fbpx
Saltar al contenido

 Viaje de Pelosi a Taiwán: ¿guerra en el horizonte?

Available: English

[Read in English]

Una vez más, las tensiones entre Estados Unidos y China aumentan. Pekín amenaza ominosamente con responder de forma agresiva al viaje de la presidente de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi a Taiwán, argumentando que tal acontecimiento sería una afrenta directa contra la integridad territorial de China. La reacción china al posible viaje de Pelosi a la isla gobernada democráticamente podría provocar un incidente internacional en una región de gran importancia geopolítica en un momento de gran convulsión en el exterior y en el interior.

Aunque el viaje aún no se ha anunciado oficialmente, las tensiones están aumentando considerablemente entre ambas potencias. Hace unos días, funcionarios chinos advirtieron que un posible viaje a la isla tendría un “severo impacto negativo” en las relaciones entre ambos países, y oficiales del Ejército Popular de Liberación (EPL) dijeron que tomarían fuertes medidas si el viaje se lleva a cabo, para frustrar lo que ellos llaman “interferencia externa.”

El pasado jueves, las advertencias fueron repetidas durante una llamada telefónica entre los presidentes Biden y Xi Jinping. Este último advirtió a Estados Unidos de que quienes “juegan con fuego, perecerán por él” sobre el posible viaje de Pelosi. Los funcionarios americanos también se han mostrado más preocupados por la posibilidad de que China emprenda acciones agresivas contra Taiwán y han acusado a los chinos de un “comportamiento agresivo e irresponsable” que podría poner en riesgo una gran confrontación en la región. El viernes, un comentarista del Global Times (el medio de comunicación global del PCC) aumentó su tono beligerante y pidió al EPL que hiciera todo lo posible para impedir que el avión de Pelosi aterrizara en Taiwán, incluso derribarlo si fuera necesario.

Los funcionarios de Biden han tratado de disuadir a Pelosi de hacer su viaje discretamente, y el presidente ha dicho públicamente que los militares no creen que el viaje sea una buena idea. Pelosi aún no ha anunciado formalmente su decisión de viajar o no.

China ha advertido a Estados Unidos que el EPL respondería a un viaje de Pelosi a Taiwán (EFE)

"*" señala los campos obligatorios

Is the Mar-A-Lago raid an unjust witch hunt?*
This poll gives you free access to our premium politics newsletter. Unsubscribe at any time.
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Antecedentes de la disputa geopolítica de Taiwán

Las relaciones entre Estados Unidos y China no han dejado de empeorar en los últimos seis años, ya que funcionarios y políticos americanos se han enfrentado a China por cuestiones comerciales, de ciberseguridad, derechos humanos y geopolíticas. Aunque la competencia entre ambos países abarca países de todo el mundo, el punto que podría ser el centro de un conflicto entre las dos potencias es la isla democrática y autónoma de Taiwán.

Las fuerzas nacionalistas en retirada establecieron el gobierno en la isla durante el final de la guerra civil china en 1948. Desde entonces, ambos gobiernos han reclamado oficialmente la soberanía del otro. Pekín sostiene que Taiwán es parte integrante de China. En cambio, el gobierno de Taipei afirma que es el gobierno legítimo de China.

Durante un par de décadas, Estados Unidos reconoció oficialmente a Taiwán como el gobierno legítimo de China. Sin embargo, la administración Nixon comenzó a acercarse a los comunistas chinos, y Estados Unidos decidió reconocer formalmente a Pekín comunista como el verdadero gobierno de China en 1979. Desde entonces, Estados Unidos reconoce a la China continental como el único gobierno oficial de China, doctrina que se conoce como la política de “una sola China”.

A pesar del acercamiento entre Estados Unidos y China, Washington nunca ha cortado del todo las relaciones con Taiwán. Aunque no tiene un tratado formal de defensa con la isla, el Congreso aprobó en 1979 la “Ley de Relaciones con Taiwán”, que mantiene relaciones diplomáticas con las autoridades de la isla y establece que Estados Unidos pondrá a su disposición el equipo necesario para la defensa de la isla. Esta doctrina de Estados Unidos de no reconocer oficialmente a Taiwán, pero también un vago compromiso con su defensa se conoce como “ambigüedad estratégica”.

