ¿Lo sabes? ¿Cuántas cuentas de Gmail son usadas para pedir explosivos plásticos? ¿Cuántas insurrecciones han sido planeadas en Google? ¡Muchas!

«Este es un estándar completamente arbitrario aplicado a ustedes, porque no les gustan las posturas políticas de los usuarios de tu plataforma», a lo que Peikoff respondió: «Se ve de esa manera. Espero que no sea así, pero se ve de esa manera, y está llegando antes de lo que esperaba».

tucker, big tech
«¿Cuánto de la pornografía infantil viaja por Gmail? ¿Lo sabes? ¿Cuántas cuentas de Gmail son usadas para pedir explosivos plásticos? ¿Cuántas insurrecciones han sido planeadas en Google? ¡Muchas!» (Flickr)

Las preguntas de Tucker son más que lógicas. Tras el advenimiento de plataformas como Twitter y Facebook la política también se trasladó al microbloggueo, especialmente por la ventaja de interconectarse con cualquier persona del mundo y, la nueva posibilidad revolucionaria del anonimato.

Un artículo del Atlantic sobre la Primavera Árabe contiene declaraciones de dos activistas y organizadores claves en las protestas en Túnez que provocaron la salida de Ben Ali. «Waterman» y «Foetus», fundamentales en el desarrollo de esta revolución, eran los líderes de un movimiento llamado Takriz. Para saber el paradero de los detenidos, los asesinados y los heridos, se usaron siempre las redes sociales —las mismas que hoy no permiten pensamientos y creencias contrarias a las suyas.

«A pesar de que estas otras herramientas desempeñaron su papel, Facebook estaba en un plano propio. Fetus lo llama “el GPS para esta revolución”», se lee en el artículo. Pero si para el bien se pueden usar, para el mal también —insinúa Tucker Carlson con sus preguntas más que sensatas. La preocupación del presentador no es solamente el crimen, sino las corporaciones que lo permite sin remordimiento.

En Facebook y Twitter es fácil encontrar páginas del Estado Islámico, perfiles que promueven abuso sexual a menores, pornografía infantil y que organizan «citas», y estas no son baneadas por Apple ni Google. ¿Por qué? Business first, aparentemente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
William Burns, jefe CIA, Biden

Jefe de la CIA designado por Biden tiene cercanías preocupantes con Irán

Next Article
Pence entre dos fuegos. Imagen: EFE/EPA/Erin Schaff / POOL

Pence es el camino

Related Posts
Total
0
Share