fbpx
vaccines

Las vacunas contra el COVID-19 no deberían ser un asunto partidista

Ayer los demócratas avivaron los temores sobre la seguridad de las vacunas, hoy son los republicanos los que se muestran más escépticos. Esto no debería ser así

[Read in English]

La pandemia de COVID-19 ha matado a más de 4 millones de personas en todo el mundo en menos de 18 meses, mientras que la población de todos los países ha soportado cierres draconianos, incómodos mandatos de mascarilla y casi un año sin escuelas para contener el virus. Las vacunas contra el COVID-19 demuestran ser una forma de salir de este círculo vicioso de hospitales colapsados y economías paralizadas, sin embargo, las tasas de vacunación se han estancado, y las encuestas muestran que hay una división partidista en la cuestión de la indecisión de las vacunas.

Los sondeos de Civiqs muestran que mientras el 89 % de los demócratas y el 62 % de los independientes dicen haberse vacunado, el 46 % de los republicanos dicen lo mismo. Una encuesta de Gallup muestra unos resultados similares, ya que el 46 % de los republicanos contestan que no piensan vacunarse, una cifra significativamente mayor que el 31 % de los independientes o el 6 % de los demócratas.

El tema puede estar politizado, pero el virus no pide identificación de partido y el reciente aumento de casos de COVID está afectando de forma desproporcionada a las personas no vacunadas. Por ejemplo, en Alabama, el 96 % de las muertes por COVID en el estado han sido de personas no vacunadas, Alabama también es el estado con el menor porcentaje de personas totalmente vacunadas (34 %) y está experimentando un aumento (aun moderado) tanto de casos positivos como de hospitalizaciones por COVID-19.

El contraste entre los estados con un mayor porcentaje de vacunas administradas y los que tienen un menor puede verse cuando comparamos Nueva York con Alabama. Aunque el primero tiene casi cinco veces la población del segundo, ha notificado menos casos positivos y la tasa de hospitalización de Alabama es apenas inferior a la de Nueva York (518 a 781).

Alabama es también uno de los estados más republicanos del país, donde Trump ganó con más del 60 % de los votos. Es un patrón que también se puede observar en el resto del país, con estados que tienden a ser más demócratas más propensos a tener un mayor porcentaje de dosis administradas que los estados que votan a los republicanos.

vacunas contra el covid-19 - el american
Este mapa muestra cuántas dosis se han administrado por estado, siendo el azul más oscuro el que indica un mayor porcentaje de vacunas administradas (CDC)

Líderes conservadores han llamado a vacunarse contra el COVID-19

La naturaleza partidista de la división de la vacunación ha llevado a muchos políticos y comentaristas conservadores a pedir públicamente a sus compañeros conservadores que se vacunen. Gobernadores, senadores, representantes, expertos y muchos otros han hecho llamamientos públicos para promover la vacunación.

El presentador de Fox News, Sean Hannity, instó a sus espectadores a “tomarse en serio el COVID”, que “ya ha muerto bastante gente”, que “tiene absolutamente sentido que muchos americanos se vacunen” y que “creo en la ciencia. Creo en la ciencia de la vacunación”. El experto conservador Ben Shapiro ha sido un firme partidario de los esfuerzos de vacunación desde que comenzó el despliegue de la vacunación a finales del año pasado, animando a sus seguidores a vacunarse desde diciembre de 2020.

Proceso de vacunación USA, 200 millones
Millones de americanos se han vacunado en 2021. (EFE)

Los gobernadores republicanos de todo el país han hecho lo mismo. El gobernador de Arkansas, Asa Hutchinson, inició una gira por todo el estado para promover la vacunación respondiendo a las preguntas de los indecisos, y Jim Justice, de Virginia Occidental, incluso puso en marcha un programa de lotería para incentivar a sus ciudadanos a vacunarse.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, que también es una estrella conservadora en ascenso, dio una rueda de prensa temprano este miércoles en la que pidió claramente que la gente se vacunara. El gobernador dijo que los datos son muy claros ya que las probabilidades de que alguien totalmente vacunado muera o enferme gravemente de COVID es “efectivamente cero” y que “estas vacunas están salvando vidas. Están reduciendo la mortalidad”.

Los congresistas del Partido Republicano también se han esforzado por animar a sus electores a vacunarse. El líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell (R-KY), que es un superviviente de la Poliomielitis, ha hecho un llamado para que la gente se vacune con el fin de evitar que se repita lo de 2020, diciendo que “estas vacunas tienen que llegar a los brazos lo más rápidamente posible”.

El senador Marco Rubio (R-FL) también ha hecho llamamientos para que los americanos no vacunados se vacunen, diciendo en una entrevista a la CBS que “todo el mundo debería vacunarse, no hay razón para no hacerlo”, añadiendo que tanto él como su familia se han vacunado, y que “la gente no debería escuchar” a quienes les dicen que no se vacunen.

Los líderes del GOP en la Cámara de Representantes también han apoyado los esfuerzos de vacunación. El líder de la minoría Kevin McCarthy (R-CA) se vacunó en diciembre de 2020. El líder republicano Steve Scalise recibió su primera dosis esta semana y la representante Elise Stefanik, presidenta republicana, dará una conferencia de prensa este jueves para promover los esfuerzos de vacunación.

Incluso el expresidente Trump también animó anteriormente a sus seguidores a vacunarse, diciendo en una entrevista a Fox News en marzo de 2021 que las vacunas (desarrolladas bajo su administración) “funcionan muy bien”, que es una “vacuna segura” y que recomienda a sus seguidores que se la pongan.

Como muchas cosas en Estados Unidos, las vacunas se han convertido en un tema politizado, ya que muchos demócratas (incluida la vicepresidente Kamala Harris) dijeron que no confiaban en la administración de Trump sobre la seguridad de la vacuna, ya que argumentaban que el presidente presionaría a la FDA para apresurar una vacuna debido a fines políticos, algunos incluso argumentaron que no confiarían en el CDC ni en la FDA.

Ayer los demócratas avivaron los temores sobre la seguridad de las vacunas, hoy son los republicanos los que se muestran más escépticos. Esto no debería ser así, las vacunas se han utilizado ampliamente en todo el mundo y han demostrado su eficacia en la reducción de la mortalidad por COVID-19, las vacunas son la bala de plata para acabar con la pandemia de una vez por todas, utilicémoslas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
bergoglio raul casto cuba

Los cubanos católicos merecen un mejor papa

Next Article
escolta policial, El American

Gobierno de Puerto Rico ofrece escolta policial a camioneros que quieran trabajar durante el paro

Related Posts
Total
1
Share