fbpx



Mientras los venezolanos inundan la frontera sur, los demócratas se muestran fríos ante la inmigración

Esta aparente ofensiva indica un sutil pero importante cambio de actitud de la administración Biden en la cuestión de la inmigración ilegal

[Read in English]

La política es un juego cínico. Aunque hay muchas personas que se implican para luchar por lo que realmente creen, hay un número igual de personas que trabajan únicamente por su propio interés. Este egoísmo suele basarse en dos cosas: el interés económico y la conservación del poder.

Esto último ha sido el núcleo de la estrategia de inmigración del Partido Demócrata durante décadas. De los millones de ilegales que han pasado por la frontera sur, muchos de ellos procedentes de países centroamericanos, pocos lo han hecho por motivos estrictamente políticos. La mayoría huye de la violencia de las bandas y del narcotráfico o simplemente de las dificultades económicas.

Al llegar a Estados Unidos, suelen acabar dependiendo de los sistemas de bienestar social dirigidos por los demócratas, convirtiéndose así en partidarios naturales del Partido Demócrata. Al desarrollarse esta tendencia, la izquierda se dio cuenta de la oportunidad de “importar” eficazmente votantes de América Latina y consolidar su control del poder, especialmente en los estados fronterizos de Estados Unidos. Aplicaron esta estrategia con éxito hasta las elecciones presidenciales de 2016, cuando Donald Trump la convirtió en un tema central de la campaña.

La presidencia de Trump condujo a una disminución significativa de la migración ilegal a través de la frontera sur, y sus esfuerzos por construir un muro fronterizo, combinados con su enfoque generalmente duro, estaban entre las quejas más comunes entre los progresistas sobre su administración.

Sin embargo, las elecciones de 2020 probablemente han marcado un cambio en esta estrategia. Después de que Trump y el GOP aumentaran su cuota de votos entre los hispanos, los demócratas se dan cuenta de que el voto latino ya no puede darse por sentado. Este es particularmente el caso dentro de las comunidades cubana y venezolana, la mayoría de las cuales son leales al Partido Republicano después de ser testigos de la tragedia del socialismo en su patria.

Aunque el Gobierno de Biden ha ofrecido a los venezolanos el Estatus de Protección Temporal (TPS), el creciente número de venezolanos, la gran mayoría de los cuales tendrán fuertes opiniones antisocialistas, que actualmente inundan la frontera sur es probablemente una razón por la que los demócratas están adoptando de repente una postura más dura.

La semana pasada, The Epoch Times informó de que, entre enero y abril, las autoridades de la Patrulla Fronteriza detuvieron a 10,864 venezolanos en la ciudad de Del Río, Texas. La experimentada abogada de inmigración María Herrera Mellado dijo a El American en ese momento que muchas de estas personas serán deportadas a menos que puedan demostrar una solicitud de asilo legítima, lo que muchos no podrán hacer.

En un discurso pronunciado en Guatemala la semana pasada, la vicepresidente Kamala Harris instó a no entrar en Estados Unidos de forma ilegal. “Como una de nuestras prioridades, desalentaremos la migración ilegal. Y creo que si vienen a nuestra frontera serán devueltos”, dijo. “No vengan. No vengan. Estados Unidos seguirá aplicando nuestras leyes y asegurando nuestra frontera”.

El mes pasado, incluso se reveló que Biden había autorizado la reanudación de la construcción del muro fronterizo de Trump en un tramo de 13.4 millas en el Valle del Río Grande para aliviar la presión de la crisis de los migrantes. Esto fue a pesar de su promesa anterior de terminar por completo la construcción del muro, poniendo fin a una de las promesas emblemáticas de Trump.

También ha habido fuertes movimientos contra los refugiados cubanos que intentan llegar a Florida a través de balsas. Esta misma semana, la Guardia Costera repatrió cruelmente a 59 cubanos que fueron interceptados en los Cayos de Florida. Muchos cubanos, incluidos niños pequeños, han muerto intentando llegar a Estados Unidos desde que Biden asumió el cargo en enero. Mientras tanto, los que son repatriados a menudo se enfrentan a la persecución en su país de origen.

Esta aparente ofensiva indica un sutil pero importante cambio de actitud de la administración Biden en la cuestión de la inmigración ilegal. Mientras que antes prometían dar asistencia sanitaria gratuita e ilimitada a todos los extranjeros en Estados Unidos, ahora están ampliando los sistemas de seguridad y prometiendo hacer cumplir la ley contra los cruces ilegales. El aumento del número de venezolanos parece una explicación muy obvia para esto.

En última instancia, tanto los demócratas como los republicanos deberían ser capaces de ponerse de acuerdo en una política migratoria justa, coherente y aplicable que ofrezca protección a los que realmente la necesitan y a los que pretenden torcer las reglas a su favor. Es uno de los grandes fracasos del liderazgo americano el hecho de que nunca se haya alcanzado un verdadero consenso sobre esta cuestión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
precio de la gasolina

Casa Blanca rechaza subida de la tasa federal a la gasolina

Next Article
Irán - acuerdo nuclear, Biden

Nuevo presidente de Irán se niega a reunirse con Biden y le exige levantar sanciones

Related Posts
Total
23
Share