Biden

Taiwán ha estado en el centro de la política internacional a medida que aumentan las tensiones entre Estados Unidos y China (Imagen: EFE

Esta situación, aunque frágil, funcionó mientras las relaciones entre Estados Unidos y China se mantuvieron estables y el ejército americano conservó su superioridad sobre el chino. Sin embargo, este equilibrio ha estado en tensión durante los últimos años. China se ha vuelto más audaz en sus aspiraciones de retomar Taiwán; la brecha militar entre ambas fuerzas armadas se ha reducido significativamente, y la anexión de facto de Hong Kong por parte de China ha hecho fracasar las esperanzas de una solución de “un país-dos sistemas” para Taiwán.

El PCC ha adoptado medidas más militantes contra la isla, enviando docenas de aviones de combate para que vuelen cerca del espacio aéreo de Taiwán, reforzando el aislamiento diplomático del país y haciendo declaraciones de intimidación que amenazan con la anexión de la isla por la fuerza.

La anexión de Taiwán alteraría significativamente el equilibrio geopolítico de la región a favor de China, y sería un logro que coronaría el argumento del PCC de que China se ha convertido finalmente en una potencia a tener en cuenta.

¿Por qué le preocupa a China el viaje de Pelosi a Taiwán?


Además de las tensiones históricas y geopolíticas entre Estados Unidos y China en torno a Taiwán, Xi Jinping se enfrenta a algunas amenazas internas que podrían obligarle a tomar medidas decisivas contra el viaje de Pelosi como forma de apuntalar su poder en el ámbito interno.

China ha sufrido económicamente en los últimos dos años debido a la combinación de la caída del gigante inmobiliario Evergreen y los efectos económicos del enfoque draconiano contra el COVID del PCC. En este contexto, Xi Jinping asistirá al 20º congreso del Partido Comunista Chino en noviembre, donde se espera que el líder chino se asegure un tercer mandato. Un viaje de Pelosi a Taiwán daría munición a los rivales internos de Xi, por lo que una línea dura es muy beneficiosa para él políticamente.

pelosi's-trip-to-taiwan

Es posible que el viaje de Pelosi sea escoltado por aviones de combate americanos (EFE)

Además, algunos temen que la invasión rusa de Ucrania haya acelerado los plazos del PCC en Taiwán. El senador Chris Coons (demócrata) declaró al New York Times que las luchas del ejército ruso en Ucrania podrían haber convencido a Pekín de ir por Taiwán antes de que la isla reforzara aún más sus defensas.

La combinación de presiones políticas y económicas internas podría empujar al Sr. Xi a tomar una decisión precipitada y utilizar su ejército para impedir que Pelosi, la tercera funcionaria americana de mayor rango, aterrice en la isla gobernada democráticamente. Por supuesto, tal acción desencadenaría un peligroso incidente internacional entre potencias nucleares.

¿Qué puede hacer Estados Unidos?

 

Las amenazas de Pekín dejan a Estados Unidos en una posición difícil. Si Pelosi da marcha atrás, esto animará a China y alarmará a Taiwán y a otros aliados de Estados Unidos en la región, ya que se vería como si el PCC tuviera un poder de veto adecuado sobre la política de Estados Unidos hacia la isla.  Después de todo, si China puede amenazar eficazmente a un político americano de alto rango para que se someta, ¿qué les impide hacer lo mismo con las ventas de armas americanas a Taiwán o la cooperación militar con otros aliados regionales?

Sin embargo, si Pelosi sigue adelante con su planeado viaje a Taiwán, Biden tendría su segunda gran crisis internacional este año. Dado que China ya ha hecho pública su vehemente oposición a la crisis, el viaje de Pelosi a la isla (que probablemente sería escoltado por aviones de combate americanos) desencadenará con toda probabilidad una fuerte demostración de fuerza por parte del EPL, ya sea acompañando a los aviones fuera del espacio aéreo taiwanés o algo más, aún no se sabe.

Un enfrentamiento entre aviones de combate del EPL y de la Fuerza Aérea de Estados Unidos es peligroso por definición; tener a la presidente de la Cámara de Representantes atrapada en medio lo hace diez veces peor. Cualquier error de cálculo por parte de cualquiera de los dos bandos o un escenario imprevisto podría crear una gran crisis entre ambas potencias en el Pacífico o podría iniciar una cadena de acontecimientos que forzara un enfrentamiento en Taiwán.

Estados Unidos y China aún podrían intentar encontrar una solución diplomática que permita a ambas partes salvar la cara a nivel interno y evitar al mismo tiempo una crisis geopolítica total en el estrecho de Taiwán. Sin embargo, el tiempo corre y ambos gobiernos deben tomar una decisión rápidamente.

Total
0
Share