fbpx
Saltar al contenido

Ucrania en su cruzada moral contra la tiranía rusa hace reflexionar a Occidente

Ucrania, El American

Available: English

[Read in English]

A medida que la invasión de Rusia contra Ucrania, con su consiguiente genocidio y “crímenes de guerra” flagrantes, supera su primer mes, Occidente parece recuperarse de una crisis de identidad. Muchos defensores de Putin en el mundo libre etiquetan al Estado ucraniano como una herramienta “globalista” y miran al déspota ruso como una fuerza contra el “globalismo”. Hay una grave contradicción en ese razonamiento. Ucrania y el principio de la soberanía nacional y los valores democráticos pueden resultar un revulsivo necesario para Occidente.   

Para la precisión semántica, Occidente no es una cuestión de geografía. Es un abanderado de un conjunto de valores que fomentan las nociones de gobierno consensuado, sociedades libres, Estado de derecho y derechos naturales. Las antítesis de este prototipo sociopolítico, versiones de gobierno totalitario o autoritario autocrático, se han beneficiado enormemente del orden posterior a la Segunda Guerra Mundial de una mancomunidad mundial.

Este paradigma internacionalista se ha visto subrayado por la premisa de que las relaciones económicas son instigadoras primordiales de la conducta política. China, Vietnam, la antigua URSS, la Rusia de Putin, y actores políticos como George Soros, han sido los principales beneficiarios de este modelo. Este parangón globalista es antioccidental. Este es el “globalismo” que los apologistas de Putin no ven. 

Cuando los partidarios bienintencionados de Rusia argumentan que Ucrania está en la “esfera de influencia” del país euroasiático, están pisoteando los principios de autogobierno y nación. Aunque, irónicamente, muchos de estos adoradores de Putin se autodenominan “nacionalistas”, están negando la base del derecho de una nación a existir territorialmente. En otras palabras, están pervirtiendo el nacionalismo para adaptarlo a una narrativa histórica e ideológica sesgada. No se puede ser nacionalista en su país y creer que Ucrania y los ucranianos no tienen derecho a las mismas normas de soberanía. 

"*" señala los campos obligatorios

Is the Mar-A-Lago raid an unjust witch hunt?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

El orden mundial globalista, que convirtió a China en la fábrica del mundo y a Rusia en el proveedor de petróleo y gas de la Unión Europea, es éticamente antioccidental. Regímenes despóticos como el chino y el ruso han sido premiados como ganadores del “dividendo de la paz” que siguió a la caída del comunismo soviético.

Esta visión de un orden mundial priorizaba el acomodo comercial global y consideraba que los malvados podían ser civilizados por sus enredos financieros con Occidente. Ha ocurrido lo contrario. Los regímenes no democráticos de Rusia y China han utilizado su influencia contra el mundo libre para avanzar en sus objetivos hegemónicos. El segundo ha sido más furtivo y asimétrico. El primero, al no contar con el respaldo financiero y tener más limitaciones de tiempo, ha recurrido a tácticas más directas.

Las agresiones armadas rusas post-soviéticas contra otros países incluyen Moldavia y Transnistria (1990-1992), Georgia (2008), Ucrania (2014-actualidad) y Siria (2015-actualidad). A través de la ciber-guerra, el régimen de Putin ha atacado a Estonia (2007), Lituania (2008), Georgia (2008), Kirguistán (2009), Kazajistán (2009), Ucrania (2014-actualidad), Alemania (2015) y Estados Unidos (1996-actualidad). La Rusia de Putin reconstruyó rápidamente su relación con la Cuba comunista, además de establecer asociaciones subversivas con otras dictaduras socialistas en Venezuela y Nicaragua. Irán y sus milicias de Hezbolá son de facto tropas de la legión extranjera rusa.

Ucrania, y su cruzada moral contra la tiranía rusa, ha abierto los ojos del mundo libre y le ha hecho reflexionar. El esquema global que tanto ha potenciado a China y Rusia está siendo reconsiderado y potencialmente deconstruido. Esto es lo mejor que le podría pasar a Occidente.

El presidente ucraniano Volodímir Zelenski habló recientemente (a distancia) ante la ONU y planteó correctamente un dilema moral para la organización internacional. Que un “agresor y fuente de guerra bloquee las decisiones sobre su propia agresión”, afirmó Zelenski al referirse al puesto permanente de Rusia en el Consejo de Seguridad de la ONU y su capacidad de vetar cualquier remedio efectivo, presenta una contradicción estructural que socava la misión de la institución. “Si su formato actual es inalterable y simplemente no hay salida”, añadió, “entonces la única opción sería disolverse por completo”. Occidente ha redescubierto sus raíces en Ucrania.  

Total
229
Share