fbpx

Todos somos vulnerables cuando el gobierno es quien determina lo que es esencial para la sobrevivencia

Mucha gente piensa que es razonable que el gobierno considere a un supermercado como esencial y no a una peluquería. Pero esto no es correcto si se tienen en cuenta los derechos humanos

Por Sam Bocetta

¿Alguna vez pensó que llegaría el momento en que ir al trabajo o reunirse con personas voluntariamente sería un acto punible por la ley? ¿O si ir al supermercado o algo tan básico como cortarse el pelo fuera prohibido por las autoridades?

Decir que el coronavirus ha cambiado el mundo tal como lo conocíamos es una subestimación. Ha convertido el ejercicio de su libre albedrío en un crimen en gran medida.

La pandemia por COVID-19 golpeó duramente a la economía, tanto a nivel nacional como internacional. Pero las cosas dieron un giro sorprendente cuando ciudades y estados de todo el país ordenaron el cierre de lo que consideraban “negocios no esenciales”.

Este movimiento hizo que todo el mundo se hiciera varias preguntas legítimas: ¿qué negocios se consideran esenciales? ¿La práctica de unos pocos funcionarios gubernamentales de determinar la “esencialidad” de los medios de vida de alguien es correcta? ¿No es el objetivo de una sociedad verdaderamente libre que las empresas permanezcan abiertas y permitan a la gente correr el riesgo de salir en público, si así lo desean?

En este artículo, intentaremos diseccionar la mentalidad relacionada con esta distinción, junto con las implicaciones negativas que los cierres han tenido tanto para los propietarios de las empresas como para los empleados.

Negocios esenciales versus negocios no esenciales

Las empresas esenciales son aquellas a las que se les ha concedido el beneficio legal de continuar sus operaciones a pesar de la pandemia, aunque la definición específica varía de un estado a otro. Los profesionales médicos, los servicios de emergencia, los mercados, las oficinas de correos, las empresas de transporte, los bancos y las gasolineras son algunos de los negocios que generalmente se consideran “esenciales”.

Por otro lado, los teatros, restaurantes y bares, museos, gimnasios, centros de recreación, centros comerciales y salones han sido degradados al estatus de “no esenciales”. Lo que empeora es que los propietarios se han visto obligados a cerrar sus puertas indefinidamente.

El alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, prometió que le cerraría los negocios a los propietarios “egoístas”. Además, amenazó a los ciudadanos que no respetaran a las autoridades con presentar cargos criminales e incluso con cerrar sus servicios básicos, como la electricidad y el agua.

Es evidente que muchos funcionarios y burócratas simplemente no entienden que el uso de amenazas y coacción va directamente contra los derechos constitucionales y naturales de los seres humanos. Si bien es cierto que la pandemia del coronavirus ha creado circunstancias únicas, nuestros funcionarios electos realmente necesitan pensar antes de cerrar empresas, aunque sea sólo temporalmente.

El efecto paralizante en la economía

No podemos dejar de preguntarnos: ¿qué se supone que deben hacer la gente común y los dueños de negocios? Cada aspecto de la economía ha sido afectado. Desde que el virus golpeó, el gasto de las tarjetas de crédito de los consumidores estadounidenses en las compras diarias se han desplomado en más del 40%, el número de estadounidenses desempleados se disparó por más de 14 millones, y cientos de miles de negocios se han visto obligados a cerrar sus puertas permanentemente.

Como se acaba de comentar, el cierre forzoso de los medios de vida y la estricta imposición de normas va en contra de la verdadera esencia de la libertad: en particular, la libertad de reunión, la libertad de asociación y la libertad de elección. Pero el fuerte impacto de los cierres en la economía plantea otra cuestión moral: que la gente sea libre de continuar con sus sustentos de vida a través de los negocios y el intercambio de valores entre ellos.

¿Deberíamos realmente dejar las economías a los caprichos de los políticos y permitirles experimentar descaradamente con los medios de vida de millones de personas? Lo que muchos de estos políticos no entienden es que la economía no es un interruptor de luz que se puede apagar y luego volver a encender rápidamente con cero o incluso con consecuencias menores.

¿Cómo se determina lo que es esencial?

Es un hecho que los funcionarios del gobierno están determinando cuán esencial es el sustento de alguien, y son estos mismos funcionarios los que tienen una comprensión cuestionable de la economía y de las posibles consecuencias de sus decisiones. Esto hace que todos los implicados sean inmediatamente vulnerables.

La idea que subyace al concepto de libre empresa es permitir que los consumidores decidan si un producto o servicio vale su dinero o si quieren apoyar a una empresa comprando sus productos.

Antes era simple: un mercado autorregulado (al menos en teoría) era la razón principal para el cierre de empresas. Muchos políticos alabaron la respuesta de China, a pesar de sus terribles prácticas de censura, cediendo a la creencia de que sacrificar las libertades sería un medio viable para proteger la economía. Pero ahora, las cosas han cambiado. El hecho de que los funcionarios gubernamentales cierren las economías no solo no refleja una competencia justa, sino que también es un acto arbitrario al decidir la importancia de determinadas empresas o industrias sobre otras.

Además de esto, algunos de estos negocios “esenciales” no son menos arriesgados. Múltiples medios de comunicación han informado de cómo los supermercados se han convertido en hervideros del virus, poniendo en riesgo tanto a los empleados como a los clientes.

Piénsalo desde esta perspectiva: ¿Por qué es aceptable visitar (y a veces incluso abarrotar el interior) un supermercado y no un salón de belleza? ¿Por qué se les debe pedir a los trabajadores de las industrias “esenciales”, que no quieren seguir trabajando en medio de la pandemia, que continúen? ¿Por qué se debería obligar a los estudiantes y profesores a tomar clases en línea, lo que ha dado lugar directamente a numerosas y nuevas preocupaciones sobre la privacidad? ¿Por qué las empresas deberían despedir a la mayoría de sus trabajadores sin previo aviso o incluso sin indemnización?

Ahora, la mayoría de la gente piensa que es razonable que los gobiernos consideren a un supermercado como algo esencial y no un lugar para cortes de pelo. Pero esto no es correcto si se tienen en cuenta los derechos humanos: el Estado no tiene derecho a considerar lo que es esencial o no y tomar la decisión por otros.

De lo contrario, es solo la clasificación descarada de ciertas empresas como más valiosas que otras, lo que va de nuevo en contra del verdadero significado de la democracia.

La ignorancia es un vicio

Aplicar cierres puede ser incluso inconstitucional, especialmente cuando un alcalde trata a una armería menos favorablemente solo porque alguien no puede aceptar sus derechos a la Segunda Enmienda, o cuando se le permite a grupos civiles reunirse en grandes números, pero a las iglesias no.

Todo esto es en última instancia lo que sucede cuando el derecho a tomar decisiones que afecten la vida de las personas ya no se le confía a dicho individuo.

Supongamos que alguien se enferma con algo contagioso. ¿No debería el Estado tener un papel en la prevención de esa persona en público para evitar que otras personas se enfermen? Además, está la inmunidad de grupo y el hecho de que ser obligado a quedarse en casa y no exponerse al virus podría terminar debilitando nuestro sistema inmunológico, garantizando que nos volvamos más susceptibles al virus.

Pero, ¿qué pasaría si en su lugar se adoptara un enfoque diferente: uno en el que los funcionarios del gobierno permitieran a las empresas adaptarse a las circunstancias creadas por la pandemia de coronavirus, en lugar de emitir órdenes para que se cerraran por completo? Tal enfoque no es ciertamente sin precedentes ni está fuera de discusión, como hemos visto con Suecia.

Suecia no cerró su economía y logró tener muy pocos casos de coronavirus, a diferencia de muchos países que se encuentran en una situación de cierre (aunque no todos).

Los funcionarios están cambiando ante la realidad de que millones de personas viven de sueldo en sueldo, y no tienen un colchón de seguridad financiera que los puedan sostener. Estos funcionarios tampoco se dan cuenta de que todas las industrias están interrelacionadas. La aniquilación de las cadenas de suministro acabará por hacer que las empresas “esenciales” también sufran.

La importancia de la descentralización del poder

La Décima Enmienda establece: “Los poderes no delegados a los Estados Unidos por la Constitución, ni prohibidos por ella a los estados, se reservan a los estados respectivamente, o al pueblo”.

En otras palabras, los poderes que la Constitución no le otorga específicamente al gobierno federal recaen sobre los estados. El debate aquí es si el gobierno central o los estados tienen autoridad sobre ciertas cuestiones. Por ejemplo, el Presidente Donald Trump sostiene que el gobierno de los Estados Unidos tiene la autoridad de ordenar a los estados que vuelvan a abrir, pero la responsabilidad con las pruebas para el coronavirus recae sobre los estados.

Teniendo esto en cuenta, una solución efectiva aquí sería descentralizar el poder del gobierno federal a los estados y luego de los estados a los gobiernos locales.

El localismo puede ser muy útil cuando se trata de abordar temas relacionados con la pandemia o la recesión económica, ya que da más control a los ciudadanos. El voto individual de una persona importa más en una elección local que en el nivel estatal o federal porque menos gente vota en un área local, por lo que el voto de todos tiene más peso. Esto también se traduce en que la gente tiene más control sobre sus vidas y un mayor control sobre el gobierno.

No hay nada “esencial” o “no esencial” en lo que respecta al sustento

En un verdadero mercado libre, es el consumidor quien debe permanecer soberano. Todas las actividades relacionadas con la economía son, en esencia, actividad humana. Esto significa que el sustento de todos es importante para ellos. Tomar decisiones mal informadas y hacer caso omiso a la contribución de una sección específica como “no esencia” es un error colosal que tendrá consecuencias nefastas en los años venideros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Article
Estos resufuturo, Partido Republicano,

Sobre las irregularidades y el presunto fraude de las elecciones 2020

Next Article

La muerte del Reaganismo: el futuro del conservadurismo en Estados Unidos

Related Posts
Total
0
Share